Lugares de interés en Bután

Lugares de interés en Bután

BUTÁN OCCIDENTAL

PHUNTSHOLING

La pequeña ciudad de Phuntsholing, Puerta de Bután, alcanzó rápidamente su desarrollo a partir de 1966, año en que el país abrió sus puertas al exterior. Es un centro comercial y industrial en el que se puede admirar la fascinante mezcla de cultura indo-nepalesa-Butánesa.

A poca distancia se encuentra el Monasterio de Kharbandi y una serie de ocho chortens que eran en su origen monumentos funerarios; hoy día son monumentos conmemorativos y sagrados que a veces adoptan la forma de un mandala cósmico invitando a la meditación.

THIMPHU

Lugares de interés en Bután

Es la capital del país, aunque eso no hace que pierda el encanto de un pequeño pueblo. El mundo moderno ha ido penetrando en ella desde la apertura de la nación al mundo a mediados del siglo pasado, pero eso en absoluto ha hecho que pierda su esencia ancestral, pues el butanés es un pueblo orgulloso de sus costumbres y tradiciones.

Sin embargo, sí que se nota el contraste con el resto del país en las áreas más céntricas y comerciales de la urbe, similares a las de cualquier otro país del Asia económicamente más desarrollada. Prueba palpable es el tráfico de vehículos, aparatos que aún algunos ancianos recuerdan como algo que se oía que existía en tierras lejanas. Es divertido contemplar el paisaje humano en el que monjes budistas se cruzan en la misma acera con enchaquetados hombres de negocios o jóvenes con la mirada enfrascada en sus teléfonos móviles.

Por supuesto, la oferta de bares, restaurantes, cafés y discotecas están a la altura de cualquier capital oriental. Pero es envidiable la manera en la que los ciudadanos de Thimphu han conseguido un equilibrio perfecto entre la tradición y la modernidad.

El Trashi Chhoe Dzong: Uno de los Dzong más interesantes de la ciudad. Situado al norte, en la orilla oeste del Wang Chhu, encaja en el paisaje de manera casi natural. Este fue el lugar elegido para la celebrar la coronación del rey Jigme Khesar Namgyal Wangchuck en 2008 y es el lugar donde se ubica la mayor fiesta del año en la capital de Bután: El Tshechu.

El Tshechu es un evento religioso que se celebra el décimo día del mes del calendario lunar correspondiente al cumpleaños de Guru Padmasambhava (aunque puede variar de una ciudad a otra).

Toda la comunidad se reúne en el templo y presencia las danzas de máscaras religiosas y recibir las bendiciones de los monjes. Es un festival muy divertido y lleno de color y tiene también un sentido purificador para los asistentes. Y lo mejor es que está abierto a los turistas, que pueden presenciar una tradición tan bonita como mística.

El edificio original, como ocurre en muchos templos de Asia, fue destruido por un incendio en 1771, reconstruido, destruido en un terremoto en 1897 y reconstruido de nuevo en 1902. En 1962 el rey Jigme Dorji Wangchuck comenzó un proyecto de cinco años para ampliar y renovar el lugar. La ampliación se realizó respetando el estilo tradicional en el que no se utiliza ni un solo clavo ni planos arquitectónicos. Además del templo en sí, el dzong albergó la Asamblea Nacional y ahora es la ubicación de la secretaría, la sala del trono y las oficinas del rey y algunos ministerios.

National Memorial Stupa: Esta enorme stupa de estilo típico tibetano es una de las estructuras más visibles de Thimphu y también, un centro de culto diario importantísimo para los butaneses. Fue construido en 1974 y sólo por la decoración tan hermosa que se puede contemplar en sus zonas adyacentes ya merece la pena la visita.

Se pueden ver numerosos mandalas complejamente elaborados, estatuas antiguas y un santuario dedicado al antiguo rey. Un buen lugar para contemplar a los creyentes haciendo girar las típicas ruedas gigantes de oración junto a la entrada principal.

El Museo de Legado Folklórico: Este edificio imita la típica granja y está decorado como si fuera de hace más de un siglo. Prácticamente, es un museo viviente en el que tomar el pulso al modo de vida real de la comunidad agrícola y rural de Bután. Especialmente recomendado es hacer una parada para almorzar en su restaurante, en el que se sirve comida tradicional de una calidad impresionante.

El Buda Dordenma: Situado al principio del valle de Thimpu, esta impresionante estatua de unos 50 metros de alto nos muestra a un Buda de acero dorado en cuyo trono se incrustan hasta 125.000 pequeñas estatuas más de Buda. La estatua, que no es muy antigua, se fabricó en China y fue traída hasta el valle por piezas y luego montado gracias a unos enormes andamios. Un lugar que impresiona por la serena mirada del Iluminado en postura del loto que sujeta un cuenco de meditación.

