Qué ver en Shanghai: un viaje a Shanghai para sumergirse en la auténtica China

Lo más apropiado para hacerse una idea fiel de cómo es un país es recorrer todos sus rincones.

Filtros P

Lo más apropiado para hacerse una idea fiel de cómo es un país es recorrer todos sus rincones. Pero también algunas ciudades son depositarias de la identidad de un territorio y de su gente. En un viaje a Shanghai comprobarás que esto se cumple en el centro industrial económico de China. Su ciudad más poblada es, además, el escenario de una auténtica encrucijada de culturas, dialectos, tendencias e ideas. Tiene tanto que ofrecer que viajar a Shanghai podría conformar, si quisiéramos, la única actividad de nuestro viaje a China.

No obstante, en Destinos Asiáticos estamos preparados para hacer que te sumerjas en la China más auténtica y pintoresca. Y también que experimentes la maravillosa y caótica China contemporánea, a través de un paso por las principales ciudades del país, entre ellas, Shanghai. En todos nuestros paquetes de viajes a China se integran las visitas, experiencias y actividades imprescindibles para que disfrutes del gigante asiático en toda su plenitud, ofreciendo asesoría y consejo sobre qué hacer en Shanghai y en cada una de las etapas del viaje. Sólo como un auténtico especialista puede hacerlo.
Nuestros viajes a Shanghai

Qué ver en Shanghai



Los habitantes de Shanghai están orgullosos de todas sus atracciones turísticas. Probablemente, una de las más destacadas sea el Jardín Yuyuan. En sus cuatro siglos ha sido destruido y replantado en varias ocasiones, pero ha logrado aunar en un solo lugar lo más representativo y fundamental de la jardinería autóctona, un arte ornamental al que la cultura china da una gran importancia. La fusión de flores y plantas con estanques, pabellones y piedras forma un conjunto espectacular y delicioso. Tienes mucho de lo que disfrutar, en sus dos hectáreas de superficie.

Los templos y pagodas también son puntos de encuentro y lugares que ver en Shanghai. El Templo del Buda de Jade es el más famoso de la ciudad y no es raro ver, en cada viaje a Shanghai que nos haga parar aquí, ceremonias y cultos budistas celebrados por la población local. Tanto sencillos ritos en honor a los difuntos como celebraciones más complejas, según el calendario budista. Aunque suele estar abarrotado, tanto por habitantes de la propia Shanghai como por público proveniente de todas las partes del mundo, es imprescindible visitarlo.

Un lugar de culto mucho menos frecuentado y más tranquilo es el Templo y Pagoda Longhua, el más antiguo de Shanghai. Suele recibir casi exclusivamente a población local que procede de las aldeas y pueblos cercanos y en él se respira un ambiente totalmente distinto al presente en el Buda de Jade.

La presencia de los occidentales en Shanghai a lo largo de la historia ha dejado su marca. El ejemplo está muy patente en el Malecón junto al río, zona donde se estableció la comunidad británica tras la Guerras del Opio, entre 1839 y 1860. La calle Huaihai es el corazón de la zona francesa, por contra. Muy apreciada por representar el ambiente urbano más auténtico de Shanghai, en esta zona de la ciudad conviven las tiendas de las marcas globales más lujosas y conocidas con encantadores palacetes de inspiración colonial. Un paseo en la Plaza del Pueblo, con un cuidado y equilibrado ambiente, también puede regalarnos una estampa urbana única.

Para comprobar el empuje de una ciudad como Shanghai hacia el siglo XXI, lo más apropiado es visitar la ampliación de la ciudad, en la denominada «Zona nueva» en Pudong. Es donde más edificios modernos y vanguardistas se han construido. Sobre todos ellos destaca la Torre de la Perla Oriental, aunque también merecen atención el Edificio Jinmao – que hasta 2007 fue el edificio más alto de China – o el increíble Puente Nanpu.

Todas ellas son imágenes representativas de la China del futuro que tienes que ver si vas a viajar a Shanghai.
Últimos artículos publicados en nuestro Blog