Hong Kong es un lugar perfecto para amantes de las grades ciudades. Un rincón cosmopolita y bullicioso de Asia que tiene influencias coloniales muy variadas, lo que ha configurado un territorio lleno de cultura, historia y lugares interesantes. Podríamos dar miles, pero te ofrecemos cinco razones para visitar Hong Kong:

1

1) El pico Victoria: La cima del Monte Victoria, que se yergue a 554 metros sobre el nivel del mar es la zona residencial más prestigiosa de la Isla y uno de los hitos que el viajero no debe perderse en Hong Kong. La divertida subida en funicular nos transporta hasta una cumbre en la que se contempla una vista privilegiada de 360º sobre casi todo el territorio. A lo lejos, se divisan las islas chinas del Mar del Sur. Además, podremos reponer fuerzas en la terminal del tranvía del Cerro, que cuenta con la llamada Peak Tower con una cafetería, un restaurante, un supermercado y varias tiendas.

2

2) La vida nocturna: La noche hongkonesa es de lo más divertida y variada. Podemos elegir entre un abanico que incluye hacer una visita a los mercados nocturnos, ver el espectáculo Symphony of Lights desde la bahía (algo hermoso y sobrecogedor), pasarnos por la zona de copas  de Lan Kwai Fong y conocer su ambiente cosmopolita o visitar el Hipódromo Happy Valley. Se sorprenderá con el buen hacer que demuestran los camareros de los clubs a la hora de prepara deliciosos cócteles.

3

3) La playa: Aunque no nos venga a la mente como destino de playa, gracias a su agradable clima Hong Kong es un destino perfecto para disfrutar de la costa. Rincones como Stanley Beach, Playa Lo So Shing o Silvermine Bay nos sorprenderán por su belleza y sus infraestructuras que harán de nuestra visita algo de lo más cómodo.

Tian Tan Buddha, Lantau Island

4) La isla Lantau: Con el doble de tamaño que la isla de Hong Kong, Lantau es la más grande de todas las islas aledañas, aunque su población no supera los 20.000 habitantes. Un transbordador nos llevará desde Hong Kong hasta Silvermine Bay, el pueblo principal de la isla y un lugar perfecto para degustar una buena mariscada. Pero la joya del lugar se encuentra en la altiplanicie de Ngong Ping, donde está la estatua de Buda en bronce más grande construida al aire libre (nada menos que de 34 metros de alto). Además, no vendrá nada mal acercarse a los hermosos Jardines del Té que se encuentran cerca de allí.

5

5) Los festivales: Hong Kong cuenta con toda una avalancha de festivales y celebraciones a lo largo del año, lo que hace este destino especialmente atractivo. Hay que estar atentos a la fecha que elegimos para nuestro viaje, ya que dependiendo de ella podremos disfrutar de fiestas como El Año Nuevo Chino, entre enero y febrero, el Festival de los Farolillos (algo así como una versión oriental de San Valentín) o el Festival de Mediados de Otoño, relacionado con las cosechas y en el que se degusta el famoso "pastel lunar".