Lugares de interés en Taiwan

Lugares de interés en Taiwan

TAIPEI

Considerada como una de las capitales más importantes de toda Asia, la hermosa Taipei destaca por la fusión perfecta que ofrece de cultura china y japonesa, pero con una idiosincrasia propia. Ciudad inquieta y bulliciosa, es famosa en todo el país por los numerosos artistas que habitan sus calles, sus lugares de ocio nocturno, sus restaurantes y sus templos y rincones históricos.

Taipei 101: El orgullo de la ciudad y uno de los rascacielos más altos del mundo. Con 508 metros de altura, se comenzó a construir en 1988 y se culminó en 2003. Su piso 85 nos ofrece un impresionante mirador desde el que contemplar toda la ciudad a sus pies. La forma de pagoda recuerda el lugar en el que la tierra se une con el cielo y los cuatro puntos cardinales.

Como ocurre en otros grandes edificios de todo el mundo, su iluminación cambia de vez en cuando para recordar fechas señaladas. El centro comercial del rascacielos es un lugar impresionante en el que encontramos desde bancos hasta restaurantes, pasando por tiendas de ropa, discotecas, librerías, cines, hoteles de cinco estrellas y un sinfín de lugares interesantes. El espectáculo de luz y sonido que realizan con fuegos artificiales cada 31 de diciembre es todo un acontecimiento en la ciudad.

Su nombre proviene de las 101 plantas que se elevan sobre el suelo, aunque también posee 5 sótanos bajo la superficie de la calle. La visita a este coloso de la arquitectura es una parada casi obligada para los viajeros que vayan a Taiwan.

Taipei 101 en Taiwan

Templo de Confucio: Este hermoso templo de arquitectura tradicional se erigió para honrar al sabio personaje histórico que lleva su nombre. La ornamentación, como los gustos del propio Confucio, es bastante sencilla a la vez que armónica y delicada. Hay varios motivos en el templo que recuerdan al búho, símbolo de la sabiduría y de que la educación acepta a todos los seres humanos sin importar de donde vengan.

Al contrario que en muchos templos asiáticos, no hay escrituras en el templo debido a que, por respeto, nadie se atreve a leer o escribir frente al maestro. Todos los años el día 28 de septiembre se celebra una gran ceremonia en honor al sabio chino con música y lectura de poemas y loas a su persona, además de bailes tradicionales.

Memorial de Chiang Kai-Shek: Con una altura de 70 metros y un magnífico arco de entrada de 80 metros de ancho, esta es una de las mejores muestras de la ciudad en cuanto a arquitectura china tradicional se refiere. Es el hito histórico más prominente en Taiwán, la CKS Memorial Hall fue erigido en honor y memoria del Generalísimo Chiang Kai- shek, el ex Presidente de la República de China, y fue inaugurado en 1980 como parte de un Parque Nacional y área de reunión. Para evitar confusiones, diremos que el nombre oficial (por razones políticas) es el de Plaza de la Libertad, aunque todo el mundo lo conoce por el nombre que tenía originalmente: Reino Unido.

Plaza de la libertad en Taipei

Museo Nacional: Un lugar especialmente indicado para los amantes de la historia de Asia, pues cuenta con una colección de arte chino que está considerada la más vasta en su clase, amén de una de las más admiradas de todo el continente, con casi un cuarto de millón de piezas.

El Templo de Lungshan: Dedicado a Kuan Yin, Diosa de la misericordia, la estructura original fue destruida en 1867. Desde entonces ha sufrido dos transformaciones más en 1926 y 1959. Aunque fue dedicado en sus comienzos a Kuan Yin, divinidad budista, alberga asimismo dioses no budistas de la tendencia taoísta.

Templo de Longshan Taipei

Centro de Taipei: El núcleo vibrante de la ciudad, una zona llena de vida, cosmopolita, ecléctica y tremendamente atractiva para tomarle el pulso a esta fascinante ciudad.

Aquí podemos adentrarnos en áreas como Ximending, en la que comer en algunos de los mejores restaurantes de la capital (a un precio más asequible de lo que cabría pensar en un principio), visitar interesantes centros culturales y de exposiciones, comprar ropa o disfrutar de una copa en un bar de moda.

