Mezcla de danza guerrera y de celebración, la coreografía el Haka es uno de los símbolos más importantes de Nueva Zelanda, del cual los habitantes del archipiélago están muy orgullosos.

Antes de adentrarnos en su idiosincrasia, es interesante indagar un poco sobre los maoríes. Estos pobladores de Nueva Zelanda fueron los primeros indígenas en conquistar estos hermosos paisajes. Según datos antropológicos, hace más de un milenio hicieron suyas estas tierras, procedentes de distintas áreas de la Polinesia, pero especialmente de Hawaiki.

Aunque parece que su origen se retrotrae al pasado bélico de los maoríes, en la actualidad se practica en momentos de celebración, para impresionar a los rivales en competiciones deportivas o para honrar a personas trascendentes en una comunidad. 

La danza es una combinación de golpes en distintas partes del cuerpo con gestos de la cara (como sacar mucho la lengua o abrir mucho los ojos) y una serie de letanías que se pronuncian en voz alta. Estas letanías suelen hablar del pasado glorioso de la tribu, de la grandeza de los ancestros o de momentos importantes en la historia de ese pueblo en concreto.

Este fascinante baile suele ser ejecutado por el equipo neozelandés de rugby de los All Blacks para infundir temor a los contrincantes antes de los partidos, sin embargo, los rivales pueden plantarles cara respetuosamente mirándoles fijamente haciendo una muralla humana mientras se realiza la danza. Eso sí, la realización del Haka debe de estar pactada de antemano.

Aunque también es una danza usada como acto de trascendencia y respeto en celebraciones como la boda que podemos ver en este emocionante vídeo:

Aunque el deporte ha popularizado este como un baile masculino, existen muchos tipos de danza, como el Haka Femenino, como los de bienvenida a personas importantes o algunos que se realizan en funerales. Según la mitología maorí, la danza Haka está muy relacionada con el Dios Sol.