Lugares de interés en Japón

Japón


TOKYO

La capital, con más de 12 millones de habitantes, es una urbe que se extiende implacablemente en todas direcciones. Es una ciudad moderna ya que apenas ninguna construcción sobrevivió al terremoto de 1923 o a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la ciudad cautiva a sus visitantes por sus aromas, su pulso vital y su capacidad para conjugar las tradiciones más ancestrales con los últimos avances tecnológicos.

El Palacio Imperial. Construido sobre los restos del antiguo Palacio de Edo, se encuentra rodeado por una muralla con torres y hermosas puertas y un foso interior. Es el corazón de la ciudad y en la actualidad, es la residencia de la familia imperial y solo se puede visitar dos días al año, el día del cumpleaños del emperador y el 2 de enero. Sin embargo sus espectaculares jardines están abiertos los 365 días del año.

Santuario Meiji. Construido en honor del Emperador Meiji (1853-1912), se encuentra en un claro, en medio de un bosque. La construcción original fue diseñada de acuerdo con las normas más tradicionales de la religión sintoísta. Es uno de los lugares más sagrados del país, en el que se podrá encontrar un rincón de paz y tranquilidad dentro de unas de las ciudades más pobladas del planeta.

Templo de Asakusa Kannon (Templo de Senso-ji). Es el más antiguo de la capital, además de uno de los lugares más espectaculares que se pueden visitar en Tokyo. Se entra por la puerta de Kaminari Mon, y después de atravesar unas bulliciosas calles llenas de tiendas, con uno de los ambientes más tradicionales de Tokyo, es un remanso de paz. La entrada está presidida por una de las imágenes más características de Tokyo, el gran farolillo rojo. Justo a la derecha del templo nos encontramos con su impresionante pagoda de cinco plantas.

Santuario Hie. La antigua casa del dios protector del Castillo de Edo, fue uno de los recintos sintoístas más importantes durante aquel período. Es un lugar apacible situado en una pequeña colina, con una espectacular subida de puertas rojas que van a parar a un santuario recogido pero donde se respira paz y tranquilidad.

Templo de Sengaku-ji. Este pequeño templo fue edificado en honor del guerrero Asano y sus samuráis. Cuenta la leyenda que, después de que Asano Naganori fuera obligado a suicidarse debido a las continuas provocaciones de su enemigo, por practicar la violencia dentro del templo, 47 samurais se quedaron sin dueño. Estos planearon su venganza, asesinando a Kira Kozukenosuke. A pesar de la justicia del asesinato, los 47 samurais fueron obligados a quitarse la vida y sus tumbas se conservan en el templo.

Parque Ueno. Fue inaugurado en 1873 como el primer parque público de la ciudad. En el parque se encuentra el Museo Nacional de Tokyo, con la mayor colección de arte japonés y más de 90 mil piezas. Uno de los pulmones de Tokyo y un lugar espectacular para visitar con los cerezos en flor.

La Torre de Tokyo, una estructura de acero de 330 metros de altura, es otro de los lugares emblemáticos de la ciudad. Desde aquí se pueden obtener las mejores panorámicas de la ciudad.

Distritos en Tokyo

Marunouchi, corazón de los negocios, es donde se encuentra la mayoría de las firmas comerciales así como la estación de tren Japan Rail Pass, con llegadas y salidas de más de 2500 trenes

Ginza es la zona más famosa de la ciudad. Aquí se concentran tiendas, restaurantes, bares y cafeterías de lujo.

Shinjuku se divide en zona Oeste, con grandes edificios de oficinas y la zona Este, con una buena concentración de centros comerciales.

Akasaka es donde se concentran buena parte de los hoteles y restaurantes y Roppongi es donde se desarrolla la vida nocturna.

Hamamatsucho es el punto de partida de los barcos hacia las islas de Oshima o Izu.

Asakusa es donde se conserva gran parte del antiguo Tokyo.


