El otro Japón de la isla de Shikoku

La isla está separada de Honshu por el pintoresco Mar Interior. Ambas islas están unidas por una línea de barcos que van y vienen desde Uno, Hiroshima, Kobe, Osaka y Wakayama y por avión desde Tokyo, Osaka y Oita en Kyunshu.

La costa de Shikoku a lo largo del Mar Interior tiene mucho atractivo:

Takamasu: Es una ciudad de 328.000 habitantes, a 1 hora en tren desde Okayama a través del Puente Seto Ohashi, es un centro de unión entre Honsu y Shikoku. Se puede visitar el centro y los alrededores de la ciudad: el Parque Ritsurin, uno de los jardines más conocidos de Japón; la colina de Yashima, desde donde se contempla la vista estupenda de las islas del Mar Interior y el Santuario Kotohiragu, divinidad protectora de marinos y viajeros.

Matsuyama: Es la ciudad más importante de Shikoku, con 443.000 habitantes. Está a 3 horas en tren desde Okayama. Allí se alza el Castillo de Matsuyama, que es uno de los mejor conservados de todo el Japón y en sus alrededores están los balnearios de Dogo.

Estos Onsen de Dogo ya son en sí mismos toda una atracción por la que merece la pena visitar el lugar. Sus fuentes termales contemplan más de 3.000 años de antigüedad y la zona se puede visitar en un apacible paseo en rickshaw.

Se considera que estas aguas tienen propiedades especiales para mejorar las enfermedades de la piel y de los huesos, así como otras afecciones como las alergias, por lo que muchos japoneses peregrinan hasta aquí una vez al año para tomar las aguas.

Otros artículos que te pueden interesar