Takayama: Los alpes japoneses

taka

El valle de Takayama es un hermoso espacio natural situado en lo que se conoce como los Alpes Japoneses. La ciudad es un lugar muy próspero desde que 1692 los comerciantes y artesanos impulsaran la economía de la zona. Y son célebres los trabajos en madera que se realizan en esta área de Japón, algo que queda patente cuando se contemplan las carrozas que suelen salir en procesión en los festivales de primavera y otoño, uno de los más bellos y llamativos espectáculos que se pueden contemplar en el País del Sol Naciente.

Dependiendo de la época en que se visite, se pueden realizar numerosas actividades. En invierno, recomendamos viajar a Takayama si se quiere disfrutar de los paisajes nevados y de los deportes propios de estas fechas. Pero hay puntos de interés que se pueden contemplar todo el año y que hará las delicias de los viajeros interesados en la cultura nipona.Entre ellas podemos destacar, por ejemplo, el Templo Kokubunji. Fue contruído en el 764 por el emperador Shomu y es el más antiguo de la ciudad. Es especialmente interesante por su forma de pagoda de tres pisos y por la historia convulsa del edificio, que provocó que tuviera que ser reconstruido en 1615.El Morning Market es un mercado al aire libre donde se pueden ver muchos puestos de verduras  y otros exquisitos productos de la zona intercalados con tiendas de souvenirs y artesanía. Un lugar perfecto para ver la parte más colorista y bulliciosa de la hermosa ciudad.

Y si de artesanía hablamos, lo mejor para conocerla en profundidad es hacer una visita a la casa de Kusakabe. Es un museo con un llamativo diseño donde podremos ver muestras de lo mejor de los artesanos de la región.Finalmente, no podemos irnos de Takayama sin acercarnos a ver las carrozas que se exponen en Yatai Kaikan y el Templo Betsuin, centro budista de la secta Jodo Shinsu una de cuyas bazas es la armoniosa arquitectura del lugar.Un lugar perfecto para profundizar en el Japón más auténtico y milenario.

Otros artículos que te pueden interesar