Lugares de interés en Corea del Sur

Lugares de interés en Corea del Sur

SEÚL

La capital del país desde 1948 (aunque lo fue del territorio durante 600 años, pero se la conocía como “Han Yang”) es una megalópolis de más de diez millones de habitantes y el epicentro social y cultural para los viajeros que visitan Corea del Sur.

El río Hangang atraviesa la ciudad en dos, dividiéndola en una parte norte dedicada a la cultura y la historia, y una parte sur más orientada a los negocios. Esta gran y bulliciosa urbe ofrece innumerables rincones de interés para el viajero, así como enormes zonas de ocio, compras, gastronomía y cultura. Es fascinante como en la misma ciudad conviven la modernidad más recalcitrante con la tradición milenaria de una forma tan armoniosa.

Si viajamos a esta hermosa capital, no debemos dejar de ver:

La Puerta Gwanghwamun: Fundada en 1935 por el primer rey de la dinastía Joseon, esta es la entrada principal del Palacio de Gyeongbokgung. Su nombre se podría traducir por “que la luz de la ilustración cubra el mundo”. Construida enteramente en granito, el centro es una entrada semejante a un arco sobre la que descansa una torre.

La Puerta Gwanghwamun

El Palacio de Gyeongbokgung: El palacio se edificó en el mismo año que la Puerta Gwanghwamun, es el más completo e impresionante de los cinco palacios que se edificaron en esta época de la dinastía Joseon. Alberga dos impresionantes museos: El Museo Nacional del Folclore de Corea y el Museo Nacional Palaciego de Corea.

La Puerta Gwanghwamun

Cheong Wan Dae: Conocida como la Casa Azul por el bonito color de sus tejas, es la oficina y la residencia oficial del presidente de la República de Corea. En su arquitectura tradicional alberga la Primera Sala Oficial, la Residencia Presidencial, la Casa de Recepciones del Estado, la Sala de Prensa y los edificios del Secretariado. Este centro neurálgico de la política surcoreana se puede visitar tanto en grupo como individualmente.

Seongbuk-dong: Esta es una zona ubicada al norte de Seúl muy tranquila y repleta de centros culturales y zonas verdes. Además, desde ella se obtiene una de las mejores vistas posible de la ciudad. Entre las zonas más interesantes se encuentran Simujang, la casa del poeta y líder independentista Han Yong-un; Suyeonsabang, una preciosa casa de té; El museo de arte Gansong; El templo Gilsangsa y el Pabellón Samcheonggak.

Samcheongdong-gil: Calle de unos 3 km de longitud que hace de cordón umbilical entre Dongsipjagak y el túnel de Samcheong. La calle está bordeada por casas tradicionales coreanas que han sido remodeladas en cafeterías, galerías comerciales y restaurantes muy acogedores y recomendables. La mezcla de la Corea tradicional con la moderna que se respira en la zona hace de este un sitio encantador. Plaza de Gwanghwamun: Aquí se pueden contemplar las estatuas de bronce del Rey Sejong el Grande y el General Yi Sun-sin. En el subterráneo Heichin Madang se encuentra la Sala de Exhibición Histórica de Sejong. También está en la zona el centro Sejong para las Artes Escénicas.

Aldea Tradicional de Buckchon: Buckchon se traduciría literalmente por “Aldea del Norte”, esta es una zona tradicional situada entre el Santuario Jongmyo y los palacios Gyeongbokgung y Changdeokgung. Sus 600 años de antigüedad encierran la historia completa de la ciudad. Entre sus casas tradicionales se encuentran el Centro Cultural de Buckchon, el Museo de Bordado Coreano y el Museo de Nudos Tradicionales de Corea. Pero además existen ocho rincones especiales que se consideran los mejores para contemplar esta zona, llamados “Las ocho vistas de Buckchon”.

el santuario Jongmyo

Buam-dong: Este tranquilo barrio del norte de Seúl está rodeado de bosques verdes y frondosos, curiosas formas rocosas y monumentos históricos. Pero lo mejor son sus cafeterías y restaurantes con encanto, perfectas para conocer el ambiente de la ciudad de una manera más relajada que en las cafeterías del centro.

