En japón, el día de San Valentín era tradicionalmente el Tanabata, celebrado el 7 de junio, cuando sucede una romántica leyenda escrita en las estrellas con un significado muy especial, y se produce el encuentro de dos amantes, Vega y Altair, separados por la Vía Láctea.

Pero en los años 50, la marca de bombones y chocolates Morozoff realizó una intensa campaña publicitaria para impulsar las ventas en las fechas cercanas al San Valentín occidental.

Como no podía ser de otra manera, el regalo más deseado acabó siendo el chocolate en todas sus variantes,: bombones, tabletas, pasteles, postres decorados, etc…

SÓLO LAS CHICAS REGALAN A LOS CHICOS

La gran peculiaridad es que este día solo son las chicas regalan a los chicos. Pero, tranquilas... los chicos os devolverán el favor un mes más tarde, el 14 de Marzo, durante el White Day, donde normalmente se regala chocolate blanco en cajitas de este mismo color.

Las chicas no solo regalan chocolate a sus parejas, también a amigos, compañeros de clase o del trabajo, etc.

Pero como todo en Japón, esta tradición se rige por un claro protocolo: no se le obsequia el mismo tipo de chocolate a un novio que a un amigo, para evitar embarazosas confusiones.

EL GIRI CHOKO Y EL HONMEI CHOKO

Giri choko (義理チョコ) significa literalmente "chocolate de obligación" y es el chocolate que se regala como hecho social a los chicos del entorno de la chica, aunque no tienen porqué ser cercanos: compañeros de trabajo, de clase, vecinos...

En cambio, el honmei choko (本命チョコ), literalmente “chocolate favorito”, es el chocolate que se regala a la pareja, a un amigo muy especial o al chico que se desea conseguir.

Es muy popular que las chicas preparen este chocolate tan especial con sus propias manos, y si no, será de mayor calidad que el que se entrega por compromiso. Curioso, ¿verdad?

Además de estas simpáticas costumbres, los comercios japoneses engalanan muchos de sus escaparates con motivos románticos: corazones, ositos amorosos, nubecitas, cupidos y todos los complementos que uno pueda imaginar.