Turfan y la china rústica

La pequeña localidad de Turfan, en China, apenas era conocida hasta que su población decidió atraer el turismo gracias a la tranquilidad que se respira en sus calles y a su modo original de mostrar la vida rústica de las poblaciones del gigante asiático.

turfan-h73q

Los habitantes de la localidad cubrieron las calles principales con emparrados, para así convertirlas en agradables y sombreados túneles verdes y en una de las principales atracciones de la ciudad. Los emprendedores locales, sin embargo, han conseguido mantener el modo tranquilo y relajado de la vida rural china, por lo que es una buena manera de acercarse a este entorno de una forma auténtica.Las ciudades en ruinas y las cuevas budistas que se pueden visitar en los alrededores de la ciudad son otro punto a favor para realizar una visita. Aunque esta siempre es mejor hacerla en la temporada estival, ya que en invierno es un lugar frío y pierde parte del encanto que recupera cada verano.

Como hemos dicho, el modo de vida en Turfan es esencialmente rural, por lo que buena parte de la gente del lugar vive de las uvas y casi todas las familias de cierta posición tiene algún negocio entorno a esta industria. Todas las casas cuentan con su propio granero ventilado con ladrillos y muchos de ellos se pueden visitar si se habla con la familia.

turpan-gaochang-donkey_cart

Además, esta localidad fue un punto clave en el camino de la Ruta de la Seda, por lo que los vestigios del próspero pasado la convierten en un lugar perfecto para comprobar como eran los antiguos centros de riqueza entre los siglos IX y XIII.

Otros artículos que te pueden interesar