Seochon: La zona al oeste del Palacio Gyeongbokgung conserva callejones de la época de la dinastía Joseon, una zona residencial donde vivían cortesanas, cocineros, médicos y otros miembros de la corte. Además, se puede ver la casa en la que nació el Gran Rey Sejong. Este barrio también es famoso por ser el lugar de residencia elegido por muchos artistas famosos de la segunda mitad del siglo XX. En la actualidad posee muchos estudios de arte, galerías y rincones perfectos para disfrutar de la cultura.

Muralla de la Fortaleza de Seúl: Edificada en 1396, el rey Taejo la levantó para proteger su ciudad capital. De sus 18 km originales hoy en día sólo se conservan 10, pero son una buena muestra del magnificente pasado coreano.

Insa-dong: Para vivir la cultura tradicional coreana sin salir de Seúl, nada como este lugar. Sus galerías de arte, tiendas de regalos tradicionales, casas de té y restaurantes, permiten al viajero introducirse de lleno en la Corea más clásica. El lugar ideal si se es coleccionista de antigüedades. También se hallan aquí más de 70 galerías de arte, por lo que es una zona muy importante para el mundillo cultural de la capital coreana.

Palacio Changdeokgung: Fue el palacio principal de varios reyes de la dinastía Joseon y es el mejor preservado de los cinco palacios reales. Su bonito jardín es conocido por la armonía que transmite. Uno de los lugares clave en una visita a la capital coreana. También se le conoce como el Jardín Secreto.

Palacio Changgyeonggung: Construido por el Gran Rey Sejong para el retiro de su padre, fue usado con frecuencia como residencia de reinas y concubinas. Durante la ocupación japonesa, este palacio fue convertido en zoológico y jardín botánico. Tras trasladar a otro lugar el Zoo y una larga restauración, en 1980 el palacio recuperó su antiguo esplendor.

Santuario Jongmyo: Aquí se consagran las lápidas espirituales de los reyes y reinas de la dinastía Joseon y cada primer domingo de mayo se celebran aquí ancestrales ceremonias de acuerdo con la tradición, que incluyen danzas y música ritual. Está conectado con el Palacio Changgyeonggung por un puente peatonal.

Palacio Unhyeongung: Fue la residencia de la familia real durante el fin de la dinastía Joseon. El complejo está formado por varios elegantes edificios de arquitectura típica de la época.

Parque Tapgol: El también conocido como Parque de la Pagoda, está considerado como el primer parque moderno construido en Seúl. En él se pueden contemplar algunos tesoros de la nación, como la pagoda de piedra de 10 niveles y el monumento del Templo Wongaksa; el pabellón Palhakjeon, en el que se leyó la declaración de independencia; la placa conmemorativa del movimiento pro-independencia, entre otros muchos. El parque guarda un gran valor para el país, ya que fue el epicentro de los movimientos independentistas iniciados el 1 de marzo de 1919.

Pabellón de la campana Bosingak: Este es el campanario que anunciaba la apertura y el cierre de las puertas de la fortaleza de Seúl. Hoy en día se celebran festividades (el Día de la Independencia, Año Nuevo, etc.) en los que vuelve a sonar, así como periódicamente de martes a domingo sobre las once de la mañana en una ceremonia en la que los extranjeros son bienvenidos.

Templo Jogyesa: Este templo budista, a diferencia de la mayoría ubicados en las montañas, está situado en la capital. En el cumpleaños de Buda se celebra un gran desfile de faroles de loto en la calle Jongno.

Museo Nacional de Corea: Este museo exhibe piezas no sólo de Corea, sino de todo el continente asiático. Sus más de 11.000 antigüedades son una buena excusa para acercarse a verlo, pero si se quiere alguna más, obras maestras como su Vasija Ritual de Barro, la Corona de Oro del Túmulo Norte o la Pagoda de Piedra de 10 niveles (de la que ya hemos hablado) son otras de sus bazas.

