Shenzhen o cómo ver el mundo sin moverte de China

Es la primera ciudad que se avista entrando desde la frontera de Hong Kong por carretera o en tren. Es una ciudad cosmopolita. Tiene un aire a las grades urbes del país y destaca por estar densamente poblada. Sin embargo, hay algunos espacios que escapan a la voracidad del frenético ritmo de vida. Entre las mayores curiosidades de esta ciudad está un parque temático que supone una magnífica ventana al resto del mundo. Es más con ese nombre fue bautizado (Window of the World).¿Y qué es lo que se trata en este parque? ¿Por qué resulta tan atractivo de visitar? Por un momento imaginaros todos los edificios que habéis querido visitar y conocer concentrados en un solo recinto. Podréis conocer el Palacio de Buckingham o el Coliseo de Roma. Fieles reproducciones de algunas obras arquitectónicas que han hecho historia y se han convertido en emblemas nacionales de países tan dispares como EEUU, Francia, Gran Bretaña o Turquía. La Mezquita Azul de Estambul reposa tranquilamente en un claro mientras que a la entrada del recinto una copia de la Piramide del Louvre da la bienvenida a los visitantes. Monumentos españoles, todavía ninguna. Pero merece la pena pasarse por este parque que concentra todas las maravillas del mundo moderno.

Otros artículos que te pueden interesar