CineAsia nos trae ‘Au Revoir Taipei’

Año: 2010País: Taiwán, USA, AlemaniaDirector: Arvin ChenDuración: 85 m.Género: Comedia románticaProtagonistas: Amber Kuo, Yao Jack, Lawrence Ko, Frankie Gao, Peggy Tseng.Más información: http://www.imdb.com/title/tt1291125/Sinopsis: La novia de Kai acaba de partir rumbo a París. Sumido en una depresión por su ausencia, Kai pasa las noches en vela en una librería, que utiliza a modo de biblioteca, donde intenta aprender francés lo más rápidamente posible con el objetivo de acudir al encuentro de su amada. Pronto atrae la atención de Susie, la dependienta del local, quien intenta una y otra vez iniciar una conversación con el perseverante Kai. Por otro lado, el mafioso conocido como Hermano Bao, tío de Kai, está cansado de su atribulada vida y piensa en la jubilación, aunque no sabe si traspasar el negocio a su sobrino preferido o a Hong, líder de una banda de matones no muy brillantes, precisamente.Crítica: Avalada por el Premio Netpac 2010, galardón que se otorga a la mejor película asiática vista durante el Festival de Berlín, Au Revoir Taipei, título que nos remite instantáneamente al clásico de Louis Malle, Au Revoir les Enfants, nos explica las aventuras de un joven quien, al marchar su novia a estudiar a París, decide pasarse las tardes en una librería aprendiendo francés para poder ir a visitarla. Todo esto dará pié a que conozcamos a un nutrido grupo de extravagantes personajes con los que vivirá una noche bastante peculiar, muy al estilo del Jo, Qué Noche de Martin Scorsese. El director del film, Arvin Chen, ha contado para el que es su debut en el terreno del largometraje con la inestimable ayuda en su faceta de productor ejecutivo del laureado cineasta alemán Wim Wenders (lo que nos puede dar una pista del porqué fue premiada en Berlín); y si uno analiza el film puede encontrar cierta similitud con el cine del director de El Cielo sobre Berlín: la crisis de identidad de algunos de sus protagonistas, como el caso del hermano Bao, un mafioso cansado y extenuado de su corrompida vida, que ansía retirarse y entregar el bastón de mando a alguno de sus atolondrados sobrinos (uno de ellos, jefe de una banda de inusual vestimenta a la que hay que echar de comer aparte, es sin duda de lo mejorcito de la función); o esos paseos urbanos donde se pulsa de manera fehaciente y muy fidedigna el ritmo de una ciudad, aquí una Taipei de colores brillantes que contrastan con el cielo nocturno y que de alguna manera también nos acerca al Richard Linklater de Antes del Amanecer.Todo ello mostrado con esa mezcla de géneros tan característicos en el cine taiwanés donde a una escena de persecuciones le sigue una romántica, y a esta otra de corte mágico-realista, y con una banda sonora excelente (firmada por Wang Hsu, un joven compositor taiwanés que acaba de poner la banda sonora a la comedia Love You 10.000 Years), contrapunteada con sublimes momentos de jazz. A destacar también algunos diálogos hilarantes, como los que se producen entre el desgarbado y tímido amigo del protagonista y los matones que lo secuestran. La gracia del asunto estriba en que aquí nadie quiere hacer daño a nadie; no existen explosiones ni violencia gratuita, e incluso algún personaje se disculpa cuando golpea a otro un poco fuerte. Es simple diversión con mensaje un tanto trillado: el amor nos puede pasar por la cara sin darnos cuenta si estamos cegados ante una quimera imposible de alcanzar. Final feliz para todos con bailoteo incluido y a otra cosa mariposa.En definitiva, un trabajo que destaca por su hermoso estilo visual y por la notable caracterización de sus personajes estrafalarios, pero que pierde fuelle cuando flirtea con elementos dramáticos. Lo mejor: Algunos secundarios están muy bien buscados.Lo peor: Funciona como comedia, pero no como drama.Por nuestro colaborador Francisco Nieto

Otros artículos que te pueden interesar