El barrio de Asakusa, en la capital de Japón, pertenece a lo que se conoce como el Shitamachi o parte antigua de Tokio. Aún conserva el sabor tradicional y clásico que no se percibe en otros lugares de la moderna ciudad.

UN RECORRIDO POR LA TRADICIÓN DE ASAKUSA

Asakusa es un lugar bullicioso, lleno de vida y de encanto, en el que se pueden degustar muchos de los platos más típicos de la gastronomía japonesa es sus puestos callejeros como la tempura, el sukiyaki o la deliciosa anguila a la parrilla.

Pasear por sus calles es algo imprescindible si se quiere vivir toda la esencia de Tokio. Aquí podremos visitar el barrio popular, llamado Shitamachi, contemplando la impresionante Kaminarimon o Puerta del Trueno.

Pasando por debajo de la impresionante Kaminarimon o Puerta del Trueno y dar un paseo por la calle Nakamise Dori.

Ahí nos encontraremos con numerosas tiendas tradicionales para hacer compras de objetos típicos como los farolillos de papel, las antigüedades y objetos de decoración.

EL CORAZÓN DEL BARRIO: EL TEMPLO DE ASAKUSA KANNON

Así, sin darnos cuenta, llegaremos andando tranquilamente hasta el corazón de Asukusa: El Templo de Asakusa Kannon.

Este es el templo más antiguo más antiguo de Tokio, ya que su historia se remonta al siglo VII.

Dice la leyenda que en el año 628 dos pescadores locales sacaron en sus redes una pequeña escultura de la diosa Kannon de la misericordia.

Por ello se construyó este templo para venerar y adorar a la estatua. Desde entonces, son miles las personas que cada año se acercan a rendir su fe ante la diosa y mostrarle sus respetos.

Es un templo muy adorado por el pueblo de Tokio, de una gran belleza arquitectónica y un lugar que no debemos dejar de visitar en nuestro viaje al País del Sol Naciente.

Nuestra visita sólo puede terminar una vez hemos ido hasta el templo para pedir un deseo ante el pebetero de bronce de la entrada. Atraer hacia nosotros su humo nos favorecerá con las bendiciones de Buda, según la tradición.

Muy cerca de este área, se puede dar una vuelta por Kappabashi Dogugai y contemplar en esta calle los restaurantes que muestran en su escaparate las réplicas en plástico realistas de los platos que se pueden degustar dentro, una de las muchas curiosidades que te puedes encontrar en el país nipón.

El paseo bien merece la pena.