Guía de viaje de Bangkok

Bangkok

TEMPLOS DE INTERÉS EN BANGKOK

Wat Arun: También conocido como el Templo del Amanecer, se encuentra junto al río Chao Phraya y es tan venerado en Tailandia que incluso aparece acuñado en las monedas. La construcción de las impresionantes torres hechas de pequeñas piezas de cerámica china de colores la inició el rey Rama II (1809-1824) y la completó el rey Rama III (1824-1851). A pesar de que son probablemente el mayor atractivo con el que cuenta el templo, en realidad son sólo una pequeña parte del complejo, que también alberga preciosos edificios blancos, santuarios, estanques y caminos muy ornamentados y de gran belleza.

Wat Phra Kaew: Este templo guarda la hermosa estatua del Buda de Esmeralda: una pequeña figura a la que no se le pueden hacer fotos (pero es posible comprar postales en las inmediaciones del templo). Este Buda es el más querido de toda Tailandia y fue tallado en un solo bloque de jade. Además de esta bella estatua, el templo es importante por sus murales, que representan la tradicional historia de la vida de Buda, los proverbios y los episodios de la versión tailandesa del Ramayana.

Wat Pho: El gran reto al visitar este templo es hacerle una buena foto al buda reclinado por lo alargado de su forma. Sólo las suelas de sus pies miden 46 metros de largo. Sus incrustaciones de madreperla representan los 108 signos de auspicios de Buda y el resto de la estatua está cubierta con pan de oro. La historia del templo es fascinante: El rey Rama I reconocía el antiguo templo como un sitio de suma importancia religiosa y ordenó a sus nobles restaurarlo en 1788. Esta primera restauración duró siete años. Durante el reinado de Rama III, otro gran periodo de restauración tuvo lugar en el templo, está vez a lo largo de 16 días y siete meses. Algo muy llamativo de este templo es que dentro existe una escuela de masaje tailandés que es una de las más respetadas del país, algo que se considera como un arte y donde los estudiantes pasan años mejorando su técnica. Su tradición se remonta hasta 1955. Se puede disfrutar de un masaje completo o incluso, aún siendo extranjero, matricularse en un curso de corta o larga duración para iniciarse en el arte del masaje tailandés.

Wat Benchamabophitr: El templo de mármol fue una creación donde los materiales se importaron de Carrara, Italia. Este monasterio real es también muy venerado entre los tailandeses como una verdadera obra maestra de la arquitectura, con profundas influencias de neoclásicas europeas. Está situado en el distrito de Dusit, muy cerca del Chitralada Palace y fue fundado por el rey Rama V en 1900. De hecho, sus cenizas están enterradas en el interior del pasillo bajo una estatua de Buda de estilo Sukhothai.

Wat Mahathat Yuwaratrangsarit: Es el hogar de la universidad de impronunciable nombre Mahachulalongkornrajavidyalaya, una de las más importantes en cuanto a Educación superior para los monjes budistas tailandeses. Quizás no sea uno de los más bellos templos de Bangkok, pero es sin duda uno de las más religiosamente significativos. Este templo fue usado durante un tiempo para las ceremonias reales debido a su ubicación cerca del Gran Palacio. Ya que se pasa por la zona, puede ser interesante acercarse a las inmediaciones del mercado amuleto y del Museo Nacional.

Wat Saket: El Monte de Oro de Bangkok es otro de esos sitios que atrae a la gente más por todo lo que hay en los terrenos adyacentes que por el propio templo en sí. Lo mejor del templo es una colina artificial cubierta con una estupa con torre que ofrece unas vistas increíbles de todo Bangkok. El templo en sí se remonta a la era de Ayutthayay fue restaurado durante el reinado de Rama I.

Wat Traimit: Este Buda de oro, en el templo de Wat Traimit, está valorado en millones de dólares. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que es en realidad el hogar de una de las mayores estatuas de Buda de oro sólido del mundo. Sólo por esto ya merece la pena la visita para ver a este buda que se tardó mucho en descubrir que era de oro macizo, ya que se cubrió durante una época de guerra con yeso para que su elevado valor pasara desapercibido.