Plaza de Seúl: Una enorme plaza ovalada cubierta de césped que se encuentra frente al ayuntamiento. En el pasado fue un lugar importante para el movimiento independentista y hoy día es lugar para festejos, celebraciones y festivales de todo tipo.

Arroyo Cheonggyecheon: Este arroyo natural fue cubierto con asfalto en 1958 para construir una carretera. Tras una reconstrucción el arroyo vuelve a ser un refrescante curso de agua de cinco km. en pleno centro. Salvando las distancias, sería algo similar a la zona de Madrid Río de la capital española.

Puerta Namdaemun: La puerta principal de la muralla fortificada que rodeaba la capital durante la dinastía Joseon está calificada como el primer tesoro nacional de Corea. El 10 de febrero de 2008 fue destruida en un incendio, pero se restauró perfectamente en 2013.

Montaña Namsan: Esta es una elevación simbólica levantada en el centro de la urbe. En su cumbre hay varias instalaciones a las que se puede llegar por teleférico.

Aldea Tradicional Namsangol: Este lugar de más de 70 km cuadrados acoge rincones como un jardín tradicional coreano, la Plaza de la cápsula del tiempo, el Teatro Tradicional y la propia aldea salpicada de casitas tradicionales coreanas. Se puede asistir a distintas representaciones de la vida en la antigüedad, así como a una boda tradicional coreana.

Puerta Dongdaemun: Literalmente, “Puerta del Este”, la característica principal de esta puerta es su impresionante muro exterior, que se construyó por la ubicación más plana del terreno, para tener un extra de protección en la fortificación.

Daehangno: Significa “Calle Universitaria” y es el centro neurálgico de las artes escénicas en Seúl. Acuden muchos jóvenes para ir al teatro, los cafés o las salas de conciertos de la zona.

Sinchon: El lugar de la vida nocturna en Seúl por antonomasia. Rodeado por las principales universidades del país, también ofrece paseos diurnos por los campus, trekking por la montaña, saunas coreanas, templos y un sinfín de atracciones más.

Río Hangang: Todo un símbolo para la ciudad, este río es atravesado por 26 puentes y hay varios ferris que lo navegan. En él se pueden realizar actividades acuáticas como canoa, pesca, etc. En sus márgenes se encuentran lugares interesantes como el Parque de la Copa Mundial, el Santuario de los Mártires, el Parque Seonyudo o El Bosque de Seúl.

Gangnam: El barrio rico de Seúl (cuya zona residencial es como el Rodeo Drive de la capital coreana) que ha quedado inmortalizado en el mega-hit del cantante conocido como PSY ‘Opa Gangnam Style’, es en realidad una zona principalmente comercial en el Sur del río Hangang. Es donde se encuentra la sede de la mayoría de multinacionales, negocios financieros e institutos de idiomas. En sus calles principales se pueden encontrar elegantes boutiques, cafeterías y bares de diseño. El distrito también es el hogar del Centro Nacional de Taekwondo, conocido como Kukkiwon, del World Trade Center de Corea y del templo Bongeunsa.

La DMZ o Zona Desmilitarizada: Hace más de 60 años, tras la guerra de Corea, se estableció la línea de alto el fuego de 248 km desde el Mar del Este hasta el Mar Amarillo que fue el origen de la Zona Desmilitarizada o DMZ. Hoy en día es todo un símbolo de la guerra pasada y de la paz presente en el que Corea del Sur se conecta con Corea del Norte. Allí se encuentra Panmunjeom, lugar en el que se firmó el armisticio del alto el fuego que puso fin a la guerra y en el que sí existen tropas de las dos Coreas.

Además, en esta zona existen multitud de lugares interesantes para visitar: la playa Nongyeo, en una zona casi deshabitada; el mirador de la paz de Ganghwa; la fortaleza de Gimpo; el mirador Yeolsone, donde se encuentra la única alambrada de espino de Corea.