El Museo Textil: El arte de tejer en Bután se eleva a una categoría de calidad difícilmente de igualar. Este museo es un buen testigo de ello. En su planta baja se encuentran expuestos los trajes cham y la planta superior se dedica a mostrar las principales técnicas de que se utilizan y los utensilios adecuados.

También se muestran los diferentes estilos de vestir en cada localidad. Incluso suele haber un pequeño grupo de mujeres que se dedican a tejer delante de los asistentes para demostrar la destreza y el saber hacer de los habitantes de este país con los tejidos. Por supuesto, las prendas que confeccionan están a la venta para los visitantes.

El Instituto Nacional de las Artes: En este lugar se enseñan y perfeccionan los 13 tipos de arte tradicional de Bután. Los estudiantes se especializan en pintura (de muebles, cuadros religiosos, tapices, etc.), talla de madera (máscaras, estatuas, cuencos…), bordado o modelaje de arcilla.

Un lugar en el que disfrutarán mucho los aficionados a la fotografía que vayan con sus cámaras, ya que poder capturar la concentración y pericia de los estudiantes volcados en su trabajo es todo un espectáculo visual. Por supuesto, en las inmediaciones se pueden adquirir objetos hechos por los estudiantes más avanzados en las correspondientes tiendas de artesanía.

La Librería Nacional: Fue creada en 1967 para preservar los antiguos textos tibetanos con los que cuenta la nación. El interés turístico de la biblioteca radica en su arquitectura tradicional del país. También suele haber exposiciones de fotos, manuscritos, cartas y objetos de interés histórico.

El Templo-Fortaleza de Changangkha Lhakhang: Se encuentra en lo alto de una colina en el centro de la ciudad. Se construyó en el siglo XII en el lugar elegido por el Lama Phajo Drukgom Shigpo, procedente del Tíbet. Es muy visitado por los padres que quieren ponerle un nombre santo a sus hijos que les traiga suerte y prosperidad. Su decoración y sus ruedas de oración en color negro y oro son espectaculares.

El Campo y Estadio de Tiro con Arco Changlimithang: El estadio está situado sobre el campo de batalla en el que en 1885 consiguió establecer su supremacía política el rey Ugyen Wangchuck, el primero de Bután.

También se celebran partidos de fútbol, pero lo más interesantes es contemplar las competiciones de tiro con arco, en el que a veces se baten en duelo los arqueros con arco tradicional de bambú contra los jóvenes que prefieren los de alta tecnología hechos de fibra de carbono. Todo en un ambiente de gran camaradería y diversión.

El Instituto Nacional de Medicina Tradicional: Una interesante organización del país en la que se investigan, se elaboran y se distribuyen medicamentos basados en la medicina tradicional basada en la herboristería y los remedios procedentes de la naturaleza.

Aquí se elaboran productos médicos en preparados de todo tipo que se envían luego a los centros de salud regionales de todo el país. Algunos de sus preparados incluso se venden a otros países, como el “Gusano de la raíz”, que se vende en China por precios que pueden alcanzar los 25.000 dólares por kilo.

Lo mejor es que se puede acudir a una revisión en su clínica en la que le dirán si sus humores están en el equilibrio adecuado o necesita algún tipo de tratamiento, todos de forma gratuita.

El centro de la ciudad: La zona centro de Thimpu es un bullicioso y moderno barrio en el que se puede disfrutar de muchas atracciones mientras se le toma el pulso al día a día de la capital. Un buen paseo debe incluir una parada por el National Memorial Chorten para ver el trasiego de la gente.

Muy cerca de aquí se puede contemplar la impresionante Rueda Eterna de rezo budista. Una parada obligada es el Thai Pavilion, que es el parque de la amistad entre Bután y Tailandia, un buen sitio para pasear y tomarse un descanso. Por toda la zona centro encontrará tiendas, bares, cafeterías y restaurantes en los que disfrutar de la parte más moderna de este país.

Parque del Venado del Thimphu: Un lugar perfecto para los que quieran conocer el Bután más místico y espiritual. Este pequeño centro ofrece clases de meditación los martes por la tarde, charlas sobre budismo los fines de semana y proyectan películas los viernes por la noche. Un lugar curioso para hacer algo diferente con la gente local de Thimphu.

ALREDEDORES DE THIMPHU

Al Norte de la ciudad podemos encontrar muchos lugares interesantes.

