Los elefantes también bailan

Elefantes que bailan y tocan la armónica; juegan al futból y al voleibol;  pintan y dan masajes. Cuesta pensar que este gran mamífero sea tan ágil e inteligente, pero así lo demuestra en el espectáculo del  Mae Ping Elephant Village en el norte de Tailandia. Este campamento se creó en 1996 con el objetivo de proporcionar a elefantes y sus cuidadores una oportunidad de sobrevivir. Actualmente 70 elefantes y sus cuidadores viven en este campamento, que además beneficia a 150 familias de la zona que venden banano, caña de azúcar y bambú para la alimentación de los elefantes.El campamento se sitúa a 60 kilómentros de Chiang Mai en plena naturaleza: en medio de la selva y el río, un ambiente idóneo para los 70 elefantes que viven en el Mae Ping Elephant Village.En la actualidad sólo existen dos tipos de elefantes en el mundo, el elefante africano y el elefante asiático. En Tailandia, los elefantes (denominados Chang) han tenido un papel fundamental en la historia y en la religión. La imagen del elefante aparecía en la bandera del país, además fue el vehículo utilizado por el Rey de Tailandia para librar batallas y proteger a su pueblo y siempre ha sido utilizado como animal para trabajos pesados. A pesar de eso, para los tailandeses el elefante es un animal sagrado y por ello hay muchas tradiciones que demuestran el carácter noble y respetable de este gran mamífero. Tal es la importancia del elefante en la sociedad tailandesa, que cada uno de ellos cuenta con un mahout: un cuidador que está unido al animal durante toda su vida y es responsable de su alimentación, higiene y salud.El visitante del Mae Ping Elephant Village podrá disfrutar en unas cuidadas instalaciones en plena naturaleza de un espectáculo a cargo de los elefantes, en los que demuestran sus distintas habilidades musicales, deportivas y creativas, que dejarán boquiabierto al público. Pero sin duda la actividad que más emocionará es el inolvidable paseo a lomos del elefante a través de la selva durante un hora.[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=fGh2nSW3G2Y]Además de las actividades con estos grandes mamíferos, el visitante puede hacer rafting por el río Ping sobre balsas de bambú y experimentar un viaje en carreta de bueyes, el transporte que utilizaban los tailandeses hasta hace años.Una experiencia que el viajero al norte de Tailandia no debe perderse.

Otros artículos que te pueden interesar