El paraíso bajo el mar de Okinawa

Okinawa es un lugar mágico porque es como otro Japón dentro del propio País del Sol Naciente. Con una biodiversidad impresionante, una gastronomía propia y una atractiva cultura, este territorio poco explorado por los viajeros que acuden a Asia bien merece una visita en profundidad, aunque sólo sea para intentar comprender por qué sus habitantes son los más longevos del mundo.

1

Otra buena razón podría ser la de practicar el submarinismo en algunas de las aguas más bellas del planeta. En las cercanías de Okinawa-Honto hay numerosos sitios indicados para principiantes. Uno de los mejores es el malecón de Sunabe, donde hay grandes arrecifes de coral blando. El cabo de Onna, por otro lado, es conocido por su coral duro y su variada fauna marina. Muy cerca de las islas Kerama hay lugares llenos de peces de arrecife y unos paisajes subacuáticos dignos de admirar.

2

Para submarinistas más experimentados, nada como dirigirse a las islas situadas más al Sur. Aquí se pueden encontrar algunas verdaderas joyas marinas en cuanto a áreas para practicar este deporte. En los alrededores de Miyako-jima existen más de 50 lugares en los que podemos organizar una inmersión con total seguridad, sobre todo para visitar las cuevas.

4

Las islas de Yaeyama, por otro lado, ofrecen al submarinista 360 especies distintas de coral y anémonas de mar, con especial profusión de arrecifes de coral Ao de color azul, muy raros de ver. Se pueden ver por la zona desde barracudas hasta peces espada y mantas.  Por no hablar de las tortugas marinas, muy típicas de estas aguas y de los ejemplares de pez martillo.

3

Pero además, es interesante salir fuera del agua para recorrer el norte de la gran isla de Okinawa, isla principal del archipiélago de Ryukyu, la cual está salpicada de bonitas playas, montañas y colinas cubiertas de bosque subtropical. A la zona del centro, se la llama por los habitantes ‘Chanpuru’, que traducido significaría «mezcla». Esto se debe a la multitud de bases de EEUU que hay en la zona lo que le da al territorio una fusión entre ambas culturas de lo más interesante. Pero uno de los hitos por lo que es importante esta región central es el hecho de que se aquí hay multitud de zonas consideradas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.Vemos que Okinawa es el lugar perfecto para descubrir un Japón tan fascinante y enriquecedor como el de la isla principal.

Otros artículos que te pueden interesar