Una de las ciudades con más encanto de India es, sin lugar a dudas, Darjeeling. Este lugar entre cumbres tiene un encanto especial, una belleza impresionante y cautivadora.

Un lugar rodeado de montañas y algunos lugares con encanto, estupendos para visitar como viajero. Es un lugar precioso en el que, además, se pueden realizar diversas actividades. La ciudad creció gracias a la invasión inglesa en el siglo XIX, ya que anteriormente no era mucho más que una aldea. En 1881 se inauguró el Darjeeling Himalayan Railway, el mítico tren que ahora está considerado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El área de Chowrasta, situada en la parte alta de la ciudad. Es un lugar muy interesante porque es en el que más se deja notar la impronta del colonialismo británico, con una arquitectura llena de encanto y rincones verdaderamente mágicos. Además, aquí hallarás tiendas de té, restaurantes, lugares en los que comprar recuerdos... Además podrás ver el paisaje de mochileros, viajeros y curiosos que recalan hasta este hermoso rincón. No dejes de tomarte un té o un café en alguna de sus muchas cafeterías de toque colonial que hay por la zona.

Como no podría ser de otro modo, ir a una plantación de té es obligatorio en el lugar. Hay varias terrazas en las que se puede contemplar como las mujeres recolectoras van cortando las hojas con las que luego se hará una de las infusiones más apreciadas en el mundo entero. Además, las terrazas conforman un paisaje mágico.

Una buena manera de pasar una jornada en Darjeeling es alquilar un Jeep compartido con más viajeros desde la ciudad más cercana (Ghoom) y visitar de camino a Darjeeling algunos preciosos monasterios budistas que se encuentran desperdigados por todo el entorno. Es una práctica fascinante y muy recomendaba para los aficionados a la fotografía.

Entre estos templos, es el monasterio budista japonés conocido como La Pagoda Japonesa de la Paz uno de los más impresionantes. Este edificio principal es más importante de un complejo de unas 30 pagodas distribuidas por casi todo el planeta.

El Instituto de Montaña del Himalaya se fundó por uno de los grupos que coronó por primera vez El Everest con Sir Edmund Hillary. Hoy en día es un lugar para recordar alguna de las más famosas expediciones que han tenido lugar nunca en la zona montañosa del Himalaya. Además, alberga también un Museo y tienen incluso un área reservada para la escalada.

Otro lugar increíble es la Tiger Hill o la Colina del Tigre. Un sitio perfecto para ir por la mañana temprano y ver el amanecer en el Monte Kanchenjunga y observar sus tonos dorados. Es posible coger taxis de vuelta para no tener que bajar la colina y, además, es de lo más común que te ofrezcan un té calentito para aguantar las gélidas temperaturas mañaneras.

Otros lugar interesante es el Observatory Hill, uno de los lugares más antiguos de la ciudad. Como su propio nombre indica, es un lugar perfecto para tener una visión privilegiada del Himalaya y todo su entorno. También es una buena visita ir a las Rock Garden, un lugar precioso con una cascada y un entorno natural de una gran belleza.

Además de todo lo que se puede ver en Darjeeling, hay muchas actividades interesantes que se pueden hacer. El montañismo, obviamente, es una de ellas (siempre guiados por profesionales para que la seguridad no sea un problema). Pero también se pueden proyectar escapadas en bicicleta, rutas de trekking y escapadas paisajísticas para los amantes de la fotografía.

Eso sí, es una ciudad que hay que evitar visitar en los meses del Monzón (junio, julio y agosto), ya que la climatología puede hacer muy desapacible la visita.