Otro hito interesante lo encontramos en el Guanghua Digital Plaza Computer Market, el mercado más grande y completo de electrónica del país. Más de seis edificios en los que se puede encontrar desde cámaras de fotos hasta sistemas de karaoke.

Una parada obligada en el Downtown es también el Taipei Museum of Contemporary Art (también conocido como MOCA), pues la ciudad es bastante conocida por su escena artística y la profusión de creadores plásticos que habitan en ella.

Huashan 1914 Creative Park es otro lugar llamativo como centro de arte plagado de obras de jóvenes artistas en el que se puede disfrutar de espectáculos y exhibiciones de primera magnitud.

Templo Xingtian: Situado en el distrito de Zhongshan, el templo se erige en honor de Guan Yu, nada menos que el patrón de los hombres de negocios. Llaman la atención especialmente las esculturas de dragones que salpican el enorme emplazamiento del templo, cuya construcción es relativamente reciente, pues se edificó en los años sesenta.

Metro de Taipei: Es un metro como el de cualquier otra ciudad asiática, pero con la salvedad de que sus estaciones más importantes están consagradas al arte público: Murales de niños, exposiciones de jóvenes artistas, collages de todo tipo y esculturas adornan un suburbano que hace del paseo una experiencia cultural y enriquecedora.

Mirador New City Hall: Situado en el distrito de Banqiao, este mirador es un lugar estupendo para contemplar la gran capital. El área está rodeada por cientos de tiendas y el edificio donde se sitúa el mirador tiene 30 plantas. Y lo mejor de todo: subir es gratis.

Mansion de la Familia Lin: Esta finca fue construida en 1857 por el pastor Cho Fu, un inmigrante chino de segunda generación perteneciente a la familia Li. La familia hizo su fortuna con la fabricación y venta de cestas de bambú de gran calidad hechas a mano. En 1895, los siete hijos de Elder Cho Fu fueron capaces de ampliar sus terrenos con la ayuda de un arquitecto de la provincia china de Shanxi, llamado Liao Feng-Shan.

Después de más de dos décadas de reformas y trabajos de restauración, los terrenos fueron finalmente abiertos por la familia Li al público en 2006. Muy cerca de los terrenos de la familia se encuentra el impresionante templo de Yonglien. Su abigarrada decoración llena de inscripciones, dragones e imaginería sagrada china hará las delicias de los aficionados a contemplar templos asiáticos. Una experiencia de lo más completa esta visita para conocer de cerca la parte más tradicional de Taipei.

Templo de Mengjia Longshan: Este templo data del siglo XVIII y es un lugar de culto bastante importante para la población china de la ciudad. Durante la II Guerra Mundial fue bombardeado numerosas veces y muchas obras de arte y partes del templo se perdieron irremediablemente. Tras ello, fue debidamente reconstruido, pero añadiendo elementos de arquitectura taiwanesa. Como ocurre en otros muchos templos, existe una mezcla de deidades budistas y taoístas a las que se rinde culto en el templo. Un lugar muy interesante de visitar por ser uno de los más influyentes templos de Taipei.

Taipei Artist Village: Concebida como aldea artística que se configura en reflejo del verdadero espíritu de la ciudad, este alucinante lugar no sólo alberga la obra de numerosos artistas de Taiwan, sino que posee un programa de residencia para jóvenes y multitud de programas culturales con otros países para estrechar lazos a través de las artes. Un lugar concebido para el libre intercambio de ideas entre los pilares del arte nacional con una visión internacional e integradora de la cultura.

Museo de Arte Contemporáneo de Taipei (Conocido como MOCA):Nos encontramos ante la primera institución artística de todo el país, el más importante museo en cuyo edificio se albergaba originalmente la Escuela Primaria Cheng Jan, establecida durante el periodo colonial japonés.

Desde su apertura el museo ha combinado su estilo clásico arquitectónico con lo más granado y vanguardista del arte contemporáneo. Las estéticas más innovadoras se dan la mano con lo último en tecnología aplicada a las artes, la moda y el diseño. Sería el equivalente taiwanés al MOMA de Nueva York, por lo que la visita es de lo más recomendable en nuestro viaje.

Guanghua Digital Plaza: El mega-centro comercial de tecnología por antonomasia en el país. Aquí hay cientos de pequeños comercios en los que se puede comprar desde un microprocesador a un ordenador completo de última generación. Además de muchos más productos tecnológicos como periféricos, cámaras, tarjetas de memoria, discos duros y un largo etc. El lugar perfecto para los amantes de la tecnología.

