Motivos para viajar solo

Conocemos a muchos viajeros que deciden emprender su camino en soledad. Esta es una opción que, bien por ciertos miedos razonables, bien por un poco de desconocimiento, puede parecer poco atractiva a muchos viajeros. Sin embargo los trotamundos que alguna vez se han aventurado a lanzarse al sendero de conocer otro país a su aire suelen relatar esta experiencia como algo maravilloso. Aquí te ofrecemos cinco razones por las que viajar en solo es una opción que puede descubrirte otro mundo y otra manera de gozar de algo tan enriquecedor como conocer un nuevo lugar:

  1. Independencia. Esta es, probablemente, la razón principal que alegan la mayor parte de los viajeros que emprenden el camino sin acompañantes. Un viaje a tu ritmo permitirá ahorrarte tiempo a la hora de decidir dónde comer, cómo alojarte, qué quieres ver y cuánto tiempo quieres dejarte llevar por aquello que te interesa. Además, si tomas un rumbo y, por cualquier razón, decides que quieres cambiarlo, no tendrás que discutirlo con nadie. Es una manera perfecta de abrir las puertas a la espontaneidad aventurera y sacar el explorador que llevas dentro.
  2. Precio: Al contrario de lo que pueda parecer, existen muchos programas y servicios para la gente que viaja sola. Desde circuitos programados especialmente para ellos hasta lugares donde alojarse con precios individuales como hoteles, hostales o los socorridos `bed and breakfast’. Ya sea como mochilero o con algo más de equipaje, seguro que si buscas bien, encontrarás la opción que más se ajusta a tu presupuesto.
  3. Es tan seguro como viajar en compañía: La mayor parte de los países de Asia obtienen buena parte de sus ingresos gracias al turismo. Esto provoca que las zonas interesantes para los viajeros obtengan bastante atención por parte de las fuerzas de seguridad de cada país. Además, debido a la cultura de buena parte de los países de Asia (podemos citar la china o la japonesa, pero lo mismo ocurre en la India, Nepal o Corea del Sur por poner algunos ejemplos) lo más común es que los extranjeros no tengan ningún problema relativo a la seguridad. Esto no quiere decir que nunca haya ningún percance, pero es algo que pasa tanto viajando solo como acompañado. Pero no es algo típico siempre que se utilice el sentido común, cosa que, como nuestros amigos trotamundos podrán confirmar, se agudiza mucho cuando se viaja.
  4. Conoces gente: Esta es probablemente, la mayor ventaja junto con la independencia de movimientos. Cuando estás solo y hablas con la gente del lugar al que has ido es muy común que se presten a ayudarte y, no sólo eso: también es típico que se interesen por ti y por lo que te ha llevado hasta esa ciudad. Y qué duda cabe: hay más gente que viaja sola por el mundo, así que es probable que conozcas a muchas personas con intereses y experiencias similares a los tuyos. Por todo ello, es una manera ideal de hacer buenos amigos.
  5. Profundizarás en la cultura que exploras: Cuando se viaja con un acompañante te encuentras siempre ante un espejo de tu propia cultura y sociedad. Sin embargo, al estar solo, al viajero no le queda más remedio que abrir los ojos y enfrentarse a otra manera de pensar, de sentir y de vivir las cosas que hará que se zambulla de lleno en la verdadera esencia del país que visita. De modo que la soledad puede ser una gran aliada del viajero a la hora de vivir una gran experiencia que de verdad le enriquezca y le llene.

De modo que si eres un viajero con inquietudes que quiere experimentar lo que es emprender un viaje a tu modo y sin ninguna atadura, no dudes más: da el salto! Nosotros tenemos algunos productos para ti, pero si tu idea es otra, seguro que investigando un poco das con la manera perfecta de vivir tu propia aventura por el mundo.

Otros artículos que te pueden interesar