Déjate sorprender en Manila, Filipinas

La capital de Filipinas reúne gran parte de la actividad administrativa y comercial del país y es la segunda ciudad en importancia por número de habitantes.

Filtros P

La capital de Filipinas reúne gran parte de la actividad administrativa y comercial del país y es la segunda ciudad en importancia por número de habitantes. En Manila podrás comprobar cómo el «sabor» de las distintas culturas que ocuparon la ciudad como potencias coloniales – Inglaterra, Estados Unidos y sobre todo, España – aún se deja sentir y ha dejado una profunda impronta en las costumbres locales, la historia, la gastronomía, la arquitectura e incluso en el idioma. Tienes mucho donde elegir si quieres disfrutar de todo lo que Manila tiene que ofrecerte. En Destinos Asiáticos te recomendamos algunos de los puntos más destacados.
Nuestros viajes a Manila

¿Qué ver en Manila?



Un paseo por la denominada zona Intramuros – o el casco histórico de Manila – siempre es una buena idea. Aquí se estableció el grueso del poder religioso de la iglesia católica y también los principales instrumentos políticos del Estado desde el siglo XVI hasta el siglo XIX. Actualmente, muchos de los edificios históricos que fueron importantes aún se conservan en muy buen estado, por lo que son atractivos y dignos de atención. También hay museos, tiendas de antigüedades y restaurantes.

Es aquí donde puedes encontrar el Fuerte de Santiago, el bastión del gobierno español en Filipinas y una de las primeras fortificaciones defensivas que se erigieron en Manila. Sufrió numerosos bombardeos durante la II Guerra Mundial, pero la parte que se conserva restaurada nos da una idea de su importancia en la época de su apogeo.

Por otro lado, la Iglesia y Museo de San Agustín, cuya arquitectura puede resultar familiar porque es típicamente española, destaca por una impresionante colección de arte sacro, que hará las delicias tanto de entendidos en la materia como de visitantes que quieran simplemente admirar su belleza. El poder de la iglesia también puede comprobarse en la Catedral de Manila. Se trata de un ejemplo más de arquitectura española en la isla, muy similar a las colegiatas que existen por toda España. Se comenzó a edificar en 1571, y en la actualidad, es la sede oficial de la archidiócesis de Manila. Esto la convierte en uno de los centros más importantes para el catolicismo en Filipinas.

Fuera del casco histórico de Manila, además de visitar Chinatown – donde se encuentran gran parte de los restaurantes y pequeños comercios locales donde apreciar la gastronomía local – es aconsejable visitar la Universidad de Santo Tomás, al otro lado del río Pasig. Se trata de la institución de este tipo más antigua de toda Asia, pues fue fundada por los dominicos en 1611.

No puedes perderte el Parque Rizal, uno de los más hermosos de toda Asia. Cuenta con terrazas de flores, un jardín de inspiración japonesa y otro de orientación china, un planetario e incluso fuentes musicales en una laguna artificial. Si estás buscando un lugar para hacer una «parada técnica» en tu visita a Manila, se trata de un sitio perfecto para pasear y refrescarse.

Sin duda, uno de los monumentos históricos más importantes de Manila es el palacio Malacañang que, desde 1802, fue la residencia oficial de los presidentes de Filipinas, función que aún cumple en la actualidad. Su interés radica ante todo en el museo que alberga, abierto al público, en el que se muestra la historia de los presidentes de la nación desde la independencia del país.
Últimos artículos publicados en nuestro Blog