ESTE DE COREA

Aquí se encuentra la provincia de Gangwon-do. Su capital, Chuncheon, es famosa porque alberga la cuenca entre los lagos Uiamho y Chuncheonho con el río Sinyeongang. Los deportes acuáticos son muy populares en la zona. Es un lugar perfecto para una escapada de un día. En la provincia se encuentra el Observatorio de la Unificación de Goseong, desde donde hay una gran vista de las montañas y lagos, así como de la costa de Corea del Norte. Otros populares destinos turísticos son el Parque Nacional de la Montaña Oadesan, el de la Montaña Chiaksan o el Ecogreen Campus.

Yongin: Es la ciudad cuya población ha crecido a mayor velocidad en lo que va de siglo, pasando rápidamente a alcanzar el millón de habitantes. Por área, es casi tan grande como Seúl. Posee una aldea tradicional que es la más grande de su tipo en todo el país, siendo una de sus principales atracciones. Muchas universidades tienen facultad en la ciudad, por lo que hay mucha oferta de ocio para jóvenes y es una localidad llena de vida y color. El parque temático Everland es un lugar ideal para los aficionados a los parques de atracciones.

Lugares de interés en Corea del Sur

Isla Namiseom: Se hizo muy famosa porque en ella se rodó parte de una afamada teleserie coreana (Sonata de Invierno). Sus paseos flanqueados de enormes árboles otorgan al lugar un paisaje muy característico y hermoso. En la zona se pueden visitar diversas galerías en las que se exponen obras artísticas hechas a partir de materiales reciclados. Y es un lugar perfecto para hacer senderismo por sus bosques.

Observatorio de la Unificación de Goseong: Este es el punto más al norte de la coste Este, el cual fue construido por el ejército en 1983. Desde aquí no sólo se puede disfrutar de una gran vista de las montañas y lagos cercanos, sino que también se puede echar una ojeada a la costa de Corea del Norte.

Parque Nacional de la Montaña Seoraksan: La montaña de más de 1.700 metros está considerada como una de las más bellas de Corea del Sur y la tercera más alta del país. Debido a ello es un popular destino turístico.

Templo Naksansa: Situado al norte de la playa de Naksan más de 1.300 años le contemplan. Debido a que se orienta mirando al mar, ofrece unas espectaculares vistas del amanecer. Su buda de 16 metros es espectacular.

CENTRO DE COREA

El área central de Corea del Sur abarca Daejeon, Sejong y las provincias de Chungcheongbuk-do y Chungcheongnam-do. Es un área de amplias extensiones de arrozales que se intercalan con escarpadas montañas. Es un punto estratégico de transporte y una región rica en herencia cultural y atracciones turísticas como:

Daejeon: A unas dos horas en coche de Seúl, es conocido como el centro de la educación y la ciencia en Corea. Las termas de Yuseong y el embalse Daecheong son dos de los lugares más interesantes de la ciudad.

Parque Nacional de la Montaña Gyeryongsan: Está cerca de muchos hitos históricos de Buyeo y Gongju. Cerca de los senderos que rodean la montaña está el templo Gapsa, famoso por su bello paisaje otoñal.

Gongju: Fue la primera capital del reino Baekje entre los años 475 y 538. Muchas muestras de la antigua gloria del Reino Baekje se conservan en buen estado en la localidad. Atracciones importantes son el Museo Nacional, la Tumba del Rey y la fortaleza del reino.

Los humedales: También son famosos de la región central de Corea del Sur los humedales. Algunos de los más famosos que merecen una visita son los Humedales Upo, el parque del Pantano Junam o la Bahía Suncheonman.

Lugares de interés en Corea del Sur. Bahía de Suncheonman

Además, son muy apreciadas las rutas ciclistas que siguen la rivera del río, pensadas para hacer un recorrido reposado en el que disfrutar de la naturaleza de la zona, las puestas de sol y un entorno perfecto para disfrutar de un rincón muy bello de nuestro planeta.

