Viajar a Omán para disfrutar mil y una noches

De entre los destinos más exóticos que puedes encontrar en la península arábiga, Omán es uno de los destacados.

Filtros P

Este estable sultanato, ejemplo de modernidad y progreso, es tierra de contrastes. El viajero que elige Omán como país de destino para su viaje tiene la oportunidad de disfrutar de intensas aventuras y de experiencias relajantes únicas en el mundo.

La paz de sus más de 2.000 kilómetros de costa pone a disposición del viajero un recurso único en busca del reposo a orillas del Océano Índico o el Golfo Pérsico. Esa misma sensación también la podrá disfrutar en el desierto, un remanso de deslumbrante calma en las dunas de Wahiba. Ofrecen un increíble paisaje y retrotraen al viajero a épocas pasadas y epopeyas de película.

Quienes se deciden por viajar a Omán con Destinos Asiáticos podrán vivir en primera persona la experiencia de una familia beduina tradicional. En su hábitat, continúan fieles a unas costumbres perpetuadas por el tiempo. En esa misma línea, los circuitos de nuestros viajes a Omán también visitan poblados locales. Veremos cómo la tradición y el progreso pueden ir perfectamente de la mano.
Nuestros viajes a Omán

Visado para viajar a Omán


Entre los requisitos para viajar a Omán, disponer de un visado es el principal. Ese salvoconducto se puede obtener en la embajada omaní en España o bien directamente en el aeropuerto de Mascate al aterrizar en el país. Con el objetivo de ponerte las cosas fáciles, en Destinos Asiáticos nos encargamos de todo el papeleo. Para poder realizar este viaje de más de 8.000 kilómetros es obligatorio disponer de un pasaporte con un mínimo de seis meses de validez desde la fecha de entrada.

El estereotipo etiqueta a Omán y otros países de su entorno como espectaculares reinos de arena y sol. El viajero que acude a Omán se topará con una espectacular riqueza paisajística. Una agradable sorpresa no exenta en ocasiones de llamativos vergeles, especialmente bellos y frondosos, dependiendo de la época del año en la que se viaje.

Destinos Asiáticos te ofrece varios viajes de una semanas de duración, para conocer el sultanato. Algunos de esos circuitos, además, serán privados, con las ventajas que supone disfrutar de una experiencia totalmente personalizada y única.

Destapar una riqueza geológica única, una de las excusas para viajar a Omán


Esta zona del mundo atesora una riqueza geológica envidiable. Lo podrás comprobar en la cima más alta del país. Los 3.000 metros del monte Jebel Shams son la demostración palpable de que un viaje a Omán es una invitación a dejarse asombrar. También sucede con los Wadi o cauces secos de ríos que forman barrancos y valles por los que muy esporádicamente discurre el agua. Cuando eso sucede se convierten en oasis y ofrecen al viajero un espectáculo natural de una belleza incomparable.

La naturaleza se abre paso en Omán


La riqueza natural de Omán reserva muchos detalles inesperados para el visitante. Al caer la noche podrá acercarse a la reserva de las tortugas de Ras al Jinz, un espectáculo de naturaleza en estado puro. Tortugas desovando en la orilla abriendo camino a la vida y crías tratando de alcanzar el mar y con él su salvación. Una experiencia para recordar durante toda nuestra vida.

Tampoco se olvidará el viajero que llegará a la capital de Omán, Muscat, en su primer encuentro con esta tierra de maravillas, de los fiordos de Musandam. Es otra de esas inesperadas y agradables invitaciones a lo desconocido.

Tienes que paladear las delicias locales, si te decides a viajar a Omán


La visita al zoco es otra de esas paradas fijas marcadas en el calendario de quienes viajan a Omán. Sus aromas, sus colores, sus gentes… Todo hace que, por momentos, nos sintamos uno más y compartamos el día a día de un lugar tan ajeno a nuestra realidad.

Los sabores de Omán también nos son ajenos, pero un incentivo poderoso para viajar a Omán. Por eso, nuestra visita ofrece la oportunidad de paladear delicias como el halwa. Este delicioso dulce se prueba antes de mojarse los labios con el kahwa, el café más popular de la zona y un símbolo de hospitalidad de los lugareños. Si preparas tus circuitos de viaje a Omán para coincidir con las festividades locales también podrás conocer una diversidad gastronómica realmente única y excepcional.

Huir de los monzones en nuestro viaje a Omán


Como es lógico, la alimentación también está condicionada por el clima de esta parte del mundo. Los termómetros pueden llegar a superar los 50 grados y la temperatura media ronda los 28. El promedio de lluvias no es demasiado elevado aunque varía notablemente de un extremo a otro del país.

Por llamativo que parezca, también se ve afectado por las lluvias monzónicas en la zona del Índico, un fenómeno meteorológico extremo capaz de azotar la zona de forma impenitente. Los meses cálidos se confirman como la mejor época para viajar a Omán y vivir una experiencia increíble.

A la altura de Las mil y una noches


La riqueza arquitectónica del viaje es parte de la experiencia que debes vivir si vas a viajar a Omán. Está brillantemente representada por la siempre esperada visita al palacio del sultán. Construcción única, llaman la atención los detalles que encierra su historia. Te asombrarás con impresionantes lámparas de dimensiones nunca vistas, espectaculares alfombras y una arquitectura totalmente diferente a la que conocemos en Occidente. Esta lujosísima residencia se asemeja mucho a la de los populares cuentos de Las mil y una noches.

Si te has decidido a viajar a Omán de un modo diferente, el paquete ‘Dubai y Omán Deluxe’ ofrece algo muy poco visto en el mundo de los viajes privados de placer. Si lo deseas, accederás por aire al hotel Six Senses Zighy Bay, en el norte del país. Una experiencia increíble y única. Aterrizarás en tu habitación en parapente después de un viaje que tiene su punto de partida en la vecina y cercana Dubai.
Últimos artículos sobre Omán publicados en nuestro Blog