Hainan, el Hawai de Oriente

China tiene multitud de facetas. Combina, al igual que Japón, la herencia de una cultura milenaria y que se ha fortalecido con el paso de los siglos con una incicpiente modernidad con la que aspira a colocarse como locomotora de las sociedades mundiales. Esto deja múltiples parajes salpicados a lo largo de todo el país: los cantones, al sur del país, respiran el mismo aire que años atrás mientras que las grandes urbes, como Shangai, son el fruto de una occidentalización, acelerada en los últimos cursos. Sin embargo, China guarda distintas perlas a lo largo de su enorme geografía. Bastiones donde la naturaleza se adueña de todo lo que habita por esos lugares e incluso rincones paradisiácos. Entre estos últimos, se encuentra la isla de Hainan. Una gota de exotismo al sur del país y muy cerca de Vietnam.Está provincia insular, teniendo en cuenta la masificación de otras regiones, está poco habitada (con 8 millones de personas). La isla de Hainan está avanzando como destinos turístico del gigante asiático. Sus cristalinas aguas, sus kilométricas playas de fina arena y su naturaleza han hecho que este lugar se haya ganado el apodo de «El Hawai de Oriente». El gobierno ha invertido en esta región para que acabe compitiendo con otros paraísos como Phuket (en Tailandia)El proyecto de desarrollo turístico a gran escala de Hainan espera estar concluido para el año 2020, aunque siendo que muchas veces en China, el desarrollo descuida demasiado las políticas medioambientales, Hainan es hoy un paraíso con pocas alteraciones. Con capital en la ciudad de Haikou, la urbe más grande de la isla cuenta con infraestructura suficiente para el turismo, un buen punto de partida para explorar gran parte de la isla.

Otros artículos que te pueden interesar