El eco-turismo en Borneo

Borneo, tan grande como la Península Ibérica, alberga el segundo bosque tropical más extenso del Planeta después del Amazonas, virgen gracias a sus altas montañas, tapizadas de selvas cortadas por inmensos ríos que resulta la única vía de aproximación a las tribus aborigenes que viven en la espesura de esa basta región natural.Paisajes espectaculares y una fauna fascinante son las principales atracciones de esta parte de Malasia. Sea aventura, naturaleza, fauna, cultura o simplemente disfrutar de un gran viaje, Sabah es sin duda el sitio que te ofrece todas estas posibilidades.En el interior de la isla, el monte Kinabalu se alza como uno de los principales atractivos de Sabah. Está considerada una de las montañas más fáciles de escalar del mundo, y las vistas desde la cima son sensacionales, especialmente al atardecer.Estado de Sarawak: Las culturas aborígenes de Borneo  y el eco-turismoBorneo: los frutos del ecoturismo“Los iban dependeremos  en buena medida de los recursos del bosquepara sobrevivir. La tala forestal y la progresiva incorporación de nuestros jóvenes a la sociedad moderna nos obliga a obtener ingresos adicionales para poder hacer frente a los retos del siglo XXI sin perder nuestra esencia como pueblo. El turismo gestionado por nosotros mismos nos proporciona esta entrada de dinero a la vez que nos da ahora nuevas razones para proteger las  riquezas de nuestro entorno natural”John Kemena, anciano jefe ibanLos iban, que viven en el estado malayo de Sarawak desde hace más de cuatro siglos, han convertido al bosque tropical en su supermercado y su carpintería. Utilizan una inmensa variedad de plantas, de animales y de materias primas para alimentarse, tratar las enfermedades, construir sus casas y practicar sus ritos.La biodiversidad de esta región del noroeste de Borneo es reconocida como una de las más ricas del mundo. Es tanta la importancia que los recursos naturales tienen para los iban que sus leyes consuetudinarias les prohíben derribar ciertos árboles, cazar determinados animales y destruir zonas forestales que contienen valiosos frutos o materiales de construcción.

Otros artículos que te pueden interesar