El Valle del Infierno de Owakudani en Japón

En Hakone, dentro de la prefectura de Kanagawa, se encuentra un valle volcánico en el que las aguas y los vapores sulfurosos crean un paisaje de los más atractivos e interesantes de todo Japón.

Es el conocido como Valle del Infierno (Owakudani) y es tremendamente popular por su actividad volcánica y también por los deliciosos huevos negros, cocidos en las aguas que hierven en la zona. De hecho, la leyenda dice que comer uno sólo de estos huevos otorga siete años más de vida.

Es una excursión interesante para hacerla desde Tokio, aunque a la mejor área del valle, una vez allí, se llega desde el teleférico que hay desde Sozuzan a Togendai.

También hay un recorrido que circunda toda la región cogiendo barcos, buses e, incluso, algún tren, y que permite contemplar el Valle del Infierno en toda su grandeza sin tener que acabar exhausto. 

Durante el camino que podréis recorrer debéis tener en cuenta las instrucciones que hallaréis al inicio, ya que puede ser peligroso para personas con problemas respiratorios pasar junto a algunas fumarolas o quedarse mucho tiempo parado en un mismo lugar.

Lo mejor es ir a nuestro ritmo, pero sin hacer muchos parones, aunque si se siguen las recomendaciones, es totalmente seguro recorrer este maravilloso paisaje casi mitológico.

Como ya mencionamos al comienzo, una vez allí, es obligatorio probar los huevos cocidos en los pozos sulfurosos, una técnica que les da su característico aspecto negro por fuera. Por dentro, son como un huevo duro normal, pero si la tradición dice que dan vida y salud, ¡habrá que probarlos!

Es muy interesante ver cómo los operarios introducen los huevos blancos en jaulas dentro del agua hirviendo y cómo salen negros como el carbón.

Otra de las bazas de este territorio precioso es que en los días claros se puede contemplar una impresionante vista del monte Fuji. Desde el teleférico que te lleva hasta el área también se puede contemplar el enorme cráter de Owakuzawa, un paisaje casi de fantasía.

La actividad volcánica es tan potente que en el pasado hubo varios accidentes por corrimientos de tierra, pero las autoridades japonesas, muy dirigentes, hace años que pusieron solución al problema, creando muros de contención de hormigón y construyendo estructuras para poder visitar la zona con absoluta seguridad.

Una visita muy recomendable para los amantes de los paisajes curiosos y las tradiciones de Japón

Otros artículos que te pueden interesar