El Nido del Tigre de Bután

Esta maravilla arquitectónica, cercana a la localidad de Paro, es la más visitada por todos los viajeros en Butan.

Construido en 1692, el Nido del Tigre es uno de los lugares más sagrados de país. El monasterio está formado por seis templos y un área residencial, que está diseñada para encajar perfectamente en la cornisa de granito y dar acceso a las ocho cuevas de meditación, que se encuentran detrás de los edificios.

Todas las estructuras están interconectadas a través de empinadas escaleras talladas en piedras y pequeños puentes de madera.Las bellas y elaboradas pinturas murales y estatuas, dentro de varios de los templos, ofrecen un profundo conocimiento de los principios de las prácticas y la filosofía budista.

El camino hasta el Monasterio discurre a través de un bosque de pino decorado con banderas de oración, se puede hacer a pie o también a caballo. Es necesario un permiso especial para visitar el monasterio.

La leyenda del Nido del Tigre

Las raíces del Monasterio de Taktsang se remontan al siglo 8 y a la existencia de la figura histórica de Guru Riponche, también conocido como Padmasambhava y tradicionalmente venerado como la segunda reencarnación de Buda. La leyenda cuenta Guru Riponche subió hasta la montaña a lomos de Tsogyal Yeshe, a la que transformó en tigre volador para llegar hasta el lugar donde ahora encontramos el Monasterio.

Guru Riponche fue el responsable de la difusión del budismo en Bhutan.Los trabajadores que construyeron el templo se enfrentaron a los acantilados y a la ruta escarpada. Según la leyenda, las Dakinis, diosas femeninas con la capacidad de volar, fueron las encargadas de transportar los materiales de construcción hasta lo alto de la montaña para facilitar el proceso de construcción.

Durante siglos el templo ha permanecido en su estado original, hasta que en 1998, desafortunadamente, fue destruido una gran parte a causa de un incendio. El Gobierno de Bhutan inmediatamente inició los trabajos de reconstrucción y desde 2005, se puede volver a visitar en su pleno esplendor.

Otros artículos que te pueden interesar