Nepal, muchísimo más que el Himalaya. ¡Descúbrelo con nosotros!

24/02/2022

Encajonado entre dos gigantes como India y China, Nepal constituye la alfombra sobre la que se erige el Himalaya, la cresta montañosa más majestuosa del planeta, formada por unos 90 picos de más de 7.000 metros de altura, incluyendo a la montaña más alta del mundo, el Monte Everest, con 8.848 metros de altura. Un viaje a Nepal supone un auténtico paraíso para senderistas y es que este territorio combina a la perfección el impacto visual del Himalaya con templos, una acogedora cultura y unos parajes apasionantes a los pies de las escaleras hacia el techo del mundo. 

Nepal mide alrededor de 800 kilómetros a lo largo en su eje del Himalaya y tiene entre 150 y 250 kilómetros de ancho. Hace frontera con India en tres de sus lados y con la región autónoma china de Xizang en la zona norte. Se divide en tres zonas geográficas: la del Himalaya (Parbat), la de las Colinas (Pahar), zona que se encuentra al sur de la anterior, y la de Tarai o zona baja, que comprende la cuenca del Ganges.

A los pies del Himalaya se ubican sus dos principales núcleos urbanos. Su capital Katmandú y Pokhara, conocida por ser la puerta de entrada al circuito del Annapurna, la popular ruta por el Himalaya. Te detallamos todo lo que tienes que saber para disfrutar de estos dos apasionantes enclaves imprescindibles en un viaje a Nepal.

 

Katmandú, bullicio, pasado hippy y estragos del terremoto 

 

A finales de la década de los 60 y principios de los 70 Katmandú se convirtió en un destino de peregrinaje hippy de una generación de jóvenes que desde Europa salían en busca de nuevas experiencias. En la actualidad la estética hippy ha quedado como un recuerdo y la ciudad sigue ofreciendo un centro histórico con un mar de templos, pagodas, pabellones y santuarios medievales a pesar de los daños sufridos en el terremoto del 2015. Evidentemente, alberga multitud de puntos clave en el apartado de qué ver en Nepal. Repasamos los más destacados. 

 

Barrio de Thamel 

 

Un laberinto de calles estrechas que albergan un bullicio y un gran tránsito de viajeros. Por la noche sus luces de neón te cautivarán mientras que te diviertes. Esta zona está llena de restaurantes donde preparaban comida de casi cualquier parte del mundo, discotecas y un montón de tiendas de souvenirs, artesanía y ropa de montaña. De noche o de día, pero tienes que recorrer este barrio de Katmandú.

 

Barrio de Thamel en Nepal

 

 

Estupa budista de Boudhanath 

 

Es uno de los enclaves más importantes para los budistas en Nepal. Está ubicado a 10 kilómetros de la capital de Nepal, en la población de Boudha. Es una de las estupas más grandes del mundo y, probablemente, una de las más bellas. Desde el año 1979 está catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Visita la Estupa Boudhanath en Nepal

 

 

Pashupatinath 

 

Principal centro de peregrinación y cremación en Nepal. El templo se erige sobre los márgenes del Bagmati, un río que recorre el valle de Katmandú, considerado como sagrado tanto por hinduistas como por budistas. Esta maravilla arquitectónica también es Patrimonio de la Humanidad. 

 

Pashupatinath  Principal centro de peregrinación y cremación en Nepal

 

 

Swayambhunath 

 

Tras subir 365 escalones con la sensación de que no sabrás si merece la pena tanto esfuerzo, te encuentras en una zona elevada donde podrás disfrutar de la estupa de Swayambhunath. Merece la pena, ya que, además, alrededor hay templos y monasterios, mientras que también disfrutarás de unas vistas espectaculares del valle de Kathmandú, un paraje que nunca borrarás de tu memoria. 

