Descubrir Hiroshima más allá de sus tópicos

Hiroshima es una de las ciudades más conocidas de Japón – además de las grandes capitales – debido a su triste protagonismo durante la II Guerra Mundial y al lanzamiento de la bomba atómica sobre población civil.

Filtros P

Hiroshima es una de las ciudades más conocidas de Japón – además de las grandes capitales – debido a su triste protagonismo durante la II Guerra Mundial y al lanzamiento de la bomba atómica sobre población civil. Evidentemente, este lamentable episodio tiene mucha importancia para la ciudad, para la historia de Japón y está en el corazón de muchos de los sitios más importantes que ver en Hiroshima. Pero desde Destinos Asiáticos te recomendamos un paseo por la ciudad más allá de estos lugares comunes, para descubrir una Hiroshima actual llena de encanto propio, además de visitar la fantástica isla de Miyayima, a las afueras de la ciudad.

El castillo de Hiroshima es uno de esos lugares menos conocidos de la ciudad. Aunque está totalmente reconstruido tras sufrir la destrucción de la guerra, este castillo erigido en una llanura alberga un museo sobre el propio castillo y sobre la historia de estas edificaciones japonesas en general. Es aquí donde podrás obtener unas estupendas vistas de Hiroshima. También te recomendamos Shukkeien, los jardines en los que se reproduce la naturaleza en mimosas miniaturas que configuran una maravillosa estampa.

Dar un paseo por las calles más «comerciales» de Hiroshima puede darte un claro ejemplo del ambiente que se respira en la ciudad. Especialmente en Hon-dori y Aioi-dori. Degustar uno de los platos más característicos de Hiroshima y de la gastronomía japonesa – el okonomiyaki – en un restaurante o establecimiento a pie de calle también te dejará un buen sabor de boca.
Nuestros viajes a Hiroshima

El Monumento de la Paz de Hiroshima



Como ya hemos dicho, la Segunda Guerra Mundial y el impacto de la bomba atómica en Hiroshima dejó una huella imborrable en las consciencias de los japoneses. Por eso en la ciudad son constantes las referencias a la Paz, que protagoniza muchos de sus monumentos, espacios conmemorativos y zonas históricas. El Parque de la Paz, en el que fuera el centro financiero de Hiroshima, es el ejemplo más destacado. Se trata de un legado a la memoria de las víctimas de la bomba – y por extensión, de la guerra – de más de 122.00 metros cuadrados.

En este parque, uno de los puntos más visitados es el Monumento a la Paz, una estatua de más de nueve metros dedicada a la memoria de los niños que fallecieron por la bomba atómica. Pero también es aconsejable visitar la Cúpula de la Bomba Atómica, el Museo Conmemorativo de la Paz o el Cenotafio Conmemorativo – una estructura de piedra con todos los nombres de los fallecidos por el ataque nuclear, independientemente de su nacionalidad –.
Últimos artículos publicados en nuestro Blog