Tradiciones y costumbres en Bután

Tradiciones y costumbres en Bután

LAS VIVIENDAS

Son grandes, ya que están construidas para albergar no solamente a las familias, sino también a los animales. Tienen por lo menos dos pisos y a menudo cuatro e incluso más.

Las paredes de la planta baja suelen tener hasta 120 centímetros de espesor y están hechas con tierra apisonada entre maderas sobre un asiento de piedra. Las paredes van pintadas de blanco.

Encima del techo llano va un segundo tejado empinado y sostenido por un pesado armazón de madera, debajo del cual hay un desván abierto, pensado para regular la temperatura de la casa, suavizándola según el caso.

LA VESTIMENTA POPULAR

Población de Bután

Los hombres de Bután visten hábitos sueltos, como los tibetanos, pero mucho más cortos. Esta prenda se lleva sujeta alrededor de la cintura, por encima de la cual se deja un amplio pliegue, que hace de bolsillo.

En él, llevan normalmente un trozo cuadrado de tela que se emplea para envolver la comida, un tarro de nueces de betel y un puñal de gran tamaño.

La población adinerada suele calzar botas altas de cuero, o bien zapatos y calcetines, pero muchos campesinos van descalzos. Debajo del hábito llevan unos pantalones de algodón.

Los vestidos de las mujeres están sujetos en los hombros con grandes broches de plata unidos con una cadena.

Las mujeres de Bután son excelentes tejedoras y producen una gran cantidad de telas de enorme calidad de lana, algodón y seda. Sus vestidos están confeccionados en vivos colores y con complicados diseños estampados, muy bellos y llamativos.

LOS MONASTERIOS FORTIFICADOS: LOS DZONG

Población de Bután

Son los centros civiles y religiosos de cada región.

El mayor de los dzong de Bután, situado en la capital, Thimphu, fue reconstruido en 1960. Al igual que todos los de su género, tiene un templo central, ya que los dzong son los lugares dedicados al culto y a la administración.

En torno al templo generalmente hay un amplio muro, alrededor del cual se extiende un patio rodeado nuevamente por las murallas exteriores, construidas como defensa.

Muchos campesinos envían a sus hijos a los dzong, creyendo que con ello conseguirán méritos espirituales y la oportunidad de obtener una mejor reencarnación.

En las cuatro esquinas del dzong de Thimphu hay cuatro palacios para el rey, para el comandante en jefe del ejército, para el lama y para los monjes. En los muros exteriores están las oficinas administrativas.

Los habitantes de Bután son magníficos constructores y arquitectos. Cada bloque de piedra del dzong de Thimphu ha sido cincelado a mano y cada viga ha sido cortada y pulida con una exactitud admirable.

En la construcción de sus casas no suelen utilizar ni clavos ni martillos. De vez en cuando se emplea una clavija de madera, pero normalmente las vigas están cortadas de tal forma que sus extremos encajan perfectamente.

Los que ocupan altos cargos de los dzong llevan como signos distintivos una especie de bufanda de color rojo vivo y una espada de un metro de longitud con la empuñadura finalmente labrada, regalo del rey.

Los dzongs se distinguen de los monasterios en que son a la vez centros administrativos. Los primeros dzongs construidos (siglo VII) encarnaban los tres aspectos de la teocracia (fundada por Ngawang Namgyal, santo tibetano refugiado de gran importancia en la historia del país): monástico, administrativo y defensivo.

Descubre más sobre estos monasterios fortificados.

LA BENDICIÓN DE LOS ARROZALES

Una de las fiestas más importantes que se celebra en Bután es la de Bendición de los Arrozales, que tiene lugar en primavera.

Una larga procesión de hombres y mujeres desciende de una colina hasta el primer campo regado, mientras los demás todavía están secos. De pronto, los hombres se quitan sus ropas. Ante este gesto, las mujeres hacia el campo inundado y arrojan contra los asaltantes un puñado de barro.

Sigue una ficticia pero violenta batalla en el agua, en la que poco a poco vencen las mujeres y rechazan a los campesinos fuera del campo. El hecho de que la lucha haya sido favorable para las mujeres se considera buen augurio para una cosecha abundante.

UNA BODA TÍPICA

Población de Bután

La ceremonia que dura varios días comienza en el umbral del dzong cuando la futura suegra recibe a la esposa e intercambia con ella la blanca faja augural. En el patio, la esposa recibe la bendición del lama y más tarde se encamina hacia la habitación en que el marido la espera.

Ahí intercambian otras fajas blancas de buen augurio. A continuación se sientan junto al altar y se les sirve el té de azafrán y arroz dulce. Tras una breve oración del lama, se coloca en el centro de la habitación del lama, se coloca en el centro de la habitación un gran recipiente lleno de Chang (una especie de cerveza del país) y el lama lo ofrece a la pareja, quién tras probarlo, recibe su bendición.

Después cada invitado ofrece una faja augural al esposo y otra a la esposa. Terminada la fiesta nupcial, los invitados se dedican al tiro con arco, el deporte nacional de Bután.

En nuestro artículo encontrarás toda la información sobre una de las tradiciones más populares de Bután.

ARTESANÍA POPULAR

En varias aldeas de Bután se hacen cestas en un finísimo trenzado de caña cortada en tiras muy estrechas. Se teje la seda, la lana y el algodón. Se conoce además una increíble técnica, casi secreta, para la fabricación de campanas, espadas y piezas de orfebrería. En la antigüedad eran muy temidas las armas blancas procedentes del acero butanés.


En 25 años más de 25.000 viajeros han descubierto Asia disfrutando con nuestros viajes saber más