NIKKO

Se encuentra a dos horas de Tokyo, en dirección noroeste y es, probablemente, una de las visitas más interesantes de todo el país. Famoso por sus joyas arquitectónicas y sus impresionantes entornos naturales, Nikko es Patrimonio de la Humanidad.

Puente Shin-kyo. El famoso puente rojo de 28 metros de longitud construido en el siglo VIII para que el Sacerdote Shodo y sus discípulos pudieran cruzar el río. La utilidad de este puente era dar paso al mausoleo mausoleo del primer shogun Tokugawa, aunque actualmente el acceso está cerrado.

Santuario Toshogu. La espectacular avenida de los cedros nos abre paso hacia el santuario Toshogu, donde nos encontramos una infinidad de mausoleos y templos. El templo de Toshogu guarda en su interior la famosa escultura de los tres monos sabios, tapándose con las manos los ojos, oídos y boca, representando el concepto de la negación, ya que según la tradición japonesa debemos negarnos a ver, oir y decir maldades.


HAKONE

Famosa por sus paisajes montañosos, sus fuentes termales y sus sitios históricos. Desde aquí puede admirar el Monte Fuji, realizar un paseo por el Lago Ashi o subir en funicular al Monte Komagatake.


MONTE FUJI

Es una de las imágenes más conocidas de Japón; se distingue por su perfecta forma cónica y por ser uno de los lugares naturales más venerados por los japoneses. Es también la montaña más alta del país, con 3776 metros de altura. Su cima nevada se ha convertido en una de las fotografías más recurrentes de los turistas japoneses y la cantidad de lagos, mesetas, cascadas y grutas y se ofrecen en su base ofrecen espectaculares excursiones por la naturaleza.


NAGOYA

Es la población más importante de la región central, con cerca de 2.5 millones de habitantes y la cuarta ciudad del país. Se encuentra a dos horas de Tokyo en tren-bala.

Puente Shin-kyo. Célebre por su torre de cinco pisos, coronado por una pareja de delfines dorados. En su interior alberga un museo y merece la pena darse una vuelta por los jardines que rodean el castillo.

Museo de Arte Tokugawa. Con colecciones de pintura, caligrafía y cerámica pertenecientes a la familia Tokugawa, pueden verse verdaderas obras de arte japonesas.

Santuario Astuta-jingu. Data del siglo III y alberga la “Espada para cortar Hierba”, uno de los tres tesoros de la Casa Imperial.


KYOTO

Capital de Japón durante más de 1000 años, tiempo en el cuál se convirtió en el centro del arte, la cultura y la religión del país.ha sabido conservar sus tradiciones y sus antiguas construcciones. Su estructura es circular, por lo que la visita es muy intuitiva e imposible perderse.

Palacio Imperial. Fue originalmente construido en el año 794, pero el actual es una reconstrucción del año 1855. Destaca por su simplicidad. Muy cerca se encuentra el Palacio Kyoto Gosho, con bellos jardines.

Castillo Nijo-jo. (1663) fue la primera residencia del shogun Tokugawa y destaca por sus salas decoradas con mamparas y suelos de madera, entre hermosos y cuidados jardines.

Templo de Sanjusangen-do. Célebre por la imagen de madera de la diosa de los mil brazos y la más de mil figuras pequeñas de la misma imagen, custodiadas por 28 guardianes de expresivos gestos.

Templo Kinkaku-ji. También conocido como el Pabellón de Oro. Se trata de una construcción de tres plantas revestidas de pan de oro, coronada por un ave Fénix. El Pabellón se refleja bellamente en las aguas del estanque que lo rodea.

Templo de Ryoan-ji. Fundado en el año 1450 por la escuela Zen Rinzai. Su máxima atracción es el bello jardín de piedras que consiste en 15 rocas que simulan montañas que emergen de la arena, como si del mar se tratara.


NARA

Con una población cercana a los 400 mil habitantes y a 30 minutos en tren de Kyoto, Nara cuenta con un buen número de reliquias culturales, siendo el segundo destino turístico más importante después de Kyoto.

