Franc Pallarès: «Asia es otro mundo, es enorme y variado»

Un buen día Franc Pallarès decidió dar un giro a su vida y cambió los útiles de arquitecto por el pasaporte para recorrer Asia. Desde que empezó en China ha recorrido ya Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Malasia e Indonesia y ha tenido la amabilidad de compartir su experiencia con nosotros:Nombre: Franc Pallarès LópezEdad: 30 añosOcupación: ArquitectoBlog – página personal: www.outteresting.com¿En qué países de Asia has estado?Durante los veranos del 2009 y 2010 estuve viajando por China, primero la costa este, de Pekín a Hong Kong y luego al oeste, en las provincias de Yunnan y Sichuan. Fue tras esa primera toma de contacto, pero sobretodo, tras conocer a un montón de viajeros que andaban viajando a lo grande cuando comprendí que un viaje de larga duración no era una opción tan descabellada.Desde el 18 de Octubre del 2011he pasado por Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Malasia y llevo ya 3 meses en Indonesia.

Yunnan, China. Foto © de Franc Pallarès López

¿Cuál es tu país favorito de Asia? ¿Por qué?Designar a uno como favorito me parecería como desmerecer a los demás. Si bien no me gustó el trato ni el ambiente en las zonas súper turísticas del sur de Tailandia –los paisajes sí son espectaculares- y la Malasia peninsular me parece en general un poco más floja en cuanto capacidad de sorpresa -sus gentes son encantadoras-. Del resto me quedo con todos.Destacaría Myanmar, que por suerte nuestra y desgracia suya, ha estado aislado tanto tiempo que ha preservado en el día a día de la ciudades y aldeas algo de otros tiempos que los demás, más expuestos, ya han perdido. Myanmar ha empezado ya el proceso de apertura y también de banalización, así que quien quiera ir que se dé prisa.¿Y tu ciudad? ¿Por qué?Durante el viaje intento combinar las zonas remotas, las zonas naturales y las ciudades. Soy fan de las ciudades y supongo que la formación de Arquitecto me inclina aún más a vivirlas y a intentar leerlas desde la escala macro a la micro. Cada una tiene su encanto pero son las ciudades con pasado histórico y cruce de culturas las que acaban acumulando un poso más denso, y eso se nota callejeando por ellas.Me quedo con Hong Kong, la más intensa y auténtica fusión de Asia y Occidente. Definitivamente no es China, pero tampoco es Europa o América. Todo se superpone y me sigue pareciendo el paradigma de Ciudad Asiática: híper-tecnológica e híper-tradicional.En cuanto a zonas naturales, ¿cuál es tu preferida?Los paisajes del norte de Yunnan y Sichuan, en los límites de la meseta del Tíbet son impresionantes y bellos. Con paciencia es relativamente fácil acceder a ellos y disfrutar de la cultura tibetana en estado puro sin las restricciones de la Región Autónoma del Tíbet. El avance de la china “han” es imparable y me muero de ganas por volver y seguir explorando la zona antes que lleguen las buenas carreteras y los teleféricos para el turismo de masas.

Franc Pallarès López (©) en uno de sus viajes.

¿Qué es lo que más te gusta de Asia? ¿Lo que menos?Me encanta ir por la calle, cruzarme la mirada con un extraño, sonreírle y que me devuelva la sonrisa sin más. Tan fácil, tan sencillo y sin embargo un bien tan escaso en nuestro país.Lo que menos: Me tienen negro los mosquitos y tener que andar todo el día untado en líquidos repelentes tóxicos y malolientes. Voy alternando, a ratos la incomodidad de las picadas, a ratos el repelente.¿Qué es lo que más te sorprende de Asia?Me sorprendió descubrir lo evidente: su historia es tanto o más rica y variada que la de occidente pero por dinámicas de evolución distintas los occidentales optaron por el expansionismo, la colonización y el saqueo sistemático en ultramar a punta de pistola.El resultado es que la historia se re-escribió a favor nuestro y resulta fascinante re-descubrir que el mundo ya estaba globalizado en el siglo XV -y mucho antes- entorno del Océano Índico y el mar de China y que fueron éstas y no otras la potencias culturales, militares y económicas, que precisamente ahora vuelven a emerger para reclamar el status en el mundo que siempre tuvieron.Gastronomía asiática, ¿cuáles son tus platos favoritos?Me considero un analfabeto gastronómico total y mi vocabulario se limita a: “me gusta”, “no me gusta”, “me gusta muchísimo y quiero más”. Me lo como casi todo y la mayoría de las veces no sabría decirte cómo se llaman los platos que he comido.Lo bueno de Asia en general es que la buena comida está por todas partes, a todas horas y casi siempre muy barata. Me encanta poder pedir mi cena abriendo las ollas que tiene la señora en la calle, o entrar en la cocina para poder husmear y acabar de decirme.Comparte con nosotros alguna anécdota o experiencia vivida en Asia.Ufff, sonará tópico pero me es imposible. Una noche estrellada a más de 4000 metros con nómadas tibetanos en los alrededores de Litang. Cruzar las entrañas de la tierra en la Cueva de Kong Lo en Laos, una noche de marcha en Phnom Penh Camboya o culminar al alba el volcán Rinjani y sus 3726m en la Isla de Lombok.Supongo que es por esto que nació Outteresting.com, para dar esquinazo a la tiranía del “tener que escoger” y poder perderme y disfrutar de mis memorias cuando quiera.Tu consejo a la hora de viajar a Asia.Asia es otro mundo, es enorme y variado –cojan un atlas y compárenla con Europa-, y por encima de todo funciona con sus propias reglas. Si no estás dispuesto a entender y aceptar esto, y por lo contrario vas a acabar perdiendo los nervios a cada minuto porque no hacen las cosas como las harías tú, entonces mejor es quedarse en casa.Esto o ahorrar una millonada para pagarte un tour organizado que te mantenga alejado de los locales y no tener que interactuar directamente con ellos, un “Tour Burbuja” que les llamo yo.Los próximos destinos asiáticos de tu lista de viajes pendientes.Tras 10 meses por el sureste asiático estoy listo para cambiar de registro y acabaré dando el salto al universo del Indostán – Bangladesh, India, Sri Lanka y Nepal-. Tengo ganas de ver cosas nuevas y someterme a nuevas lógicas que me saquen de nuevo de mi zona de confort.Más allá de la foto y la postal, el viaje es para mí una confrontación directa contra tus verdades y tus prejuicios. Y a eso voy, a la búsqueda de nuevas verdades para confrontar con las que cargo y tomar como propias las que me seduzcan por el camino.

Otros artículos que te pueden interesar