Sognisan: El Parque Natural de Sognisan se compone del monte del mismo nombre y los valles de Hwayang, Seonyu y Ssanggok. El monte está considerado uno de los lugares más hermosos de Corea por sus picos de granito afilado y sus profundos valles de roca y sedimento. Existe un bonito templo en el área, llamado Uisang, que posee una increíble estatúa de Buda sentado. También se puede contemplar la Cheongdongmireukbul, que es la mayor estatúa de Buda de todo el mundo en el Templo Beopjusa. Este templo atesora algunos de los vestigios budistas más bellos que existen.

Chungju: Este pequeño pueblo es conocido por su Festival Anual de Artes Marciales (que se celebra cada octubre) y por sus productos hechos a base de manzanas de la zona. Debido a la temperatura de la zona, rodeada de montañas, el lugar es perfecto para plantar manzanos, algo que descubrieron los invasores chinos hace más de 300 años. Desde entonces la ciudad es famosa por su producción de esta deliciosa fruta.

SUDESTE DE COREA

La zona del sudeste de Corea del Sur abarca Daegu, Busan, Ulsan y las provincias de Gyeongsangbuk-do y Gyeongsangnam-do.

DAEGU

Con sus campos fértiles gracias al paso del río Geumhogang y su afluente Sincheon, Daegu ha sido el hogar de mucha población coreana desde tiempos inmemoriales. Incluso hay descubrimientos recientes de asentamientos en Daegu que datan del paleolítico, por lo que ya estaba habitada hace 20.000 años.

Ya en el año 751, con la aparición del periodo Silla, el budismo ejerció una fuerte influencia en Daegu, por lo que los templos y la herencia cultural de la ciudad están muy impregnados por esta religión. Los grandes monasterios como Donghwasa y Pagyesa o las estatuas budistas y las pagodas de piedra dan buena cuenta de ello.

Durante el periodo Joseon se convirtió en un centro militar y político de primera magnitud, lo que incrementó de forma impresionante la población de la ciudad. Ya en la modernidad de los años sesenta la ciudad creció industrialmente hasta ser hoy en día una de las tres ciudades más importantes de Corea del Sur junto con Seúl y Busan.

Hoy en día Daegu es una de las metrópolis más importantes y prósperas del país y es el centro donde ocurren algunos acontecimientos culturales que tienen repercusión planetaria. El lema de la ciudad da pistas sobre la importancia que le dan a un humanismo bien entendido: “Daegu, líder global de la economía basada en el conocimiento”.

Hay muchas atracciones que visitar en Daegu:

El centro de Daegu: Es el lugar perfecto para comer, ir de compras y tomarle el pulso a una ciudad que está llena de vida. Sus restaurantes son famosos en la ciudad y es un barrio moderno y divertido, aunque también tiene sitios de gran tradición como la Calle de la Medicina Oriental.

El templo Yugasa: Situado en el valle del Monte Biseulsan, fue fundado por un maestro budista en el 827 AD. Este templo es un buen lugar para la meditación debido a su entorno tranquilo, rodeado de naturaleza. Los picos de roca y los acantilados que rodean al templo también son de una gran belleza y transmiten una profunda serenidad.

El templo Yongyeonsa: Fundado por el gran maestro budista Boyangguksa, en 912 dC y reconstruido por Cheonildaesa en 1419. El templo contiene algunos bienes culturales interesantes como stupas y pagodas de piedra. El templo es el hogar de los cerezos en flor en primavera, que florecen a lo largo de ambos lados de la puerta de entrada.

Donghwasa: Es un parque precioso enclavado en una montaña. Se puede disfrutar de un paseo estupendo y contemplar los cerezos en primavera.

Arboretum: Este es el hogar de más de 1.000 especies de plantas, incluyendo cactus gigantes, flores, hierbas medicinales y árboles. Además, la instalación organiza regularmente programas de experiencia ecología para estudiantes y niños de corta edad. El Arboretum de Daegu ha sido reconocido como un excelente modelo de restauración de ecosistemas y su visita puede ser de lo más agradable.