National Theater & National Concert Hall: También conocido como National Chiang Kai-Shek Cultural Center, se edificó en el año 1987 y es uno de los principales espacios culturales del país. Su arquitectura tradicional china es espectacular y sólo por eso ya merece la pena una visita. Existe en sus dependencias una galería de arte y una biblioteca, pero además las actuaciones que tienen lugar en él son de artistas de trascendencia mundial, por lo que puede ser muy edificante echar un vistazo a la programación por si podemos asistir a algún buen espectáculo.

FreeS Art Space: Uno de los lugares punteros en cuanto a exhibiciones de arte contemporáneo de la ciudad. Se pueden contemplar exposiciones pictóricas, esculturas, instalaciones plásticas y un sinfín de propuestas interesantes.

Zoo de Taipei: Son muchas las ciudades del continente que cuentan con un parque zoológico, pero Taipei puede presumir de tener el más grande de toda Asia, lo que no es decir poco. Además, en el Zoo de Taipei mantienen una política muy activa de investigación, protección y divulgación animal y los animales son tratados con respeto y cariño.

Son cientos las especies animales y botánicas que se pueden contemplar aquí, pero sin duda las grandes estrellas son sus osos pandas. Estos hermosos animales han conseguido reproducirse en cautividad en el zoológico, todo un logro para los biólogos taiwaneses.

Ximending: Fue el primer área peatonal que se creó en Taipei y es un distrito comercial de suma importancia. Se sitúa en el distrito de Wanhua y su equivalente japonés, para hacernos una idea, sería el cruce de Shibuya. Es muy interesante, de hecho, la mezcla de cultura taiwanesa y japonesa que se da en esta zona y las subculturas y tribus urbanas que se pueden ver por aquí. Es un área de congregación juvenil muy popular en la ciudad, como se puede deducir.

En la zona hay varios sitios históricos (además de tiendas, bares y restaurantes) como la Calle del Teatro, donde se encuentra el Red House Theater, edificado durante la ocupación japonesa. Uno de los barrios más divertidos de Taipei que no decepcionará al viajero. Beitou: El lugar perfecto para relajarse y huir del bullicio de una ciudad tan viva como Taipei. Situado en la zona norte de la capital, sus aguas termales tienen prestigio internacional y sus zonas verdes son un bálsamo para los sentidos. Esta área de Taipei fue nombrado en 2012 como uno de los municipios turísticos más interesantes de la ciudad por parte de la Oficina de Turismo de Taiwan.

Es interesante la historia de la que proviene el nombre de esta zona: en la lengua aborigen, Beitou se puede traducir como “Casa de Brujas”. Esto es debido al miedo que provocaba en los lugareños el vapor que salía de la tierra debido a la presión y temperatura de las aguas termales. Además, sus restos arqueológicos de más de 100 años de antigüedad son toda una atracción.

NORTE DE TAIWAN

Desde Taipei es fácil hacer una excursión a la costa Norte de Taiwan. Una región hermosa e interesante, en la que se puede acceder a lugares como:

Tamsui: Ciudad costera que cuenta con un antiguo fuerte desde el que es todo un placer contemplar la puesta de sol. Sus estrechas calles siempre están muy animadas por población local y turistas, y es un buen lugar para hacerse con antigüedades en algunas de las tiendas que salpican los barrios.

El ancestral Templo de Matsu es una de las paradas obligatorias, así como también el Fuerte de Santo Domingo, construido por los españoles en el siglo XVII, ocupado por los holandeses y capturado por los chinos. Un lugar con mucha historia detrás.

Templo de Matsu en Taiwan

Yehliu: Está en la costa norte de Taiwan. Las formaciones rocosas conocidas como los Sauces Silvestres constituyen un impresionante conjunto formado por la erosión que dejará boquiabiertos a los viajeros. El puente de piedra sobre la piscina natural de Yehliu es un lugar perfecto para disfrutar de unas vistas privilegiadas.

La ventana de china: La ventana de China es donde se encuentran las miniaturas de las estructuras más conocidas tanto de Taiwan como de China continental. Además, posee un jardín clásico chino y un estupendo restaurante, una casa de té y una tienda de recuerdos.