Parque Nara-Koen o Parque de los ciervos. Declarado patrimonio de la humanidad, acoge más de mil ciervos en libertad. En épocas ancestrales los ciervos se consideraban mensajeros de los dioses, por eso gozan de tal libertad.

Templo Kofuku-ji. Al oeste de Nara, se encuentra el Templo Kofuku-ji fundado en el año 710. Muchas estatuas budistas de valor que anteriormente se encontraban en diferentes edificios del templo están ahora expuestas en el Museo del tesoro, que alberga una de las colecciones de arte budista más importantes de Japón, como una estatua de Ashura del siglo VIII. Llegó a tener más de 175 edificios, en la actualidad casi todos destruidos por los incendios. Su construcción más espectacular es su impresionante pagoda de cinco pisos.

Templo Todai-ji. Es conocido por Daibutu (Gran Buda), la mayor estatua de Buda en bronce en el mundo. Ésta mide 15 metros de altura y pesa 425 toneladas. El Pabellón del Gran Buda, el edificio que la encierra, es igualmente la construcción de madera más importante del mundo.

Santuario Kasuga. construido como santuario tutelar de los Fujiwara, una de las familias que ayudó a establecer Nara, Kasuga es uno de los emplazamientos sintoístas más conocidos y fotografiados. Los edificios pintados en bermellón crean un magnífico contraste con el verdor del parque que les rodea. Alrededor de 1.800 lámparas de piedra están dispuestas en el recinto del santuario y 1.000 lámparas de metal están colgadas en sus pasillos.


PENÍNSULA KII

Los principales atractivos de esta zona, además de sus dos Parques Nacionales y la población de Wakayama, es el Gran Santuario Ise-Jingu, del siglo III y considerado como uno de los santuarios sintoístas más venerados del país, con una gran riqueza espiritual e histórica para el país.

Las perlas constituyen otra de las atracciones de la zona. Para encontrarlas, hay que acercarse a Toba, centro de las famosas perlas de Mikimoto, en una pequeña isla.


OSAKA

Con una población de casi 3 millones de habitantes, Osaka es la segunda ciudad en importancia económica del país y dada su cercanía con Kyoto (40 minutos), es una buena alternativa para conocer el Japón Moderno si no se va a visitar Tokyo. La ciudad goza de buena fama por su gastronomía, su Castillo y por sus espectáculos de títeres.

El castillo de Osaka. Rodeado de espectaculares jardines y lagos, el castillo de Osaka es una de los principales atracciones turísticas de la ciudad. Ha sido reconstruido varias veces debido las distintas guerras y en su interior alberga un museo y un modernos ascensor te permite subir hasta la octava planta para disfrutar de las maravillosas vistas de la ciudad.


HIROSHIMA

Esta es una ciudad básicamente industrial y a pesar de que su historia se remonta al siglo XVI, la ciudad volvió a nacer después de ser totalmente destruida durante la Segunda Guerra Mundial. Hiroshima fue la primera víctima de una bomba atómica el día 6 de agosto de 1945.

Heiwa Kinen Koen (Parque Memorial de la Paz). Ubicado en la confluencia de los ríos Ota y Motoyasu, en el exterior del parque en sí, Gembaku Domu es un perturbador recordatorio de la destrucción librada sobre la ciudad. El parque contiene el Museo Conmemorativo de la Paz que expone una importante colección de fotografías y de objetos que superaron esta explosión.


ISLA DE MIYAJIMA

Conocida como Itsuku-shima, se encuentra a 50 minutos en ferry desde Hiroshima. Lo más espectacular de la isla es el célebre torii flotante (relicario sintoísta) del Santuario de Itsukushima-jinja. Los edificios están sobre pilotes de madera, muy cerca de la orilla, por lo que, cuando sube la marea parece como si el santuario emergiera del mar. En la isla se encuentra el Teatro Noh más antiguo de Japón (año 1568), la Sala de los Tesoros con más de 3000 piezas históricas y una Pagoda de cinco pisos en medio de un bosque.


En 25 años más de 25.000 viajeros han descubierto Asia disfrutando con nuestros viajes saber más