Boracay, 10 kilómetros cuadrados de paraíso

El paraíso puede tener una extensión de tan sólo 10 kilómetros cuadrados. La prueba está en Filipinas, concretamente en la pequeña isla de Borocay, donde la arena blanca y sus aguas de un celeste radiante nos darán la razón.

El viajero encontrará dos playas principales en la isla: White Beach y Bulabog. La primera de ellas se extiende cuatro kilómetros y en ellas encontraremos un innumerable número de resorts (se han llegado a contabilizar 350), albergues, restaurantes y distintas empresas turísticas que harán un lugar ideal para descansar.La playa de Bulabog es la playa secundaria de la isla, pero el lugar más deseado por los amantes del windsurf y el kitesurf.

El mejor momento para conocer esta isla es entre Septiembre/Octubre y Mayo/Junio, periodo que coincide con el Amihan, estación en la que dominan los vientos alisios y se caracteriza por temperaturas moderados con poca o  ninguna lluvia.

Como lugar paradisiaco, en Boracay las reglas no existen, es un lugar hecho para disfrutar, caminar descalzo, experimentar el placer de la arena blanca bajo los pies, relajarse a manos de un masaje a la sombra de un cocotero o brindar frente a una inolvidable puesta de sol. Los amantes de los deportes acuáticos encontrarán un lugar privilegiado para practicar, además de los ya citados windsurf y kitesurf, buceo y snorkel.Muchos viajeros eligen esta isla para finalizar su viaje por Filipinas, un destino, que pese a no ser de los más reconocidos, ofrece experiencias únicas y que merece ser tenido en cuenta a la hora de planear su próximo viaje.

Otros artículos que te pueden interesar