Montañas de la Cabeza del León: Templos, mausoleos y monasterios budistas… todo ello evocando a la China más ancestral. En la entrada hay un viejo arco de piedra desde el que se puede acceder a los 1.500 escalones que llevan al pabellón-mirador que hay en la cumbre. Hay un precioso sendero a través de un bosque de bambú que nos lleva hasta la Cola del León. En el paseo, podremos observar los bonitos templos y a los monjes que hacen su día a día aquí.

ESTE DE TAIWAN:

Esta área de la isla está aislada del resto por las altas cumbres de la Cordillera Central. Dicha posición ha dejado a la región escasamente poblada, lo que se nota en los índices de contaminación tan bajos que se detectan. Aquí se pueden contemplar algunas de las atracciones más hermosas del país:

Hualien: En esta pequeña ciudad está uno de los cinco puertos más importantes del país y es el punto de partida ideal para las excursiones al Desfiladero de Taroko, en el extremo Este de la Carretera Transversal del centro de la isla. La ciudad también es famosa por su artesanía en mármol, por lo que puede ser bonito llevarse un recuerdo de este tipo. Aquí es donde viven más de 80.000 aborígenes de la isla, casi todos de la tribu Ami.

Parque Costero de Yenliao: Sus impresionantes pabellones de madera que recuerdan el pasado chino de la isla son sólo parte del interés de este bonito parque. También tiene arrecifes, dunas, ensenadas, riachuelos, plantaciones de arroz en terrazas, colinas, un par de faros y un sendero por el monte perfecto para tener unas vistas privilegiadas de la costa. Toda una experiencia sensorial que bien merece una excursión.

Yingko: Esta aldea es famosa en todo el país por su artesanía ceramista, especializada en la elaboración de copias perfectas de jarrones de la dinastía Ming. Comprar porcelana de gran calidad le será fácil en las numerosas tiendas que pueblan sus calles. Lo mejor de todo es que muchas de las fábricas permiten realizar visitas guiadas en las que se puede ver a los alfareros en plena acción dando forma a sus obras y pintando y decorando a mano todo tipo de obras.

Sanshia: A unos 22 kilómetros de Taipei y muy cerca de Yingko está el templo Tsu Shih (también llamado Del Ancestro Divino). Construido en el siglo XVIII, quedó en ruinas tras un bombardeo durante la II Guerra Mundial. De hecho, la restauración lleva más de 40 años en proceso y aún no se ha terminado. Aún así, la mayor parte del templo está de nuevo en pie y sus decorados incluyen tallas de piedra y columnas de bronce de lo más llamativas. Además de ocho estatuas enormes, leones tallados en piedra y bajorrelieves con escenas históricas y legendarias.

Los acantilados de coral más altos del mundo: Estos impresionantes arrecifes se contemplan desde un camino que parece colgar suspendido entre el cielo y el mar a más de 800 metros sobre el fuerte oleaje. Un paisaje que parece de fantasía y que hará las delicias de aficionados a la fotografía y de amantes de la naturaleza.

El desfiladero de Taroko: Un río que durante miles de años ha circulado a través de las montañas de granito y mármol da forma a una estrecha quebrada de belleza excepcional. Anclados en las laderas hay multitud de templos y pagodas a las que suele atravesar una densa niebla, que le da al conjunto un aspecto espectral de lo más interesante. El desfiladero mide nada menos que 19 kilómetros y se dice que entre los taiwaneses se ha convertido en la atracción turística más popular de Taiwan.

Isla Verde (Lutao): Llamada así por la roca de color verde esmeralda que emerge desde el mar, justo al este de Taitung. La isla es famosa por las fuentes termales de agua salada y por las formaciones coralinas e increíbles paisajes costeros. Los acantilados, el agua prístina y las playas son perfectas para pescar, bucear y disfrutar de un momento de relax y naturaleza. Es divertido contratar un viaje en barco con suelo de cristal, desde el que podremos ver los arrecifes y los peces de colores de tipo tropical.

Isla de las Orquídeas: Al sur de la Isla Verde existe un islote tropical llamado Lanyu o isla de las orquídeas. Fue bautizado así por las flores que crecen silvestres en la exuberante selva húmeda de los escarpados montes de la isla. Los yami, la tribo aborigen más pequeña y primitiva de Taiwan, la consideran su hogar.

