Galle, Sri Lanka. Enamórate del encanto colonial

La ciudad de Galle es una de las joyas turísticas de Sri Lanka. Al igual que ocurre con otros puntos del país – pero de forma más acusada en esta ciudad – se percibe la importancia que tuvo para la ciudad la presencia de las diferentes potencias coloniales – Holanda y Portugal.

Filtros P

La ciudad de Galle es una de las joyas turísticas de Sri Lanka. Al igual que ocurre con otros puntos del país – pero de forma más acusada en esta ciudad – se percibe la importancia que tuvo para la ciudad la presencia de las diferentes potencias coloniales – Holanda y Portugal. Sobre todo a través de la fortificación de la ciudad, que hizo que la Unesco declarase al Fuerte de Galle Patrimonio de la Humanidad debido a su alto valor histórico, arqueológico y patrimonial.
Nuestros viajes a Galle

¿Qué hacer en Galle?



Un paseo calmado por la ciudad te permitirá admirar los diferentes edificios de inspiración europea que constituyen su rico patrimonio colonial, tanto artístico como arquitectónico. Aunque puedes visitar y admirar la Puerta Antigua – el punto de acceso de mercancías que se usaba históricamente – y el edificio administrativo asociado a esta actividad comercial, comprobarás que el Fuerte de Galle domina estructuralmente todo el trazado de la localidad.

Construido entre 1588 y 1649 por los colonos portugueses y fortificado posteriormente por los holandeses, esta estructura con finalidad militar defensiva aún conserva su solidez original. De hecho, resistió sin problemas el tsunami que azotó la zona en 2004. Está en un buen estado de conservación y merece la pena que sea recorrido con detenimiento, para admirar algunos de sus puntos defensivos o bastiones, sobre todo el Bastión Negro, el Bastión Tritón o el de Utrech.

Al Fuerte está adosada una mansión histórica que hace las veces de tienda de recuerdos y museo que merece la pena una visita. Al igual que el Faro de Galle o el Museo Nacional – que también se encuentra dentro del Fuerte –. Si quieres obtener unas preciosas vistas de Galle te recomendamos que dentro del Fuerte busques la Torre del Reloj, en el Bastión de la Luna. Es el punto más elevado de la ciudad y uno de los enclaves de más popularidad entre la población local.

Si estás interesado en comprobar cómo la presencia colonial influyó en el desarrollo espiritual de Galle podrás ver que existen templos y lugares de culto de distintas religiones. Como la Iglesia de Groote Kerk, que data del año 1755, que es uno de los templos protestantes más antiguos de Sri Lanka y que aún es utilizada por los fieles. O el templo budista de Yatagala Raja Maha Viharaya, poco visitado pero de un gran interés turístico, sobre todo por su estatua de Buda reclinado, de unos nueve metros de altura.

Además de descubrir Galle a través de su Fuerte, sus callejuelas y edificios destacados, también puedes visitar el centro de incubación de tortugas marinas Mahamodara, descubrir el complejo del Museo Folclórico Martin Wickramasinghe – debido al nombre del escritor más famoso del país, a cuya figura está dedicado –, pasear por la reserva forestal de Sinharaja, de una enorme riqueza en biodiversidad o tomarte un tiempo de relax en la playa de Dalawella, Jungle Beach o la de Unawatuna.
Últimos artículos publicados en nuestro Blog