Agra, India: historia y esplendor de un patrimonio universal

La ciudad de Agra, en India, vivió su máximo apogeo durante los años 1526 a 1658, cuando fue la capital del imperio mongol.

Filtros P

No obstante, su grandeza y antigüedad se remonta mucho tiempo atrás. Tan lejos como el siglo XI. Durante quinientos años la ciudad cambió de manos, siendo dominada por diferentes reyes y regentes, tanto hindúes como musulmanes, que la codiciaron por su importancia geoestratégica. En este tiempo cada uno de ellos dejó su impronta y el testimonio de su grandeza, forjando un enclave único en Asia, que decanta lo mejor de cada una de ambas culturas.

Por suerte, hoy en día aún muestra toda su grandeza y belleza a través de sus monumentos más destacados. A pesar de que no queda casi nada de la vieja ciudad y de que el imperio británico se encargó de transformar de manera importante la esencia de la ciudad mientras ésta fue colonia inglesa. Si te apasiona la historia, el misterio, el exotismo y la cultura Agra es, sin duda, un destino que no debes pasar por alto en tu viaje a la India. No solamente por el testimonio del pasado, sino por la belleza de las joyas que pueden disfrutarse en el presente y que han sido merecedoras de la declaración de Patrimonio de la Humanidad, por parte de la Unesco.
Nuestros viajes a Agra

Agra, Taj Mahal y el Fuerte de Agra


Estos dos monumentos son las principales joyas arquitectónicas de Agra y las que suscitan mayor interés. Sendos Patrimonios de la Humanidad conforman el trío de maravillas que completa la ciudad de Fatehpur Sikri, a 35 kilómetros de Agra y que también suscitó el reconocimiento de la Unesco.

El Taj Mahal, uno de los puntos de referencia más reconocibles internacionalmente, no sólo de Agra, sino de toda la India, representa la máxima expresión de la arquitectura mongola y es uno de los edificios más hermosos del planeta. Aunque la India tiene mucho que ofrecer, un viaje al país sólo para disfrutar de una de las siete maravillas del mundo no sería en vano.

Sha Jahan construyó el Taj Mahal para albergar el cuerpo de su esposa favorita, Arjumand Bann Begum, que murió poco después de alumbrar a su decimocuarto hijo. Su muerte consternó tanto al Sha que decidió construir un mausoleo en su honor. La construcción llevada a cabo por 20.000 hombres de toda Asia se inició en 1632 y acabó en 1653.

También ha resultado declarado Patrimonio de la Humanidad el Fuerte de Agra. Sus murallas dominan un tramo curvo del río Yamuna, cerca del Taj Mahal. Durante generaciones, fue el bastión y la sede del Imperio Mongol. Ahora, el acceso a gran parte del fuerte está restringido, pero sí que se pueden ver algunas de enorme belleza que son buena muestra de la impresionante arquitectura de la época y de la pericia de los artesanos a la hora de crear tallas únicas y elevar impresionantes columnas.

No puedes dejar de visitar, en tu viaje a Agra, India, el Mausoleo de Akbar, una monumental obra que ocupa 48 hectáreas y que rivaliza en importancia — como muestra de la cúspide de la arquitectura mongola — con el mismísimo Taj Mahal.
Últimos artículos publicados en nuestro Blog