El lago de Suseong: Este enorme lago artificial rodeado de montañas es un lugar perfecto para relajarse en sus cafés, los restaurantes (hay un avión transformado en uno) que lo rodean o, simplemente, dejarse llevar por un divertido paseo. Incluso hay un parque de atracciones, para aquellos que quieran un poco más de aventura en su visita al lugar. Siempre hay gente por el lugar, aunque la mejor época para visitarlo es la primavera o el otoño, cuando la temperatura es más suave.

Templo Momyeongjae: Fue fundado en 1912 por los descendientes de Dusachung, que era un general que vino de China durante la dinastía Ming para ayudar a Joseon durante la invasión japonesa de Corea en 1592. Es una buena muestra de arquitectura coreana de principios del XX, por lo que la visita puede ser interesante.

Paseo del Patrimonio Moderno de Daegu: Gracias a que esta ciudad no fue tan afectada como otros lugares por la Guerra de Corea, se conservan muchos bienes culturales previos al conflicto. Aquí podemos ver la iglesia católica más antigua de la región, así como lugares emblemáticos del movimiento independentista o el primer mercado de hierbas medicinales de la dinastía Joseon, que tenía una fuerte influencia en países del entorno como China y Japón.

El Templo Haeinsa: Relativamente cerca de Daegu, en la montaña Gayasan, se encuentra el templo más importante de toda Corea del Sur: El Templo Haeinsa. Este templo custodia los bloques de madera tallada que forman la Tripitaka Korana, la más completa colección de cánones budistas del mundo.

BUSAN

Esta ciudad costera y bulliciosa es uno de los sitios más espectaculares que se pueden visitar en Corea del Sur. Sus montañas, playas, aguas termales y su gastronomía a base de marisco así dan buena cuenta de ello. La combinación perfecta de mar y montaña hacen de esta localidad un sitio fascinante en el que disfrutar del ambiente de sus bares y cafeterías, sus mercados de pescado, el paisaje urbano salpicado de colinas y montes o el amor de sus ciudadanos por el arte y la cultura. Un lugar que merece la pena en nuestro viaje a Corea del que no debemos perdernos:

La Playa de Haeundae: Contemplar el mar limpio y casi transparente (si el tiempo acompaña) desde una playa en la que vemos al fondo los titanes de hormigón que conforman los edificios del distrito financiero puede ser toda una sensación. El Gobierno de la ciudad, debido a que muchas playas tienen el puerto cerca, se ha tomado muy en serio la labor de mantener limpias las aguas por lo que, a pesar de los entornos urbanizados, estas están en perfecto estado. Además, muy cerca de esta playa está el Acuario de Busan, en el que hay más de 250 especies, por lo que es el más grande del país.

Templo Haedong Yonggungsa: Situado muy cerca del mar, este templo transmite serenidad por sus cuatro costados. Algo llamativo en una ciudad tan tumultuosa como Busan. Es un edificio de una delicada arquitectura tradicional en el que se respira espiritualidad y misticismo, algo a juego con su lema: “Si rezas de corazón, uno de tus deseos se verá cumplido”.

La montaña Geumjeong: Un gigante de piedra de 800 metros de altitud por el que se puede disfrutar de un bello paseo haciendo senderismo o respirar el aire puro de sus zonas accesibles más altas.

Templo budista de Beomeosa: Cerca de la montaña, nos encontramos con este hermoso templo de arquitectura tradicional. Aunque fue destruido durante la invasión japonesa, su reconstrucción respetó el estilo original del edificio.

En Busán, además, hay varias universidades en cuyos alrededores brilla la vida nocturna con incontables opciones para disfrutar del ocio: Bares, restaurantes, karaokes, clubs de música… Todo es posible en una ciudad vibrante y llena de encanto.