 

Visita la Estupa Swayambhunath de Nepal

 

 

Plaza Durbar 

 

Significa lugar de palacios. Antes hacía las veces de lugar de residencia real y centro de las coronaciones de los reyes en la antigüedad. Albergaba 50 templos, pero fue una de las zonas más golpeadas por el terremoto de 2015. Está en constante estado de reconstrucción y sigue siendo Patrimonio de la Humanidad.

 

Plaza Durbar

 

 

Pokhara, la serenidad en torno a un lago 

 

Tras experimentar de primera mano la algarabía y el transitar caótico de Katmandú, a 200 kilómetros al noroeste, nos topamos con Pokhara. Con unos 200.000 habitantes, es una de las ciudades más importantes del país, y su popularidad se debe principalmente a ser la puerta de entrada al circuito del Annapurna, una de las rutas más míticas por el Himalaya. En el centro de Pokhara te sumerges en un entorno de arquitectura newar y templos de más de 200 años, como es el caso del templo de Brimsen o el de Bindhyabasini. Viajar a Nepal no se entiende sin visitar esta ciudad a los pies del Himalaya. 

 

Pokhara

 

 

Lago Phewa 

 

Es el segundo lago más grande de Nepal. En él se forman una de las imágenes más maravillosas del planeta cuando en sus aguas calmadas se reflejan algunas de las montañas más majestuosas del planeta como el sagrado monte Machapuchare, el Dhaulagiri y el Annapurna. Es uno de esos rincones en los que se detiene el tiempo. La ciudad de Pokhara ha ido creciendo en la orilla de este sereno lago. De hecho, se dice que la palabra Pokhara deriva de la palabra Pokhari, que significa lago en nepalí. Sin duda alguna es el principal atractivo de esta ciudad al oeste de Katmandú y una de las cosas que hacer en Nepal sí o sí.  

 

Lago Phewa

 

 

Templo Tal Barahi 

 

Situado en un pequeño islote del lago Phewa, este templo es el lugar de culto hinduista más importante de Pokhara.  Está dedicado a Visnu en su encarnación como jabalí. Puedes acceder a él en unas pequeñas embarcaciones que hay en las inmediaciones. 

 

Pagoda de la Paz Mundial 

 

Fue levantada por monjes budistas para promover la paz en todo el mundo. Con su estupa blanca es visible desde las orillas del lago Phewa. Existen 80 Pagodas de la Paz repartidas por el mundo y en Nepal se encuentran dos de ellas.

 

Sarangkot 

 

Es un pueblo convertido en mirador ubicado a 11 km de Pokhara, a unos 1.600 metros de altitud. Una vez allí podrás disfrutar de unas impresionantes vistas al Himalaya. Se puede casi acariciar con la punta de los dedos el Manaslu, los Annapurna o el Dhaulagiri. Los amaneceres y los atardeceres en esta ubicación son de lo más espectaculares. 

 

 

 

Nepal, el paraíso del trekking 

 

Si hay un lugar en el mundo donde merezca la pena hacer trekking es en Nepal. Da igual si eres un novato en la materia o un auténtico experto, debido a que hay una amplia variedad de rutas para todos los gustos y niveles. Los mejores períodos para el trekking en Nepal son entre mediados de marzo y mediados de mayo, y de octubre a noviembre. Estas rutas se pueden cubrir por libre o en viajes organizados. En los trekkings organizados contarás con la compañía y experiencia de los guías y porteadores. De un modo u otro, después de haber hecho trekking pisando el Himalaya sentirás que has conseguido uno de los retos más impresionantes de tu vida. 

 

 

Hablando de experiencias sumamente excitantes, no podemos olvidarnos de una actividad que solo se puede llevar a cabo en Nepal y no es otra que volar sobre el Everest. Hay una gran oferta de vuelos en avión e incluso en helicóptero que te dan un peso por el techo del mundo. El billete de avión para acariciar el Everest tiene unos precios de entre 160 y 200 euros por persona y el recorrido tiene una duración de una hora. 

 

Nepal tiene todos los atractivos para ser tu próximo destino de viaje. ¡No te lo pierdas y viaja con nosotros a conocerlo! 

Otros artículos que te pueden interesar