A seis kilómetros del centro en esa dirección está el suburbio de Taba, en el que se emplaza el Wangchuk Resort Taba, un sitio en el que se puede tomar un baño termal, recibir un masaje, dar un paseo por sus pinares o visitar un pequeño museo en el que contemplar algunos vestigios del antiguo palacio que había cerca del lugar. Una zona perfecta para la meditación.

También al norte encontramos el Palacio Dechenchoeling. Construido en 1952 y usado por la familia real y miembros del Gobierno. Un lugar impresionante por su arquitectura única.

Al sur, encontramos el Simtokha Dzong. Un templo cuyo nombre oficial se traduciría como “el palacio de la profunda meditación y los mantras secretos”. Se construyó en 1629, por lo que por muchos está considerado el primer templo edificado en Bután.

En realidad, sí había templos desde mucho antes, pero no como los Dzong que combinan poder religioso y administrativo ni con la estructura típica de estos. Se ha ampliado y restaurado varias veces, pero siempre respetando la arquitectura tradicional, por lo que es un lugar bastante interesante.

CIUDAD DE PARO

Población de Bután

Un encantador pueblecito cuya calle principal se construyó hace relativamente poco, en 1985. En dicha calle se pueden visitar las bonitas tiendas con sus fachadas de madera pintada en vivos colores. También hay buenos restaurantes.

Aunque en otras ciudades aumentan las construcciones modernas de cemento, Paro es una de las que mejor ha sabido conservar su encanto natural, lo que la hace perfecta para conocerla darlo un largo paseo. Algunas de las cosas que no hay que perderse son:

Paro Dzong: Es el templo más impresionante y famoso de todo Bután. Probablemente, el mejor ejemplo de arquitectura tradicional también. Sus impresionantes muros son visibles más allá del valle.

El nombre original del templo es Rinchen Pung Dzong, que significa “La Fortaleza en una Colina de Joyas”.

El templo sobrevivió en 1897 a un terremoto, pero fue dañado por el fuego (como muchos otros de este país) en 1907. Hoy en día, ya reconstruido, es a la vez el hogar de los monjes y acoge las oficinas del Gobierno. Además, es uno de los principales lugares de culto para la población butanesa.

Museo Nacional de Paro: Antiguamente era una torre de vigilancia perteneciente al templo de Paro. Desde 1968 es el hogar de este museo que alberga numeroso arte sacro, máscaras tradicionales, una galería de historia natural y muchas reliquias interesantes.

Kyichu Lhakhang: Uno de los templos más bellos y antiguos de todo Bután. Se cree que el templo se construyó en 659 de la mano de uno de los primeros monjes tibetanos en llevar hasta ese territorio el budismo. Más tarde se amplió el templo con varias alas enormes, en muchas de las cuales se pueden contemplar impresionantes muestras de arte butanés e imaginería budista.

Taktshang Goemba: Literalmente, El Templo del Nido del Tigre. Probablemente uno de los más famosos templos de Bután para los extranjeros. Algo lógico, ya que impresiona ver cómo está construido sobre un risco en plena montaña, enfrentándose al abismo.

Población de Bután

La única manera de llegar al monasterio es caminando, montando a caballo o a lomos de un tigre mágico como el de la leyenda que da nombre al templo, según la cual el Guru Rinpoche llegó volando al monasterio a lomos de uno de estos animales.

Antes de empezar la subida, nos encontramos con una cafetería perfecta para reponer fuerzas.

Un buen consejo: Hay que llevar sombrero e ir con agua suficiente para el viaje, ya que el ambiente seco nos puede provocar una enorme sed. Una vez que llegamos a la cima, nos encontramos con una amplia vista de los alrededores.

Hay una manera de llegar hasta el monasterio desde arriba sin necesidad de ningún truco de magia con un tigre: subir hasta la cima de la montaña que alberga al Nido, hacer noche arriba y llegar al monasterio escalando hacia abajo.

Sólo una empresa se dedica a preparar estas excursiones de treking avanzado: Bumdra Trek.

HAA DZONGKHAN

El aislado valle de Haa descansa en la zona sur del valle de Paro, en una zona que a pesar de haber sido bastante inaccesible, ha sido una ruta comercial crucial en toda la historia del país.

Lamentablemente, menos del 10% de los turistas que visitan Bután se acercan a esta zona, pero quizás es un motivo más para hacerlo si queremos contemplar uno de los paisajes más bellos, auténticos y fotogénicos de toda la nación.

Además, los amantes de la aventura encontrarán que es el lugar ideal para practicar senderismo, ciclismo de montaña y escalada. Eso por no mencionar la docena de templos que hay en los alrededores. El lugar perfecto para presumir de haber estado donde aún no hay ido nadie.