ULSAN

Esta es otra ciudad costera llena de encanto en la que se puede disfrutar de playas como la de Jinha, en la que cada año se realiza un campeonato de windsurf. Además, cuenta con un estupendo mercado de pescado y numerosos hoteles y restaurantes. Cerca del puerto se encuentra la playa Ilsan que gracias al gobierno de la ciudad ha sufrido una positiva transformación en la última década. Pero hay mucho más:

Alpes de Yeongnam: Un lugar de gran belleza natural gracias a sus montañas, algunas de las cuales superan los mil metros de altitud. Las rutas de senderismo y la visita a los parques naturales de alrededor son una actividad con la que disfrutan tanto los extranjeros como los propios coreanos.

Gran Parque de Ulsan: Este inmenso parque (ocupa nada menos que 36 millones de metros cuadrados) es un sitio espectacular para los amantes de la naturaleza. Cada año se celebra un Festival de las Rosas en el que se pueden contemplar más de 200 especies de esta flor de vivos colores.

Se construyó en los años noventa, cuando el carácter industrial de Ulsan ponía en peligro la calidad del medio ambiente. De modo que hace de pulmón para la ciudad y sus habitantes, además de cómo una bella zona de esparcimiento. En sus instalaciones hay un Centro de Aprendizaje de la Naturaleza, una ruta de senderismo, un jardín botánico y una plaza cultural donde se celebran numerosas actividades al año.

Petroglifos de Bangudae: Ubicados en la cuenca baja del arroyo Daegok, los petroglifos son grabados de una edad intermedia entre el neolítico y la edad de bronce. Sólo son visibles entre octubre y febrero, ya que después el nivel del agua los cubre y hace imposible el acceso. Están considerados como uno de los grandes tesoros de Corea del Sur.

Museo de ballenas de Jangsaengpo: Es un museo dedicado a exhibir todo lo que tiene que ver con las ballenas y la historia de su caza, pero también pretende concienciar a la población sobre la importancia de la protección de estos enormes mamíferos acuáticos. Además, en su delfiniario se pueden ver exhibiciones diarias y posee un cine en 4D en el que se proyectan documentales y material didáctico sobre ballenas.

SUROESTE DE COREA

La zona del sudeste de Corea del Sur abarca Gwangju y las provincias de Jeollabuk-do y Jeollanam-do.

GWANGJU

Esta ciudad es el centro administrativo, económico y cultural de la provincia de Jeollanam-do desde hace siglos. Es muy conocida entre los propios coreanos por la Bienal de Gwangju y el Festival del Kimchi, que se celebra cada octubre. El Cementerio Nacional del 18 de Mayo es también un hito de la ciudad, lugar en el descansan las víctimas de las protestas en favor de la democracia de mayo de 1980.

Gyeongju: Las áreas históricas de Gyeongju son de tal importancia que mucha gente se refiere a la localidad como “El museo al aire libre”. Esta antigua capital del reino Silla fue registrada por la UNESCO como Patrimonio Mundial. Más de 50 vestigios se dividen entre cinco distritos: Namsan, Wolseong, Daereungwon, Hwangnyongsa y Sanseong.

Aquí se pueden contemplar casas tradicionales, así como las Tumbas Ancestrales Daereungwon: Son más de 200 entre las que se encuentra la del Caballo Ancestral, que dio a conocer más de 15.000 tesoros para el patrimonio de Corea. Entre ellos se encuentra una corona de oro que es la pieza más importante y que está expuesta en el Museo Nacional de la ciudad.

Parque Nacional de la Montaña Naejangsan: Es famoso en toda la nación por tener los más bellos paisajes otoñales de Corea. Por ello, es muy típico hacer rutas para contemplar los vivos colores de tonos cálidos que adornan el paisaje, ya sea a pie o andando.

Aldea Tradicional de Jeonju: Esta aldea muestra más de 500 casas tradicionales coreanas, llamadas ‘hanok’. Los viajeros se pueden alojar en una de estas bonitas casas y experimentar el verdadero estilo de vida tradicional coreano. Jeonju, además, es famoso por un plato llamado bibimbap, de modo que no podemos irnos de allí sin haberlo degustado.

