Santuario Meiji

El Santuario Meiji es un templo situado en medio del parque Yoyogi, al norte de Tokio, capital de Japón, y dedicado al emperador Mutsuhito -el número 122- que reinó desde 1853 hasta 1912.

Filtros P

El Santuario Meiji es un templo situado en medio del parque Yoyogi, al norte de Tokio, capital de Japón, y dedicado al emperador Mutsuhito -el número 122- que reinó desde 1853 hasta 1912. Hoy en día, es considerado uno de los lugares más sagrados del país nipón, así como un espacio para encontrar tranquilidad y paz en una de las ciudades más bulliciosas de todo el mundo. Este santuario terminó de construirse en 1921 y tuvo que ser reconstruido en 1958 tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, que lo destruyeron por completo.

Su ubicación fue elegida por ser uno de los jardines de lirios a los que el emperador y la emperatriz solían ir a menudo. Actualmente, la extensión de este templo de Tokio, del Santuario Meiji, es de aproximadamente 700.000 metros cuadrados, y está rodeado por un bosque que cuenta con cerca de 120.000 árboles de diferentes especies. Un lugar genial para escapar del ritmo de las calles de Tokio.

Una de las principales características del santuario de Meiji de Japón es que está compuesto por dos zonas. En primer lugar, la zona interior, también conocida como Naien, que contempla los propios edificios del santuario así como el museo que expone muchas de las pertenencias del emperador y de la emperatriz. En segundo lugar, la zona exterior, también conocida como Gaien, de la que destaca la pinacoteca con 80 grandes murales que ilustran algunos de los hechos más relevantes de la vida del emperador y de la emperatriz.
Nuestros viajes a Santuario Meiji

¿Qué ver en el Santuario Meiji?



Existen algunos atractivos en el Santuario Meiji que son imprescindibles durante una visita. Es el caso, por ejemplo, de los varios toriis que pueden encontrarse a la entrada del templo, de madera y cobre. Este agradable paseo bajo los toriis da acceso al propio santuario.

Una vez dentro, conocer el interior de los edificios es imprescindible. Pero, sin lugar a dudas, lo mejor que se puede hacer durante una visita al Santuario Meiji es pasear por los jardines del parque Yoyogi.

Además, cabe destacar que existen dos épocas del año en las que los alrededores del templo se vuelven mágicos. Por un lado, entre finales de marzo y principios de abril, en plena temporada de los cerezos en flor, cuando estos árboles pintan de rosa todo el paisaje. Por otro lado, junio es otro mes genial para visitar el santuario Meiji, cuando los iris florecen.

La visita al Santuario Meiji no puede faltar durante un viaje a Japón. Para más información, ponte en contacto con nosotros.
Últimos artículos publicados en nuestro Blog