Monte Fuji

El Monte Fuji es, desde hace varios años, una de las imágenes más conocidas de Japón.

Filtros P

El Monte Fuji es, desde hace varios años, una de las imágenes más conocidas de Japón. Famosa por ser la montaña más alta del país nipón y por su perfecta forma de cono, se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos del país. Además, en el año 2013, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Llegar al Monte Fuji desde Tokio, la capital, es de lo más sencillo, pues este se encuentra a algo menos de 140 kilómetros. Aunque la mejor opción para subir a la cima es, entre otras, alojarse en la ciudad de Hakone.

Por su parte, cabe destacar que la altura del Monte Fuji es de 3.776 metros, y que, aunque es conocida como montaña, realmente se trata de un volcán, a pesar de estar dormido desde 1707. Además, tal y como han calificado los geólogos, no parece que vaya a despertar durante los próximos años. Sin embargo, según antiguos documentos, se dice que la última erupción del Monte Fuji de Japón duró semanas, y que sus cenizas se extendieron más de 120 kilómetros.
Nuestros viajes a Monte Fuji

¿Cuándo subir al Monte Fuji?



La mejor época del año para hacer una excursión al monte Fuji es en los meses de verano, es decir, en julio y agosto. Es precisamente ahí cuando menos nieve hay en la cima, por lo que la subida resulta mucho más sencilla.

No obstante, se recomiendan dos fechas en concreto. Por un lado, la primera quincena de julio, ya que suelen ser las semanas en las que menos llueve y cuando más tranquila es la subida. Por otro lado, a mediados de agosto, en Japón se celebra el ‘Obon’, una festividad semi religiosa en la que hay que subir al monte Fuji.

Durante un viaje a Japón, la subida al monte Fuji es obligatoria para todos los amantes de la naturaleza. El gran número de lagos, de cascadas, de grutas y de mesetas, entre otras, que se pueden observar durante el ascenso, hacen de esta excursión una de las más especiales de todo el país. Además, uno de los aspectos que más suele gustar a quienes ascienden al monte Fuji es la posibilidad de contemplar el amanecer y/o el atardecer desde la cima, y es que se trata de una panorámica incomparable.

Para poder disfrutar de una de las excursiones más bonitas durante un viaje a Japón, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que podamos organizarla según tus preferencias.
Últimos artículos publicados en nuestro Blog