Los Alrededores de Beijing

En los alrededores de Beijing nos encontramos con lugares de tanto interés como en la propia ciudad o incluso más que en el propio núcleo urbano.

El Palacio de Verano, construido para huir del calor de la ciudad, se encuentra situado en una región a 12 kilómetros de la capital en el norte.  Su gran parque de 600 hectáreas cumple también las labores de refresco para la zona. 

Allí se sitúan la colina sagrada de la longevidad y el lago Kunning. El primer palacio fue construido en el siglo XII y se llamó el Jardín de las Olas de Oro. La dinastía Ming añadió el Templo de la Perfecta Tranquilidad y diversos pabellones, dándole el nombre de El Jardín de las Maravillosas Colinas. Por último, el más grande edificio se debe al emperador Quian Long, de la dinastía Qing, que rebautizó el lugar como el jardín de las Olas Claras.

La Gran Muralla: Por supuesto que existen diferentes sectores que se pueden visitar por buena parte del país, pero el sector que está a las afueras de Beijing es impresionante. Se construyó por diversos reinos para evitar la entrada de tribus nómadas procedentes del norte y, asimismo, como protección entre los diversos reinos. Después de la unificación de los Seis Estados, el primer emperador de la dinastía Qing promulgó una orden mandando reforzar y unir las murallas, construidas originalmente por los estados de Qing y Zhao.

Las Tumbas Ming: a 50 kilómetros al norte de Beijing, los emperadores de la era Ming elegían el diseño y el lugar de su propia tumba, hallándose allí enterrados 13 de los 16 emperadores. El Camino Sagrado a las tumbas comienza en una puerta de mármol blanco de cinco arcos y magníficos bajorrelieves en su base y termina en la puerta de la tumba principal. 

Y esto es sólo una parte de todo lo que puedes encontrar en los alrededores de una ciudad fasciante como Beijing.

Otros artículos que te pueden interesar