Viaje en tren por China: todo lo que necesitas saber

18/11/2021

Realizar un viaje en tren por China es una de las formas más cómodas de conocer el país, por lo que cada vez son más los turistas que se animan a recorrer este destino tan popular de Asia sobre raíles. Y es que, el país cuenta con una red de transporte muy sólida y completa, ofreciéndote la posibilidad de realizar trayectos de larga distancia en un tren de alta velocidad e infinidad de rutas de corta duración en trenes más convencionales.

 

Precisamente, la red ferroviaria de China es popular por su eficacia, ya que mantienen una puntualidad muy estricta -rara vez hay retrasos- y la limpieza de los vagones es fundamental para ellos. Además, las conexiones con otros medios de transporte -como pueden ser autobuses, metro o taxis- e incluso los transbordos de tren son muy fáciles de realizar y existe muy buena conexión. De esta manera, ofrecen una forma única de descubrir el destino a sus visitantes, que también podrán apreciar un paisaje inigualable desde la ventana del tren.

 

¿Cómo es el tren en China? 

 

Tal y como venimos diciendo, el tren en China es de lo más cómodo y limpio, por lo que es la opción perfecta para moverse por el país. Sin embargo, es necesario conocer las diferentes tipologías de transporte ferroviarios, ya que de no ser así, pueden dar lugar a confusiones cuando vayas a realizar un viaje a China

 

Los trenes de alta velocidad o el Tren bala de China

 

Te recomendamos que para trayectos largos utilices los trenes de alta velocidad -G y C- o el tren Bala de China -D-, que son los más rápidos, ya que llegan a alcanzar los 300 kilómetros por hora y unen las principales ciudades del territorio. Precisamente, los trenes de clase C y D suelen viajar a esta velocidad, pero algunos trenes de clase G pueden alcanzar hasta los 350 kilómetros por hora.

 

 

Este tipo de trenes cuentan con diferentes servicios que se adaptan a todo tipo de necesidades para sus pasajeros y se dividen en tres clases: primera, segunda y ejecutiva. Los de segunda clase reciben el servicio más básico, donde los sillones se organizan por filas de cinco. En el caso de los de primera clase, cuentan con una gran comodidad en sus sillas -cuatro por fila- y reciben un aperitivo. Las butacas de clase ejecutiva, por su parte, se caracterizan por ofrecer el más alto nivel de confort y espacio, tanto en las piernas como respecto al respaldo, además de contar con el acceso a una sala VIP, una comida y evitar colas de embarque. 

 

 

Asimismo, desde 2016 es la red ferroviaria más grande del mundo y una de las más populares, puesto que desde 2015 es la que más pasajeros lleva, concretamente, más de 950 millones de viajeros utilizan este transporte al año. Pero, si hay un servicio que aprecian los pasajeros, es el tren nocturno. Y es que, estos trenes ofrecen vagones específicos para conciliar el sueño durante el trayecto de noche, dividiendo sus salas en hard sleeper -compartimiento abierto con cinco personas-, soft sleeper -compartimiento abierto con tres personas y una cama más blanda- y las suaves -compartimiento de lujo para una sola persona con una cama adaptada para ofrecer la mayor comodidad-.

 

Los trenes convencionales

 

No obstante, el país también cuenta con trenes de clase Z, T y K que viajan a velocidades de entre 120 y 160 kilómetros por hora, que suelen estar destinados a rutas más cortas, entre destinos más cercanos. Te recomendamos que no dejes pasar la oportunidad de probar a viajar en un trayecto de un ferrocarril más convencional, ya que descubrirás cómo se desplazan los locales.

 

 

 

¿Cuáles son las rutas más populares?

 

 

Si bien es cierto que el país cuenta con una red extensa de conexiones ferroviarias, existen algunas rutas populares entre los turistas que ya saben qué ver en China, es decir, que llevan sus trayectos previamente organizados. A continuación te contamos cuáles son las rutas que más podrían interesarte si estás pensando en descubrir este destino:

 

  • Beijing – Xian – Shanghai. Se trata del circuito más popular, conocido como ‘El Triángulo’. En tan solo cuatro horas y media, podrás recorrer el trayecto entre Beijing y Shanghai en un tren de clase G Renaissance. Por otra parte, en esta misma tipología de tren, en tan solo 6 horas llegarás de Beijing a Xian o de Xian a Shanghai. 
  • Xian – Chengdu. Es bastante común finalizar el trayecto anterior en Xian para coger esta ruta mediante la cual en tan solo cuatro horas podrás desplazarte entre estas capitales provinciales.
  • Guangzhou – Guilin. Se trata de la opción más rápida de llegar a Guilin -ubicación del lago Cedar-, ya que es un recorrido de tan solo tres horas. Existen otros trenes en dirección a este destino, que salen desde Beijing o Shanghai, pero te recomendamos coger un vuelo en estos casos, ya que el trayecto puede durar más de nueve horas.
  • Yichang – Zhangjiajie. Aunque no hay posibilidad de coger un tren bala de China que una estos dos puntos, sí que se puede realizar este recorrido en un tren convencional, el cual es el medio de transporte más apropiado para los que planean realizar un crucero por el río Yangtze, puesto que tan solo te llevará cinco horas llegar a Zhangjiajie para montar en tu embarcación.

 

 

 

¿Cuál es la mejor época para viajar en tren por China?

Aunque merece la pena realizar un viaje a China en cualquier época del año, es cierto que hay períodos más recomendables para descubrir el país en tren. Por ejemplo, si vas a viajar de abril a junio, encontrarás un clima muy agradable en gran parte del territorio y te será fácil conseguir los billetes de tren -excepto durante algunas fechas festivas-. 

 

En cambio, si vas a viajar en julio y agosto, debes saber que las temperaturas suben en estas fechas y que, además, es el periodo vacacional no solo de las escuelas de China, sino también de gran parte de Europa y otros destinos de los que es común que el país reciba visitantes. Por lo tanto, conseguir billetes de tren puede ser una tarea difícil de llevar a cabo. En concreto, en este periodo es común que se agoten los tickets a Lhasa -aunque el trayecto está estimado en 40 horas o dos noches- por la gran cantidad de personas que quieren visitar el Tíbet. 

 

 

De noviembre a marzo encontrarás la temporada baja del año, puesto que el clima es muy frío en el norte y cálido en el extremo sur. La mayor parte de la estación de trenes se vuelve increíblemente concurrida y llena durante las vacaciones de invierno, desde finales de enero hasta principios de febrero. Pero, si hay una fecha en la que debes evitar viajar en tren por China, es del 30 de septiembre al 7 de octubre, ya que se celebra la feria nacional y las estaciones de tren se llenan. 

 

En definitiva, realizar un viaje a China en tren es una de las mejores alternativas para descubrir los destinos más turísticos del país y desplazarte como un auténtico local. Si quieres conocer este increíble transporte, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que podamos gestionar tu viaje organizado a China y resolver cualquier duda que tengas.

 

Otros artículos que te pueden interesar