Comer en Bangkok, Tailandia

Tailandia es un destino perfecto por sus playas, su cultura, su legado monumental, la hospitalidad de su gente y todas las atracciones que ofrece que satisfacen incluso a los viajeros más exigentes.Además, es un destino que está al alcance de todos los bolsillos. Ya hemos hablado en alguna que otra vez de los mercados tailandeses, pero hoy trataremos el tema de la comida, que también es llamativamente económica.

Comer en una capital como Bangkok es algo muy barato. En prácticamente cada rincón de la ciudad se pueden encontrar numerosos puestos callejeros de comida. Aunque siempre es arriesgado generalizar, los platos que se suelen servir son de una óptima calidad y perfectamente seguros en lo sanitario, por lo que no hay que temer comer en los puestos de la calle, de hecho es algo muy recomendable para conocer el verdadero sabor de la cocina de este país. Por unos 40 bath o incluso menos (1€ aproximadamente) se puede disfrutar de una deliciosa comida tailandesa con una variedad de platos enorme.

Y es que la comida en la calle está tan generalizada, es tan barata en Bangkok y el resto del país y hay tanta oferta disponible que muchas de las casas de los habitantes de la ciudad ni siquiera tienen cocina. En Tailandia se come a todas horas, por lo que los comerciantes que compran los alimentos e ingredientes cada mañana, se quedan sin existencias al final del día lo que es un indicio de la frescura de los alimentos.Si lo que se quieres es disfrutar sentado a mesa y mantel, encontrará restaurantes que por unos 5 o 6 euros al cambio le servirán algunos exquisitos platos Tai. De hecho es probable que en un restaurante común, lo más caro sean las bebidas, aunque tampoco son precios desorbitados. Un restaurante de lujo por otro lado puede salirnos por, como mucho, unos 40 euros. Aunque según muchos grandes gourmets, la mejor comida tailandesa siempre será la de los puestos callejeros.

En cuanto al tipo de gastronomía, la tailandesa es una comida muy especiada, con predilección por los sabores picantes, pero en la que se combinan todos los sabores y texturas posibles. Como en el resto de Asia, el arroz es el elemento omnipresente en muchos platos, así como las salsas agridulces o de pescado.Entre los platos callejeros que no hay que perderse están la sopa de tallarines con ragú de pollo o ravioli de gambas, los pinchos de cerdo a la plancha, los dumplings, los dulces de mango, el puré de copos de arroz o el Khao Pad, por nombrar sólo algunos.

Y si alguien quiere vivir una experiencia culinaria exótica, nada como ir a alguno de los puestos en los que pueden degustarse insectos y arácnidos como cucarachas, saltamontes, escorpiones, hormigas, polillas y un largo etc. El tabú cultural puede ponernos trabas a la hora de probar estos ‘snacks’ tan típicos del país, aunque muchos de los que han comido estos «bichos» cocinados, afirman que su sabor no dista mucho de las gambas que comemos aquí. Además tienen un alto nivel de proteínas y vitaminas, por lo que son un alimento completo, perfecto para acompañar con arroz y salsas.

Si quieres viajar a Tailandia, no dudes en visitar nuestra web: destinosasiaticos.com

Otros artículos que te pueden interesar