La capital de Malasia es conocida, entre otras cosas, por albergar las majestuosas Torres Petronas. Este hito de la ingeniería ya merecen por sí solas una visita a Kuala Lumpur, pero la ciudad tiene mucho más que ofrecer:

Thean Hou Temple

El Templo Tian Hou: Dedidcado a la diosa del mismo nombre, este templo chino es una buena muestra de la mezcla de arquitecturas que se da en la ciudad. Los elementos budistas, taoitas y confucionistas se mezclan en un sincretismo muy atractivo para el visitante, mezclando las técnicas clásicas de construcción con el diseño más moderno, dado que el templo data de los años 80. Sus techos, columnas y puertas transmiten una gran delicadeza visual. Es uno de los templos más visitados de Kuala Lumpur, por lo que es bastante común ver a los fieles dando ofrendas a los dioses. Las vistas en la parte superior del templo son una experiencia obligada, así como tomar algo en los restaurantes de alrededor.

2

Los Jardines del Lago Titiwangsa:  Esta extensión verde es uno de los lugares favoritos de los nativos. En el lugar se puede pasear tranquilamente y practicar deportes como el tenis o el squash en las pistas que hay a tal efecto. Además, es uno de los rincones favoritos de las parejas de novios para tomar el aire.

3

Museo Nacional: Ubicado en un edificio con un techo distintivo estilo Minangkabau y decorado con dos hermosos murales delanteros hechos de vidrio de mosaico italiano que representa la vida de Malasia , este museo es uno de los mejores de la ciudad. Una importante renovación lo dividió en cuatro galerías principales bien organizadas: Historia Antigua , donde se encuentran los huesos del hombre de Perak; Reinos malayos, incluyendo la historia de Melaka; Época colonial y Malaysia Hoy, que traza el desarrollo después de la Segunda Guerra Mundial en el país. Además de todo eso, hay exposiciones temporales. 

Islamic-Arts-Museum

Museo de las Artes Islámicas: Este museo es el hogar de una de las mejores colecciones de artes decorativas islámicas en el mundo. Aparte de la calidad de las exposiciones, que incluyen textiles fabulosos, alfombras, joyas y cerámica, el edificio en sí es una maravilla, con cúpulas bellamente decoradas y azulejos de cristal. Hay un buen restaurante de Oriente Medio y una de las mejores tiendas de museo del país.