COMER EN BANGKOK

Gastronomía en Bangkok

Hablar de comer en Bangkok es hablar de puestos callejeros, de manjares recién hechos de una calidad extraordinaria a pie de calle y del indispensable libro de David Thompson ‘Thai Street Food’, en el que el afamado chef desgranaba con pasión académica cada elemento de esta gastronomía y analiza cuáles son los mejores lugares en mitad de la calle para disfrutar de estos platos.

El fervor tailandés por la comida callejera llega a tal nivel que en Bangkok, su capital, son muchas las casas que carecen de una cocina como tal, pues resulta de lo más económico subir algo de comida de un puesto que no nos ha costado más de un euro por plato.

Lo primero que tenemos que tener claro es distinguir el logo Shell Shuan Shim: un cuenco con unas letras que certifican la calidad de la comida que vamos a degustar. Este sello nos garantiza que los productos son frescos, la manera de cocinarlos está adaptada a las normas de higiene del país y sería algo así como las estrellas Michellin (salvando las distancias) de los puestos ambulantes tailandeses. Aunque de todos modos, la competencia entre los puestos por ganarse el favor de los clientes es tan feroz que los dueños se cuidan mucho de mantener unos altos estándares de calidad.

Lo más llamativo es que la higiene es total: Nada de lo que se compra, se cocina y se ofrece a los clientes es del día anterior: Todo es producto del día y cocinado cuando va a degustarse. Y con las mayores garantías sanitarias, aunque pueda sonar contradictorio por estar en plena calle.

Seleccionamos algunos de los mejores sitios que se recogen en esta afamada guía para comer en la calle:

El mercado de Or Tor Kor: se encuentra junto a la estación de metro de Kamphaeng Phet. Es un lugar en el que no es raro ver comiendo a profesionales y gente de clase alta tailandesa debido a que está especialmente limpio, es muy acogedor. Se pueden degustar platos muy variados de carne, pescado y verdura. Los platos de curri y las salchichas cocinadas con jengibre son manjares que tenemos que probar si nos acercamos a esta zona.

Chinatown: El barrio chino de la capital tailandesa tiene alguno de los mejores sitios de comida de la ciudad. Lo más interesante es que se combinan bares cuyas sillas y mesas invaden las calles con puestos puramente callejeros. En todos ellos se puede degustar una absoluta delicia llamada tortilla de ostras: algo así como una tortilla hecha de huevos crujientes, salsa de ostras, cebollinos y pimienta blanca, entre otros sabrosos ingredientes. Los tallarines que se pueden probar por este barrio son otros de los platos obligatorios para tener una experiencia gastronómica completa.

Khao San: Como no podía ser de otro modo, el barrio mochilero ofrece un sinfín de ofertas de comida callejera de todo tipo. Ya optemos por una dieta vegana, ya por los placeres que nos ofrece el cerdo o la ternera, este es tu lugar si te hospedas en uno de los bed and breakfast y hostales cercanos.

Estas son solo algunas recomendaciones generales. Pero en realidad para comer bien en los puestos, sólo hay un truco: Observar cuáles están llenos de tailandeses degustando ricos platos. Sin ninguna duda el viejo lema “donde fueres haz lo que vieres” se cumple en el caso de la comida callejera en Bangkok al pie de la letra y es la mejor garantía para estar seguros de que lo que vamos a comer no nos va a decepcionar.

Eso sí: recuerde pedir la comida “poco picante” o puede que unas horas más tarde maldiga el momento en el que probó cierto plato de sabor especialmente intenso.

DE COMPRAS POR BANGKOK

Mercado nocturno de Patpong: Situado en Silom, la zona de marcha nocturna más famosa de la ciudad, si no has pasado por el mercado de Patpong, se puede decir que no has estado en Bangkok. Este lugar atestado no es que destaque precisamente por la calidad de los productos que ofrece como ropa, dvds, discos, colgantes y complementos, etc. pero por su bullicio y lo idiosincrático del lugar, es el primer mercado al que deberíamos acudir.

Mercado de Chatuchak: Es el mastodonte de los mercados tailandeses con sus más de 15.000 tiendas distribuidas en una enorme superficie que visitan cada día más de 200.000 personas. Este mercado sólo abre los fines de semana y los festivos, por lo que para visitarlo cuando estemos de viaje por el país lo mejor es planificar bien el día. Aquí podremos incluir todo tipo de artículos desde ropa a muebles, comida, ornamentos, libros, juguetes y un largo etc. Aunque quizás la cara más oscura es el mercado de mascotas y la compra-venta de animales en peligro de extinción de forma ilegal. Ni que decir tiene que este tipo de animales no se venden de cara al público, pero es tristemente fácil acceder al mercado negro si se pregunta a la persona adecuada.

