Corea del Sur es uno de los pocos países de Asia en los que la Navidad se considera una fiesta oficial. Esto se debe en gran parte a la numerosa población cristiana que hay allí. Se calcula que aproximadamente el 25% de la población surcoreana practica el cristianismo. Es muy común ir a la iglesia el día veinticinco de diciembre y esta costumbre incluso se está extendiendo entre los budistas y los no religiosos.

Korean+Amusement

Por otro lado, las calles de las grandes ciudades como Seúl se engalanan con multitud de adornos navideños como luces, figuras de Santa Claus, renos y abetos decorados de la forma típica en estas fechas. Las tiendas realizan un gran despliegue en lo que a ornamentación se refiere y sus escaparates podrían competir con los más bonitos de ciudades como Nueva York o Londres en estas fechas.El intercambio de regalos es una costumbre que cada vez está más extendida en las celebraciones navideñas de este país y tienen hasta su propio pastel de Navidad. Además, los restaurantes ofrecen menús especiales y aunque mucha gente se reúna en casas de familiares, no son pocos los que optan por salir a la calle a celebrar las fiestas.Aunque al igual que ocurre en Japón, los más jóvenes aprovechan la Navidad como una revisión de San Valentín en la que el romanticismo y las actividades en pareja cobran especial importancia.

En definitiva, Corea del Sur vive las fechas navideñas con plenitud y es un país al que merece la pena viajar en esta época para comprobar como la cultura asiática funde sus costumbres con la occidental.