PUNAKHA

Es el centro administrativo del distrito del mismo nombre, uno de los 20 en los que se divide Bután. Era la capital del país y la sede del Gobierno hasta 1955, cuando se trasladó a Thimphu.

Debido a la altitud en la que se encuentra, 1.200 metros, la temperatura es bastante alta en verano y muy baja en invierno.

Uno de los pilares de su economía es el cultivo del arroz a lo largo de sus valles.

Es un lugar de una belleza espectacular.

Palacio de la Gran Felicidad: (también llamada Pungthang Dewachen Phodrang o Punakha Dzong) Fue construido por Tuebi Zaow Balip y es muy importante en el país, puesto que entre otras cosas es la residencia de invierno del Cuerpo Monástico de Bután, dirigido por su santidad Je Khenpo.

Población de Bután

Salvando las distancias, esta institución sería algo así como la Conferencia Episcopal en España, pero budista. Aquí se guardan los restos sagrados de algunos famosos monjes como Zhabdrung Ngawang Namgyal y Terton Padma Lingpa.

De nuevo en este templo (como pasa en toda Asia debido a las construcciones en madera), tenemos que hablar de su destrucción por el fuego en 1987, aunque fue rápidamente reconstruido.

CENTRO DE BUTÁN

TRONGSA

Es la capital del distrito homónimo, cuyo nombre significa “Pueblo Nuevo”. Es muy famoso por su dzong, construido en 1644. Construido sobre una montaña, es espectacular ver cómo se alza sobre las rocas y el acantilado en cuyo borde se sitúa. Su arquitectura, su decoración y su Torre del Reloj es algo digno de ser contemplado.

Kuenga Rabten: Situado en los alrededores, es el palacio de invierno del segundo rey. Es un lugar llamativo, ya que está rodeado de una naturaleza impresionante, con enormes cascadas, bosques y montañas.

Se puede practicar senderismo o hacer estupendas rutas en bicicleta. Muy recomendable para ver la vida típica del rey y conocer sus traducciones.

Eundu Chholing: Si viajamos 25 kilómetros al sur del valle nos encontramos con el palacio de invierno del primer rey. Aunque es de propiedad privada, el palacio se puede visitar para disfrutar de sus impresionantes estancias.

JAKAR

Población de Bután

Muy cerca del valle de Chokhor se encuentra Jakar. Es el lugar perfecto en el que hospedarse durante unos días si se van a explorar bien los valles de alrededor. El pueblo es bastante nuevo en cuanto a instalaciones ya que fue restaurado tras un incendio que lo devastó todo en 2010.

El templo de Jakar: Según la leyenda, fue construido al ser el lugar en el que se posó un bello pájaro blanco mientras los monjes buscaban ubicación para su nuevo templo.

Su pintoresca decoración es tan atractiva como las vistas de las que se pueden disfrutar de sus alrededores. En su interior, además de las dependencias de los monjes y los lugares para el rezo y la meditación, existen también numerosas oficinas de la administración.

El Palacio de Wangdichholing: Fue el primer palacio de Bután que no se construyó con fines defensivos, como otras fortalezas. El hijo del primer rey de Bután nació aquí, por lo que se considera un lugar muy importante para la monarquía butanesa.

TRONGSA DZONGKHAG

Esta área en mitad del país es un lugar estratégico debido a las carreteras que surgen de él y comunican Punakha, Bumthang y Zhemgang. La ciudad en sí es un lugar con unas vistas impresionantes de los alrededores montañosos, conocidos como las Montañas Negras. La ciudad es muy bella y tranquila, de gran influencia tibetana.

Templo de Trongsa: Uno de los dzong más espectaculares que hay debido a que su alta cúpula desaparece en lo alto entre la niebla en algunas ocasiones. Su historia data del siglo XVI. El Trongsa Dzong es de un gran interés. Su decoración típica es magnífica, así como muchas esculturas y su arquitectura tradicional. Es interesante ver el día a día de los monjes cuando se visita el lugar, que es por supuesto una parada obligada si se viaja a Bután.

DOCHULA PASS

Este es el sitio perfecto para contemplar una vista panorámica de 360º de la cordillera del Himalaya. Las 108 stupas que adornan los alrededores son impresionantes. Es uno de los lugares más visitados por los viajeros y por muchos butaneses. Mucha gente local se acerca hasta aquí los fines de semana para hacer un picnic disfrutando del paisaje cuando hace buen tiempo. El lugar perfecto para disparar con su cámara de fotos.

BUMTHANG

La región de Bumthang abarca cuatro grandes valles: Chokhor, Tang, Ura y Chhume.

