Amarapura: la gloria pasada, digna de reyes

La ciudad de Amarapura fue la capital real, desde 1783 hasta 1857, cuando el rey Mindon la trasladó a la recién fundada Mandalay.

Filtros P

La ciudad de Amarapura fue la capital real, desde 1783 hasta 1857, cuando el rey Mindon la trasladó a la recién fundada Mandalay. Esto hizo que su pasada gloria, importancia y «lustre» fueran disminuyendo progresivamente, hasta terminar prácticamente engullida por la propia Mandalay. No obstante, Amarapura conserva gran parte de su atractivo y es una de las visitas obligadas cuando se viaja a Myanmar, actualmente. Sobre todo para poder admirar los vestigios de su grandeza y sus diversos atractivos turísticos.
Nuestros viajes a Amarapura

Amarapura, qué ver



Aunque uno de los principales atractivos de Amarapura es su conocido puente de madera – el Puente U Bein – no puedes perder la oportunidad de contemplar las distintas pagodas y monasterios de la antigua ciudad real. Las pagodas de Kyauktawgyi, la Pahtodawgyi o Shwe Gu Gyi – este último el edificio más antiguo de Amarapura que aún permanece en pie – son dignos de visitar. Como también lo son el Monasterio Mahagandhayon y el Monasterio Mahar Wai Yan Bon Thar.

Mahar Gandaryone es, probablemente, uno de los monasterios más importantes de toda Myanmar y una de las actividades de sus monjes más llamativas – y también un atractivo para los turistas – es la recogida de ofrendas en procesión, que sucede cada mañana. En Mahar Wai Yan Bon Thar podrás encontrar la increíble cantidad de 28.000 tallas de madera y cerca de 500 estatuas de Buda. De hecho, este emplazamiento religioso vale como especie de museo o registro de la historia del budismo en la región, exhibiendo algunos de los manuscritos más importantes y antiguos de toda Myanmar.

Como ya dijimos, aunque puedes aproximarte a todas estas curiosidades y atractivos históricos y monumentales que posee Amarapura – a los que se pueden sumar también las ruinas del Palacio Real – el reclamo principal de la ciudad es el Puente de U Bein.

Construido en el año 1851, es considerado el puente construido en madera y aún en uso más grande del mundo. Tiene más de un kilómetro de largo y su sólida madera de teca mantiene su robustez como el primer día. Esto hace que el puente de U Bein sea muy apreciado y popular. Por la población de Amarapura y también por los turistas, que lo eligen como punto predilecto para observar unas impresionantes puestas de sol y las increíbles vistas del lago Taung Thaman.
Últimos artículos publicados en nuestro Blog