Valle de Chihpen: Este lugar es especialmente interesante porque en él se cumple la tradición por los ancianos aborígenes de acudir al valle para cavar agujeros poco profundos en las riberas del río. Estos se llenan con aguas termales y los ancianos instalan sus bañeras para tomar las aguas y aliviar sus dolencias.

Los atractivos del valle fueron descubiertos hace mucho por los comerciantes chinos, que no dudaron en construir en las proximidades el Centro de Aguas Termales Chihpen. Además, no hay que perderse la hermosa cascada de jade blanco, los dos grandes Budas, el templo y un jardín de flores cerca del complejo. Un lugar que bien merece la pena.

Taitung: Esta región alberga los asentamientos de población más antiguos de todo el país. La ciudad es un lugar tranquilo en el que se pueden iniciar excursiones a varios puntos de los alrededores como la Isla Verde y la de las Orquídeas.

OESTE DE TAIWAN

La joya de la corona en cuanto a naturaleza se refiere, aquí se pueden contemplar desde lagos montañosos a mares brillantes, ríos de gran torrente y fumarolas volcánicas, cimas cubiertas de nieve y bosques tropicales:

Taichung: En el siglo XVII, los pobladores chinos fundaron la villa que más tarde llegó a ser esta ciudad, la tercera más importante de la isla. Hoy en día es el centro económico, cultural y de comunicaciones de esta región. Posee su propio puerto internacional y disfruta de una posición estratégica en el eje Norte-Sur y en la red ferroviaria. Los templos, los mercados, las cervecerías y los hermosos jardines de estilo chino son parte del legado que le viajero a buen seguro disfrutará con creces.

Lukang: Es uno de los pueblos histórico-culturales más importantes de Taiwan. Los descendientes lo son de los artesanos contratados para construir los magníficos templos y hogares durante la época dorada del comercio hace 300 años.

Lago del sol y la luna: Situadas en un lugar de nombre tan poético como las montañas de jade, no es extraño que este sitio sea uno de los más populares entre los recién casados. La vista panorámica que se obtiene desde el templo Wen Wu (dedicado a Confucio y al Dios de la Guerra) y su jardín de pavos reales, son sólo algunas de las razones por las que merece la pena la visita.

Peikang: Una ciudad pequeña cerca de Chiayi, conocida por su magnífico Templo de Matsu, cuyo intrincado y ornamentado tejado hace que el viaje valga la pena. Hay una procesión anual y un festival para celebrar el nacimiento de la diosa, que constituyen una muestra fascinante de la religión china. Es interesante aquí observar la vida y costumbres del mercado de bueyes.

Montaña de Bambú: En el pueblo cercano, los artesanos dedican su vida a la fabricación de objetos de bambú. La tradición se remonta a cientos de años atrás.

SUR DE TAIWAN

Tainan: Es la ciudad más antigua del país, la cuarta en importancia. Destacan en ella sus más de 300 templos y la cultura tradicional china que se mantiene viva. En el templo de Matsu, está un icono de mil años de antigüedad llamado Koxinga. Además hay numerosos fuertes en la ciudad, debido a las numerosas invasiones.

Kaohsiung: Segunda ciudad en importancia de Taiwan y escaparate económico de la isla. Allí está el mejor puerto marítimo del país y posee un aeropuerto internacional. Entre sus puntos de interés, la montaña de la longevidad, la playa de la bahía Hsitzu, la playa de Chichi y el Mercado nocturno Liuho, que ofrece una gran variedad de artículos a buen precio.

Fokuangshan: Aquí se encuentra la imagen de buda más alta de la isla, que vigila los campos de arroz circundantes. Las imágenes doradas que lo rodean, más de 480, son interesantísimas.

Parque Nacional de Kenting: La bahía que la rodea con sus arrecifes de coral es una de sus mayores atracciones. Además, es un lugar perfecto para bucear. Es el área más auténticamente tropical de la isla y posee por tanto un clima privilegiado. Aquí se puede hacer de todo: pasear por los senderos, subir a la Colina del Sapo, conocer más la cultura de la isla, observar sus 1.345 especies de plantas diferentes, sus cuevas y muchas cosas más.


En 25 años más de 25.000 viajeros han descubierto Asia disfrutando con nuestros viajes saber más