Sobre el origen del nombre del valle hay división de opiniones. Hay quien opina que es por su forma de vaso de agua bendita, llamado “bumpa”, aunque una teoría menos respetuosa dice que “bum” significa “muchacha”, por lo que el nombre se le dio por la gran belleza de las mujeres de la región.

Esta región está considerada el corazón religioso de la nación y el hogar de algunos de los templos budistas más antiguos del país. Por ello, como es lógico, es también uno de los lugares más tranquilos del reino, en el que muchas personas viven de la agricultura y están en pleno contacto con la naturaleza.

El legado histórico y cultural de la región es impresionante y, cómo no, la profusión de templos que lo salpican es abundante.

Chokhor Valley: Su mural de los mil budas es algo tan espectacular que sólo por eso merece la pena visitar la capilla del valle. En la zona norte del valle está Kalachakra Temple. Un lugar lleno de estatuas de deidades animales muy interesantes. Detrás del templo hay un montón de stupas y tumbas de piedra. Un lugar con mucho colorido y valor histórico.

Ura Valley: Ura es el valle más grande de todos los de Bumthang y se cree que los primeros habitantes del país surgieron de aquí. La propia ciudad de Ura es una de las más interesantes de Bután.

El Lhakhang de Ura domina la ciudad, dándole una atmósfera medieval. La ciudad se llena de vida durante el festival Ura Yakchoe. Hay danzas de máscaras, procesiones y concursos de tiro con arco y se suele celebrar en mayo, aunque cambia de fecha, en ocasiones, sin previo aviso.

ESTE DE BUTÁN

Una de las razones por las que visitar el este de Bután es que no son muchos los turistas que se acercan a esta zona, a pesar de ser un lugar de lo más hermoso y acogedor. Sus bosques, sus fábricas de sedas y artesanía o la multitud de templos visitables son sólo algunas de las cosas que hacen de esta área un sitio interesante.

MONGAR

A pesar de que a lo largo del país la mayor parte de las ciudades están en valles, no es el caso del Este, cuyos pueblos se suelen encontrar enclavados en lo alto de riscos o colinas, como ocurre con Mongar.

No es un lugar con muchas atracciones, pero sí puede ser conveniente pasar aquí una noche de camino hacia Trashigang. Entre sus principales hitos, como no podía ser de otro modo, se encuentra su Dzong, que fue construido en 1930. Especialmente interesante es su capilla dedicada a las deidades de protección.

TRASHIGANG

Es una de las ciudades más interesantes de Bután y la base de operaciones perfecta para partir a otros destinos cercanos e interesantes. Es una ciudad muy pintoresca por la que merece la pena dar un buen paseo a pie y parar a comer en alguno de sus numerosos restaurantes.

Uno de sus rincones más interesantes es la rueda de rezo que se encuentra en medio de su principal plaza. Un lugar en el que hay muy cerca mercados de vegetales, hoteles, bares, pastelerías y tiendas de artesanía.

El Dzong de Trashigang: Se encuentra ubicado en un promontorio de tierra desde donde domina la confluencia de los ríos Drangme Chhu y Gamri Chhu. Toda la región era gobernada desde este dzong desde finales del siglo XVII hasta comienzos del siglo XX.

Una cosa llamativa de este templo es que la parte administrativa y la monacal comparten un mismo espacio, en lugar de estar dividida como ocurre en muchos otros edificios de este tipo.

TRASHI YANGTSE

El asentamiento de Trashi Yangtse se levanta justo sobre el Chorten Kora, a unos 3 km desde el viejo Dzong. El nuevo Dzong y la ciudad ocupan una de las esquinas más al este del reino.

La carretera que entra en el pueblo pasa por un área de bazares ricamente decorados y por un puente hermosísimo. La carretera vira al noroeste y sigue por el Kulong Chhu Valley hacia el asentamiento.

Tschenkarla dzong: A unos pocos kilómetros de la región se encuentran las ruinas del Tschenkarla dzong, que se construyó en el siglo XIX. Fue abandonado a medida que los habitantes se iban trasladando a zonas en las que mejorar los cultivos.

Chorten Kora: Un templo enorme que tiene unas obvias influencias tibetanas en su arquitectura, con gran profusión de decoración nepalí. En él se celebran distintos festivales y rituales religiosos a lo largo del año lunar que pueden ser de lo más interesantes para los extranjeros que decidan aventurarse a conocerlos. Es un lugar que merece una visita, ya que es de una gran importancia para los budistas tibetanos.


En 25 años más de 25.000 viajeros han descubierto Asia disfrutando con nuestros viajes saber más