Viajar a Sri Lanka en familia: qué ver y qué hacer

17/05/2021

Cada vez son más los turistas que deciden viajar a Sri Lanka en familia, y es que es perfecto para los que quieren vivir una aventura junto a sus hijos. Este país está repleto de actividades para los niños, para que, mientras se divierten, aprendan de la cultura del país, se sumerjan en la naturaleza salvaje o realicen ejercicio junto a exóticos paisajes. Por este motivo, a continuación repasamos las principales atracciones turísticas del país, de visita imprescindible para todo aquel que vaya a visitarlo acompañado de los más pequeños de la casa.

 

Avistamiento de ballenas en Sri Lanka: ¡te sorprenderá!

 

En la zona sur de la isla, concretamente en la playa de Mirissa, es común avistar al mamífero más grande del mundo, es decir, la ballena. Precisamente, Sri Lanka posee unas condiciones geológicas y climatológicas que atraen a estos animales, ya que cuenta con más de 150 ríos que son alimentados por los dos monzones que se ubican en la isla.

Avistamiento de Ballenas en Mirissa

Normalmente, se realiza un agradable recorrido en barca en familia para descubrir la ballena azul, la más espectacular de todas. Este animal tiene de media unos 30 metros de longitud y hasta 180 toneladas de peso, por lo que a los más pequeños les encantará conocerla y quedarán totalmente sorprendidos. Por lo tanto, si vas a viajar a Sri Lanka, no olvides subirte a bordo de una de estas embarcaciones. 

 

Aún así,  si no sabes cuándo viajar a Sri Lanka para conocer estas criaturas, lo mejor es que vayas entre noviembre y abril, durante el verano austral, la época más cálida en la que las ballenas, delfines y hasta 27 especies diferentes acuden a esta playa para alimentarse. Sin embargo, si viajas en otra época del año, también es probable que te encuentres con estos animales, dado que algunos suelen habitar en la zona de manera permanente.

 

Los Parques Nacionales de Sri Lanka: los favoritos de los niños 

 

Sin duda, la actividad que más se quedará guardada en el recuerdo de los niños que van a viajar a Sri Lanka es la de visitar alguno de los 22 Parques Nacionales con los que cuenta la isla. Además, es el país de Asia con mayor densidad de elefantes salvajes, por lo que es la oportunidad perfecta para que los más pequeños conozcan en primera persona a este animal.

En concreto, el orfanato de elefantes de Pinnawela es uno de los atractivos más habituales en los viajes organizados a Sri Lanka para familias. Este centro fue creado en el año 1975 con el objetivo de cuidar de las crías de elefante asiático que no tuvieran manada, para ayudarles a sobrevivir. Hoy en día continúa con el mismo propósito, pero también se ha convertido en un espacio turístico en el que los visitantes pueden disfrutar de una experiencia inolvidable junto a los 75 elefantes, convirtiéndose en la mayor manada en cautiverio.

el orfanato de elefantes de Pinnawela

Nada más entrar al parque de Pinnawela es posible apreciar a algún elefante en su momento del baño. Sus cuidadores, también llamados mahouts, tienen un vínculo muy especial con ellos y los cuidan con mimo y cariño. Los turistas tienen la opción de alimentarlos o acercarse a los elefantes, un momento muy especial para las familias que viajan con niños pequeños. 

Aparte de elefantes, en Sri Lanka también se pueden ver otras especies de animales salvajes, como rinocerontes, ciervos, flamencos, búfalos de agua o leopardos, realizando un safari de 2-3 horas en jeeps con guías profesionales. Es una experiencia que resultará verdaderamente emocionante para los niños, que, sobre todo, aprenderán sobre la vida silvestre. Precisamente, muy cerca de Polonnaruwa está el Parque Nacional de Minneriya, perfecto para vivir la experiencia de un safari en 4×4. 

 

Viajar a Sri Lanka: un alojamiento pensado para los niños 

 

Uno de los mejores entornos para que los niños disfruten en Sri Lanka está en el pueblo de Kegalle. Allí, las familias pueden familiarizarse con la vida rural del país mientras los más pequeños juegan y se divierten. Pero, ¿por qué este destino?

 

Kegalle cuenta con diversas plantaciones de auténtico té de Ceilán, donde los locales tienen su propio espacio de plantación. Sin duda, una de las experiencias más increíbles que podrás vivir en familia en este país es la de sentirte como un auténtico recolector y aprender a recoger manualmente el té para venderlo a alguna fábrica cercana. 