Cheongdo: Cada año en esta ciudad se celebra un Festival Internacional de Tauromaquia que puede ser interesante para los amantes de este tipo de temas. Además, hay una interesante pagoda de piedra y varias estatuas y restos budistas.

Andong: Esta ciudad es conocida por su cultura y su folklore, que atrae cada año a miles de viajeros. No en vano, el Festival Folklórico de Andong que se celebra a mediados de octubre es todo un despliegue de tradiciones milenarias digno de ser disfrutado. Otra de sus atracciones son sus especialidades gastronómicas propias, con platos como los fideos o la sopa de verduras que se hacen al estilo propio de Andong.

El pueblo folklórico de Hahoe es otra visita obligatoria si se viaja a Andong. Templo Hongeunsa, la presa, el Buda Jebiwon de piedra y el mercado Andong-Gu son otras de sus atracciones más importantes.

Isla de Jindo: Esta gran isla posee el puente colgante más largo de toda Corea del Sur: más de 400 metros de largo en suspensión sobre el nivel del mar. La ínsula es interesante, aunque sea porque tiene su propia raza de perro (la Korean Jindo Dog).

Cada año se produce un fenómeno al que asisten coreanos y viajeros de medio mundo: La separación de las aguas de Jindo. A partir de finales de febrero, las aguas parecen dividirse haciendo aparecer un camino de arena.

NOROESTE DE COREA

Sokcho: Su entorno natural proporciona unas playas que, aunque sólo abren 42 días al año, poseen fama en todo el país. Los spa de aguas termales son otra de sus bazas, así como los campos de golf rodeados de preciosas zonas boscosas. El festival cultural de Sokcho es muy famoso y en él se realizan diversas actividades ligadas a la montaña Seoraksan (entre ellas de escalada) y al mar. El Parque Nacional de Seoraksa es otra de sus grandes bazas.

Incheon: Con un aeropuerto y un puerto internacionales, Incheon es la principal puerta de entrada a Corea. Posee lugares de interés como la isla Wolmido, el barrio chino y las Escaleras de Cheoniljogye. El enorme puente colgante Incheondaegyo de más de 21 km de longitud proporciona unas magníficas vistas.

Isla Ganghwado: La isla alberga 160 dólmenes ancestrales y varias tumbas antiguas, entre ellas la más grande del país. Su yacimineto de dólmenes fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Además, se pueden contemplar fuertes, templos y la Montaña Manisan, en la que tienen lugar numerosos ritos religiosos.

Isla de Jeju: A 65 km de distancia de la península de Corea del Sur se encuentra Jeju, la isla más grande de toda Corea. Este lugar posee un encanto especial otorgado por sus vientos bramantes, sus llamativas formaciones rocosas y su impresionante entorno natural. Con los años, la isla de Jeju se ha ganado un nombre como punto de encuentro para negocios internacionales. Por ello, la isla cuenta con multitud de actividades recreativas, a cuya realización colabora un clima privilegiado. Normalmente, la temperatura es templada y no hay tantas precipitaciones como en la península.

Lugares de interés en Corea del Sur. Isla Jeju

La Montaña Hallasan es un volcán inactivo que constituye lo más característico de la isla. Aquí habital más de 1.800 especies vegetales, cientos de ciervos salvajes y otros animales en un ecosistema único en el mundo.

Desde las cataratas Hae-anjidae hasta los acatilados de Jusan Jeolli, los viajeros tienen un enorme abanico de posibilidades de las que disfrutar en la isla de Jeju. Así, se puede practicar senderismo, parapente, submarinismo en sus playas, caza, equitación e incluso se puede realizar un pequeño crucero en barco. Todo ello en un entorno único con una gastronomía especial que hace de este lugar un destino óptimo para disfrutar por completo de Corea del Sur.


En 25 años más de 25.000 viajeros han descubierto Asia disfrutando con nuestros viajes saber más