MBK: Entramos en la liga de los grandes centros comerciales. En concreto el MBK tiene más de 20 años y es uno de los más populares y grandes de toda Asia. Aquí podemos encontrar más de 2.000 tiendas y 150 restaurantes y se puede comprar ropa, productos de electrónica (entre los que recomendamos los discos duros portátiles, ya que se fabrican en Tailandia y el precio es notablemente inferior al que podemos ver en cualquier país occidental), móviles, etc. El lugar perfecto para dejarse llevar por un arranque consumista.

Siam Paragon: Es uno de los centros comerciales más lujosos de Tailandia y se parece bastante a algunos de los famosos centros comerciales de Europa, llenos de tiendas de primeras marcas, ropa elegante y productos de lujo. En él podemos ir a la ópera o salir de allí a lomos de un coche de súper lujo. Un lugar al que puede ser divertido ir como actividad, pero si lo que queremos es que no se nos resienta el bolsillo, mucho mejor acudir a cualquier otro de los comercios que comentamos aquí.

Pantip Plaza: El paraíso para los amantes a la informática y la tecnología: Todo un enorme centro comercial en el que comprar cámaras digitales, ordenadores portátiles, consolas, juegos, películas, conectores, periféricos, consumibles y prácticamente cualquier cosa que tenga alguna relación con el mundo de los gadgets, el hardware y el software (tanto original como pirata). Eso sí: es más que recomendable comparar precios de una tienda a otra pues nos podemos encontrar con la desagradable sorpresa de haber comprado un aparato que está a mitad de precio en la tienda de al lado.

ACTIVIDADES PARA REALIZAR EN BANGKOK

Visitar Khaosan Road: Cuatro calles que son un hormiguero de turistas, hostales, lugares para comer, tiendas de todo tipo, bares de copas, restaurantes, centros de masajes, etc. Una visita obligada si se viaja a Bangkok y un lugar lleno de lugares para divertirse.

Masaje Tailandés: Una de las cosas que no hay que dejar de hacer si se viaja Bangkok es recibir un auténtico masaje tailandés. Existen muchos locales a pie de calle que ofrecen estos servicios por un módico precio y que son totalmente seguros e higiénicos –en su mayoría- y la mayor parte de los hoteles tienen su propio Spa que, dependiendo de la categoría, puede resultar más o menos caro. Nosotros, para recibir el masaje con todas las garantías y los mejores profesionales, os recomendamos que acudáis al Wat Pho Thai Traditional Massage School: Está junto al templo del Buda Reclinado y es el lugar donde muchos masajistas aprenden la técnica de tradición milenaria del auténtico masaje del país. Es bastante económico y seguro que quedaremos muy satisfechos del efecto relajante y rejuvenecedor que tendrá sobre nuestro cuerpo.

Pasear por el río Chao Phraya: Se puede hacer en barco o en pequeñas lanchas, pero sea como sea es una experiencia que hay vivir en la ciudad para verla desde otro punto de vista. Especialmente si el viaje se realiza por los canales llamados Klongs, desde los que se puede ver otra Bangkok que el turista de a pie se pierde en muchas ocasiones.

Asistir a una velada de Muay Thai: No apto para gente sensible a la violencia, el espectáculo del Muay Thai es una de las actividades deportivas más seguidas por porte de los tailandeses. Una entrada nos costará en torno a los 30€.

Jugar al Escape Hunt: Un lugar de esparcimiento original dentro de Tailandia: nos vestirán como a auténticos Sherlock Holmes y tendremos que pasar diferentes retos hasta resolver el crimen que se ha cometido en las dependencias. Muy divertido y disfrutable por aquellos que estén un poco cansado de ir de compras, pasear por los mercados y ver templos.

SALIR DE NOCHE POR BANGKOK

Tomar algo a orillas del río Chao Praya: Al ser uno de los rincones de Bangkok donde más corre el fresco por la noche, es una gran idea tomar algo en los bares que están cerca de las orillas del río. Cualquier sitio es bueno en esta zona para disfrutar de un cocktail o una cerveza fría.