Recolecta de té en Kegalle

De esta forma, no solo te familiarizarás con la vida rural del país, sino que será el entorno perfecto para que los niños disfruten y jueguen. Y es que, Kegalle está lleno de alojamientos preparados para el descanso con piscinas y actividades infantiles: muchas de las plantaciones tienen su propia zona de hoteles y se encargan de preparar diferentes entretenimientos para los más pequeños, aprovechando el lugar.

Hoteles en Kegalle perfecto para viajar con niños

 

Senderismo en Sri Lanka

 

Si estás pensando en viajar a Sri Lanka para disfrutar de unas vistas excepcionales y paisajes únicos junto a tu familia, no puedes dejar de visitar Sigiriya y su espectacular entorno. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982 por su yacimiento arqueológico, se trata de uno de los destinos turísticos más apropiados del país para realizar senderismo.

Merece la pena pasar por Sigiriya en uno de los viajes organizados a Sri Lanka y sorprenderse con las rutas de la Roca del León y el Little Adam’s Peak, que no tienen mucho desnivel y están perfectamente señalizadas, por lo que son perfectas y muy cómodas para disfrutar junto a los niños.

Practicar senderismo en Sigiriya

Otro de los destinos favoritos de los senderistas es Kandy, una de las ciudades más importantes del país por su arquitectura, ya que se conservan algunas de las construcciones más antiguas de Sri Lanka, como el Templo del Diente de Buda o el Jardín Botánico de Peradeniya, con más de 60 hectáreas delimitadas por el río Mahaweli ganga. Aún así, el recorrido de ascenso al Kandy Hill será lo que más sorprenda a los pequeños, ya que, durante la subida, no solo se contemplarán las maravillosas vistas, sino una figura gigante de Buda en blanco. 

 

Viajar a Sri Lanka: el mejor destino para el cicloturismo 

 

Para realizar un recorrido agradable en la isla y en bici, lo ideal es hacerlo en un destino lleno de interés cultural y una arquitectura sorprendente. Este es el caso de Polonnaruwa, también declarada Patrimonio de la Humanidad en 1982. Y es que, un recorrido sobre ruedas en este destino ayuda a conocer más sobre la Sri Lanka de la época medieval y a que los niños mantengan el interés cultural mientras se divierten. A los más pequeños les encantarán los Budas de Gal Vihara, una colección de estatuas talladas en roca pura y un ejemplo clave de la artesanía en el siglo XII. Las dos primeras estatuas muestran a Buda en posición de meditación, mientras que, en la tercera, la más grande, se encuentra reclinado. 

Polonnaruwa, Galvihara

Negombo también es uno de los destinos ideales para divertirse con el cicloturismo por su multiculturalidad. Debido a la mezcla de religiones es posible encontrar mezquitas, templos hindúes e iglesias cristianas por toda la ciudad. Entre estos monumentos, destacan el templo Angurukaramulla, la iglesia de San Sebastián o el templo hindú Wijaratnam.

Cicloturismo en Negombo

Al viajar a Sri Lanka en familia se recomienda realizar un paseo en bicicleta por la calle Lewis Pl – el paseo marítimo- a través del cual es posible conocer el contraste más urbano y más rural de la ciudad. Precisamente, visitar Negombo sobre ruedas es una de las mejores formas de conocer la ciudad y descubrir sus pequeños rincones, como el canal holandés, el mercado de pescado y otros puntos turísticos.

 

El recorrido en tren más impresionante

 

Los niños se divertirán subidos en los vagones de uno de los trenes con recorrido más espectacular del mundo: el tren de Ella. El viaje en este transporte se ha convertido en uno de los principales atractivos de Sri Lanka,  ya que atraviesa la zona costera, verdes montañas y extensas plantaciones de té. Los niños se asombrarán por la diversidad de personas y de paisajes que se ven desde el tren.

 

Uno de los itinerarios más bellos del mundo es el que une Ella con Nuwara Eliya, aunque lo ideal es ir realizando paradas en el trayecto para pasar uno o varios días explorando sus cascadas y el ambiente local. Esta es la ocasión perfecta para que los niños disfruten de la naturaleza y se introduzcan en la cultura de Sri Lanka mientras realizan un bello recorrido.

Tren Nuwara Eliya

En definitiva, viajar a Sri Lanka es la mejor opción para los que buscan disfrutar de un viaje organizado en familia, donde descubrir un destino lleno de historia, naturaleza, flora y fauna. Sin duda, es un país que aportará mucho a los más pequeños de la casa y que se quedará guardado en su recuerdo para siempre.

Otros artículos que te pueden interesar