Ir de bares por Khao San Road: La zona de mochileros es, obviamente, una de las más marchosas de toda la capital tailandesa. Aquí podemos adentrarnos en lugares como The Club, un local bastante barato donde mimetizarnos con el resto de ‘guiris’, aunque también van algunos tailandeses jóvenes.

Salir por discotecas: Lugares como Club Culture, Demo o Levels son perfectos para disfrutar de buena música en directo, ambiente cosmopolita y lugares muy concurridos por los propios tailandeses, una garantía de auténtica diversión. En algunos suele sonar Techno, House e incluso a veces los DJs se acompañan de músicos que tocan percusión en directo. Toda una gozada para explotar al máximo la noche tailandesa.

Tomar una copa en el Sirocco: Este es el restaurante al aire libre más alto del mundo y es de lo más lujoso y fascinante. Desde su terraza-Skybar en la planta 63 se puede contemplar todo Bangkok casi a ras de cielo, disfrutar de deliciosas cócteles, música en directo y un ambiente moderno y cosmopolita. Si además optamos por una cena romántica, viviremos la experiencia completa de uno de los lugares más exclusivos de la capital. Existen otros bares en azoteas de Bangkok como el Vértigo o el Above 11, pero Sirocco marca la diferencia.

Visitar el Bed Supperclub: Probablemente sea la mejor y más elitista discoteca de toda Tailandia. Un local que por fuera parece una nave industrial y por dentro es un sitio de aire futurista con una cama enorme que rodea el local y una decoración muy minimalista y cuidada. Aquí sólo pinchan los mejores DJs locales y mundiales, todo ello en un ambiente de lo más ‘cool’. Como se podrá deducir no es uno de los Clubs más baratos de Bangkok, pero sí es accesible al bolsillo occidental acostumbrado a pagar la entrada a discotecas de capitales como Madrid o Londres. La experiencia merecerá la pena.

El barrio rojo: Al igual que ocurre en Amsterdam, el barrio rojo de Bangkok es un hervidero de turistas que van más interesados en echar un vistazo curioso y deslumbrarse con las luces de neón que lo iluminan todo que en “encontrar el amor” por la zona. Puede parecer un lugar peligroso y es bastante decadente, pero al igual que ocurre con cualquier zona de Bangkok es de lo más seguro pasear por sus calles, algo que podemos generalizar al resto de Tailandia.

MOVERSE POR BANGKOK: TRANSPORTE

Moverse en Bangkok no supone ningún problema debido a la gran oferta de medios de transporte que están al alcance de todos. Aunque si nos movemos en coche o taxi, corremos el riesgo de sufrir un buen atasco o incluso de pasar un poco de miedo por la agresividad que algunos conductores demuestran al volante. Otra cosa es el precio: En la mayoría de ellos nos darán a elegir entre negociar el precio o lo que marque el taxímetro, por lo que recomendamos lo segundo ya que se basan en tarifas oficiales y así evitamos posibles malos entendidos.

Por ello, una buena forma de trasladarse contemplando la ciudad desde un punto de vista privilegiado es el Skytrain: Un tren también conocido como BTS que cuenta con dos líneas que cruzan la ciudad y el precio depende de hasta dónde viajemos. Quizás es un poco caro para la gente local, pero su precio es incomparablemente más barato que los trenes similares en occidente.

El Metro: Se inauguró en 2004 y sólo cuenta con una línea, pero es otra forma de ahorrarse los atascos. Es bastante más barato que el Skytrain, pero claro, tampoco vamos a poder disfrutar de las vistas que nos ofrece ese servicio.

En Barco: Si vamos a desplazarnos por los aledaños del río, esta es nuestra opción favorita sin duda, ya que podemos contemplar otra cara de Bangkok y disfrutar mejor de las vistas.

El Tuktuk: Parecido al taxi, sólo que vamos en un carro tirado por un ciclomotor. Este es un buen medio de transporte en otros lugares de Asia, pero no es demasiado recomendable en una ciudad con tanto tráfico como la capital de Tailandia. Además, podemos encontrarnos con conductores que intentarán hacernos un recorrido turístico no deseado por las tiendas de la ciudad, con las que van a comisión, de manera que es mejor evitarlos.


En 25 años más de 25.000 viajeros han descubierto Asia disfrutando con nuestros viajes saber más